Agua de beber: ¡has de proteger!

Autor: 

Claudia Alemañy Castilla
|
15 Julio 2017
| |
0 Comentarios

Me gusta: 

 Cuatro años de trabajo, una intensa labor de consulta popular cuyo resultado principal fueron 206 observaciones, 57 opiniones obtenidas a través de Internet, 70 modificaciones totales y siete parciales resumen las acciones acometidas para conseguir la constitución satisfactoria de un Proyecto de Ley de Aguas Terrestres en Cuba.

 La Asamblea Nacional del Poder Popular aprobó el citado documento este viernes 14 de julio luego de un reflexivo proceso de actualización. Según los funcionarios del Instituto Nacional de Recursos Hídricos (INRH), las observaciones y sugerencias transformaron el 37,7 por ciento del contenido del estatuto, con lo que el texto alcanzó un mayor peso en cuanto a su aplicación.

Un ejemplo de ello es la diferencia persistente entre la legislación y el Decreto Ley 138/1993, el cual será derogado en favor del nuevo implemento, y que no contaba con un Reglamento donde se estableciera el cómo aplicar la actual Ley. Este instrumento se presentará ante el Consejo de Ministros transcurridos 60 días hábiles para su posterior aprobación y puesta en funcionamiento.

Inés María Chapman, presidentea del INRH. Foto Jorge Luis Beker

Inés María Chapman, presidenta del INRH, apuntó que el nuevo proyecto de Ley da respuesta a la necesidad de poner fin a todos los problemas referentes al recurso del agua y su arista ambiental en el país.

En virtud de esa prioridad, la legislación reconoce a las aguas terrestres – tanto superficial como subterránea - como un recurso, natural, renovable y finito, parte del patrimonio de Estado y su uso se sustenta en la planificación estratégica y prevención de riesgos, tomando la cuenca hidrográfica como unidad básica de gestión.

Además, el acceso al vital líquido y el saneamiento constituye un derecho de todos los ciudadanos y su empelo nacional debe implementarse conforme a los índices de consumo actualizados y las disponibilidades para garantiza así el desarrollo sostenible.

Entre los principales objetivos del proyecto de Ley se encuentra el ordenar la gestión, integral y sostenible, de las aguas terrestre en función general de la sociedad, la salud, la economía y el medio ambiente; establecer las medidas para la protección del líquido sobre la base de su planificación, preservación y sostenibilidad; y establecer medidas para la preparación y adaptación del recurso ante el impacto negativo de eventos extremos, como sequias e inundaciones, y el cambio climático.

Para la construcción del texto se tuvo en cuenta el actual contexto económico y social del país; la aprobación de los lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución; la Política Nacional del Agua; la aparición de nuevo actores y formas de gestión financiera; el proceso inversionista en materia hidráulica; la propia importancia implícita del preciado líquido, y otros elementos.

El perfeccionamiento del Proyecto de Ley se valió de numerosas vías para alcanzar una mayor profundidad y suplir sus deficiencias iniciales. Chapman afirmó que el equipo de trabajo estudió la aplicación de normativas similares en otros países de la región como Nicaragua y Ecuador.

 Además, el documento fue sometido a debate entre los diputados de las asambleas provinciales y el máximo órgano legislativo del país. De acuerdo con la presidenta del INRH, es probable que la Ley sea uno de los documentos más discutidos a través de las Redes sociales en Internet.

Según la también diputada, el correo electrónico también generó más de 50 observaciones que a su vez motivaron seis modificaciones. Una de las dudas resaltadas por la especialista fue la preocupación de un cibernauta acerca de la continuidad de los recursos hídricos como responsabilidad estatal indelegable. Se expresó al ciudadano que esta condición no cambiará y no se promulgarán acciones en nuestro país que contribuyan a la privatización del agua.

 Durante sus palabras a los diputados cubanos, Chapman enfatizó que si bien el planeamiento hidráulico constituye un elemento decisivo para la economía, este recurso no debe ser considerado como una simple mercancía sujeta a las fuerzas del mercado.

Tras la consulta de la Ley, se modificaron 59 de los 127 artículos, se transformó la denominación de dos de los trece títulos y se adicionó la una disposición transitoria. Los cambios se centraron en catorce aspectos fundamentales.

Resultados_de_consulta_sobre_Ley_Aguas_Terrestres._Fuente_ANPP

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario