El gobierno de EE.UU. declara que la homeopatía es un engaño

Autor: 

Julia Bellu Traducción Bárbara Maseda
|
06 Diciembre 2016
| |
100 Comentarios

Me gusta: 

La homeopatía es uno de los curalotodos que por más tiempo ha sobrevivido en el mercado: engañando a los consumidores desde 1814. Pero no fue hasta hace poco que el gobierno de EE.UU. decidió poner freno a estos tratamientos falsos, con una nueva política de la Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés).

La política explica que a partir de ahora este organismo comenzará a exigir a los fabricantes de medicamentos homeopáticos que presenten pruebas científicas de los beneficios de sus productos para la salud si desean venderlos en el mercado nacional.

Conseguir tales pruebas puede ser bastante difícil, dado que la homeopatía es una pseudociencia.

La idea principal que la sustenta es que un extracto animal o vegetal que cause síntomas similares a los que sufre una persona puede curarlos. Por ejemplo, dado que la cebolla hace llorar los ojos y moquear la nariz, se supone que una solución de extracto de cebolla cura el catarro y algunas alergias. Los remedios homeopáticos no son más que versiones extremadamente diluidas de los extractos que supuestamente deben aliviar los síntomas.

El problema está en que cada vez que se han sometido a investigación estos tratamientos, los científicos han determinado que no contienen nada del producto animal o vegetal que supuestamente está diluido en ellos.

Las pruebas son claras: la homeopatía es un engaño

La comunidad científica se opone monolíticamente a la homeopatía. Muchos estudios, libros e investigaciones demuestran que este tipo de terapia es falsa. De hecho, hay tantas pruebas en contra de su efectividad que algunos investigadores han planteado que ya es hora de dejar de invertir fondos gubernamentales en indagar sobre su valía y dedicarle ese financiamiento a tratamientos que sí ayuden a la gente.

La investigación más exhaustiva hasta el momento es la realizada por el gobierno de Australia, que concluyó que estos tratamientos no funcionan y que la gente debe dejar de gastar su tiempo, dinero y, más importante aún, su salud, en lo que solamente puede definirse como una ciencia de pacotilla.

Los autralianos encontraron varios problemas con las investigaciones que defienden a los productos homeopáticos. Para empezar, muchos de esos estudios están mal diseñados: no incluyen suficientes participantes como para que los resultados sean relevantes, o han sido realizados por investigadores que no se ocupan de los márgenes de error ni atendienden a factores confundentes.

Pero incluso los estudios bien realizados no encontraron que la homeopatía fuera mucho mejor que un placebo, ni que superara a ningún otro tratamiento para dolencias como el asma, la ansiedad, el síndrome de fatiga crónica, catarros y úlceras. Las investigaciones que dijeron encontrar beneficios para la salud tenían tantos errores y diseños tan deficientes que no fueron consideradas confiables.

Esto quiere decir que no solo la homeopatía no es mejor que otros tratamientos, sino que ni siquiera consiguió superar en efectividad a pastillas de caramelo -algo que no resulta del todo sorprendente si se toma en cuenta que la mayoría de las pastillas y pociones homeopáticas son productos inertes.

Remedios homeopáticos lejos de desaparecer

Esta disposición de la FTC es sin dudas un paso en la dirección correcta hacia el conocimiento público sobre la falta de pruebas que sustenten la homeopatía.

“Esta es una verdadera victoria para la razón, la ciencia y la salud del pueblo estadounidense”, dijo Michael De Dora, director de políticas públicas del Centro para la Investigación, un grupo dedicado a la promoción y educación científicas que ha estado abogando por una mayor vigilancia sobre la homeopatía. “La FTC ha tomado la decisión correcta al exigir que los fabricantes rindan cuentas acerca de las aseveraciones completamente infundadas que hacen sobre sus productos homeopáticos.”

Pero esto no significa que estas “medicinas” desaparecerán de las tiendas. La FTC solamente tiene poder para perseguir promociones engañosas, pero si los productores declaran claramente que sus productos no tienen un basamento científico, podrán continuar vendiéndolos. Como explica la FTC:

“Las propiedades de un medicamento homeopático que no estén demostradas por pruebas científicas confiables pueden no ser engañosas si los anuncios o etiquetas donde aparecen informan adecuadamente que: 1) no hay pruebas científicas de que el producto funcione, y 2) las propiedades que se le atribuyen están basada solamente en teorías homeopáticas del siglo XVIII que no son reconocidas actualmente por la mayoría de los expertos médicos”.

