Esto del realismo en los

Esto del realismo en los videojuegos puede tener tantas aristas como géneros de juego, o juegos, existen. Por ejemplo, cuando se juega algún "shooter" casi siempre se persigue la experiencia, lo más cercana posible, de estar en un escenario de combate, aún cuando nunca hayamos estado en uno. De esta manera se valora casi inconscientemente la apariencia de los elementos gráficos, esto es, las sombras, las partículas (humo, fuego, lluvia, salpicaduras de charcos, etc), así como los movimientos de los personajes jugables, sus reacciones automáticas (al ser herido en la acción, por ejemplo), entre otras muchísimas variables de las que la mayoría de las veces el jugador no se percata, al menos conscientemente. No es lo mismo jugar Call of Duty en sus últimas versiones (O digamos Battlefield 5) que jugar Delta Force (¿alguien lo recuerda?). La diferencia entre ambos ambientes gráficos es abismal. Es normal que con cada videojuego que salga a la palestra pública los jugadores querramos una "visual" más "evolucionada" (por así decirlo), pues aunque no nos detengamos a analizarlo así, este tipo de cambios en los videojuegos los vuelven cada vez más inmersivos, y hasta adictivos (esta es la parte negativa de ellos), eso son olvidar la inteligencia artificial, tan necesaria para dotar al juego de alguna sensación extra que lo enriquece y hace más divertido. Para mí está claro que demandar más realismo en un videojuego no es pedir que duplique al mundo real, sino solamente hacer que se le parezca un poco, sobre todo en los detalles sobre los que he opinado. Eso, créanme, ayuda a desterrar del videojuego toda posibilidad de aburrimiento.