A partir de ese punto, su consumo quedará a discreción del consumidor. Ojalá la gente sea lo suficientemente docta como para leer las etiquetas informándoles que la efectividad del producto en cuestión no está demostrada. Sin embargo, dado que los tratamientos homeopáticos llevan siglos en el mercado, es probable que su desaparición esté muy lejos todavía.

(Texto original en: http://www.vox.com/2016/11/18/13676834/ftc-homeopathy-crackdown-regulation

100 Comentarios

Comentarios

Sres. defensores de la

Sres. defensores de la homeopatía, especialmente Grr y Zet1 En nuestro país, gracias a la libertad de que la Revolución nos ha dotado, las personas son libres de profesar cualquier creencia de acuerdo con sus preferencias. De modo que si algún ciudadano decide abrazar la doctrina homeopática, está en todo su derecho de hacerlo y se le debe reconocer este, con todo respeto, por las demás personas. No obstante, otra cosa es sostener y divulgar la idea de que la doctrina homeopática es científica. Considero que probablemente tales acciones tengan el objetivo de facilitar el reconocimiento de dicha doctrina por parte del ciudadano común, que confía en la ciencia debido a que, gracias sus innumerables logros, la sociedad moderna disfruta de tantos avances. El método científico no tiene como criterios de verdad ni la abundancia de citas de fuentes de diverso grado de credibilidad, ni las falacias lógicas de descalificar argumentos a partir de ataques personales a quienes los sostienen, o de darlos por ciertos porque quien los sostuvo tuvo algún acierto en otro dominio. Tampoco en reiterar críticas a algún posible error numérico o errata ocasional que algún crítico haya cometido. Ni tampoco los testimonios, por muy numerosos que estos sean: son conocidos en la historia numerosos ejemplos en que “tantas miradas SI estuvieron equivocadas”. Todas estas formas han sido adoptadas una y otra vez por ustedes, en sus largas argumentaciones a lo largo de esta discusión. La demostración de la verdad, con un enfoque científico real, se basa en la constatación experimental de los hechos o fenómenos, por parte de diferentes actores, mediante procedimientos rigurosamente diseñados para evitar los sesgos o errores de apreciación a los que un simple empirismo puede conducir. A estas alturas, sostener que las diluciones homeopáticas pueden tener algún efecto real sobre quienes las reciben en forma de gotas o píldoras, tiene la misma naturaleza que afirmar o tratar de demostrar que la Tierra es plana. Solo que las moléculas no se ven a simple vista y tal vez sea menos difícil, para alguien con pobre formación científica, caer en el engaño. Afortunadamente, ya son mayoría en nuestra población las personas cuyo nivel de cultura científica les permite discriminar y rechazar con justo escepticismo tales afirmaciones. Honestamente, pienso que ustedes le harían mejor servicio a su propia imagen pública, si recogieran el guante y aceptaran realizar el experimento que propone el Dr. Silva en su artículo de la revista Anales de la Academia de Ciencias de Cuba, el cual persigue precisamente regirse por los principios del método científico. Quisiera confiar en que lo hayan leído con detenimiento y comprendan su esencia. De no ser así, aspiraríamos a que al menos expresaran claramente sobre la base de qué criterio es que se niegan a ultranza a colaborar en llevar adelante dicho experimento, aunque en verdad dudo mucho que esto último pueda obrar en vuestro favor. Cualquier otro curso de la discusión lo considero estéril y que no valdría la pena llevarlo adelante. Reitero mis respetos por sus creencias y, al mismo tiempo, mi total descalificación a tratar de presentarlas como algo científico. Afortunadamente, desde mi posición como profesor he tenido la suerte de poder discutir con mis alumnos estas cuestiones de la forma más amplia posible.
"sobre la base de qué criterio es que se niegan a ultranza a colaborar en llevar adelante dicho experimento" Ya quee ud se reserva el derecho de descartar cualquier otra línea de dicusión, yo me lo reservo de contestar únicamente a expresiones fundamentadas en la realidad. Entonces y para responderle, por favor cite una expresión NUESTRA ( ya que se dirige especialmente a zet1 y a mi ) que pueda ser interpretada como una negación A ULTRANZA.

1. Justamente me parece

1. Justamente me parece irónico que usted defienda que la ciencia no se basa en la autoridad pero acabes por re-afirmarla por tu propia autoridad como profesor. 2. Y te equivocas, las fuentes sirven por el contenido de la información no por su "verdad" en cuanto abundancia, excepto cuando se quiere difundir que no hay tales fuentes. 3. Siéntete libre de señalar puntualmente las falacias y descalificaciones de nuestra parte. 4. Es irónico que mientras dices que no debemos tomar como verdad lo que indican las fuentes, al mismo tiempo no te des cuenta que es justamente lo que estamos haciendo con la propaganda que difunde Juventud Técnica. 5. Si no tienes empacho en reiterar el posible error, ¿qué le cuesta al Dr. Silva rectificar sus graves erróres? Por norma científica y ética cuando alguien miente en un artículo como lo ha hecho Silva, se envía una carta pidiendo la retractación. Si un autor rehuye a cumplir con esto es altamente sospechoso su trabajo académico. 6. No todos los testimonios son de igual naturaleza, esa falacia de que todos testimonio es automáticamente falso porque se compara con algún ejemplo religioso sólo revela la falta de conocimiento en cuanto materia de falacias y temas metodológicos de los supuestos "pensadores críticos escépticos", tal alegato popperiano de rechazar cualquier inferencia ha sido refutado numerosas veces en años recientes y no es difícil encontrar artículos especializados en el tema. 6. Es irónico que antes descalificas la fuentes de artículos experimentos para más adelante afirmar que la "demostración de la verdad" se basa en la experimentación, ¿en qué quedamos? 7.

Otros puntos:

Otros puntos: 1) Claro, y por eso Nature dedicó un comentario comentando que esas "diluciones" que tanto descalificas pueden modificar la expresión génica. Seguro que la editora de nature asia es una bruja curandera que "en la tierra plana". 2) Y mientras antes descartas los testimonios como prueba de cualquier de cosa, más adelante los usas y sueltas vaguedades como que "la mayoría" de cubanos con "nivel de cultura científica" ya saben que la homeopatía es creer en la tierra en la plana, aunque resulte que no das ningún dato que corrobore tu afirmación. Y resulta que te das cuenta que Cuba está introduciendo con mayor fuerza que antes la homeopatía y que por eso se creó el grupo de presión "Rationalis" curiosamente auspiciado por ARP-SAPC e influenciado por la filosofía de Bunge. 3) el experimento que propone el Dr. Silva ya se ha realizado en varias condiciones. Uno de los últimos fue publicado en PLosOne: http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0118440 4) Nadie se niega a "colaborar" con ese experimento, de hecho se están realizado muchos más por mucho que a Juventud Técnica no le guste. 5) Si tu información se reduce a realizar muñecos de paja como falacia, ¿qué es entonces lo que enseñas a tus alumnos?

Voy a referirme solo a lo que

Voy a referirme solo a lo que me pareció más interesante de su (un tanto irrepetuosa) respuesta. 1) Me satisface mucho que su negativa a realizar el experimento propuesto por el Dr. Silva no sea "a ultranza". Entonces, manos a la obra! Espero que la posibilidad de tener que salir eventualmente del anonimato de los seudónimos y colaborar personalmente en el experimento, no sea para usted un obstáculo de consideración. 2) Lo que les enseño a mis alumnos, parafraseando una conocida frase de Fidel, es "lee" y no "cree". Les proporciono unas y otras referencias y los animo a profundizar. Afortunadamente, para comprender las inconsistencias de la doctrina homeopática a la luz de la ciencia constituida, no hacen falta conocimientos muy sofisticados, la fisica y la quimica de preuniversitario son suficientes. Mis alumnos ya han aprobado ambas, generalmente con buenas calificaciones. 3) -Se imagina Ud al ministerio de transporte declarando sin efecto en una resolución la ley de gravitación universal, con el propósito de ahorrar combustible en Cubana de Aviación? Si algo tan impensable como eso sucediera, obviamente no iba a ahorrarse nada, los aviones seguirían consumiendo igual para poder volar. Si en otro ámbito se comete el error de aprobar una doctrina que desprecia algo tan archiprobado como la teoría atómico-molecular, en el supuesto de que se va a lograr por esa vía obtener medicamentos, el símil es claro: tampoco van a curar nada. Solo (y no siempre) efecto placebo, una ilusión psicológica. 4) No se preocupe por creer que la Tierra es plana... tampoco va a caerse nunca por el borde!

Páginas