Asteroides: sus características y dónde encontrarlos

Autor: 

Claudia Alemañy Castilla
|
07 Noviembre 2019
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

tomada de https://rec-end.elnuevodia.com

Me gusta: 

¿Cuántas veces este año has oído hablar acerca de un portentoso asteroide que se acerca a la Tierra y podría cambiar la vida en el planeta como la conoces? Puede que un par de veces. Quizás sentiste alarma o preocupación ante los nefastos titulares y, posiblemente, iniciaste una pequeña búsqueda en Google para descartar, o no, la ocurrencia del hecho.

Pero luego, ya terminada la indagación, te tranquilizas. Más allá del sensacionalismo para vender noticias, no parece haber peligro y por eso no dedicarás más tiempo al tema. Lo olvidarás y seguirás con cualquiera de tus tareas.

Y ahí es cuando olvidarás hacerte algunas preguntas: ¿Qué es un asteroide? ¿Cuán cerca están de la Tierra? ¿Realmente son un peligro para el planeta?

Los asteroides son cuerpos menores dentro del Sistema Solar. Esa clasificación no quiere decir que sus dimensiones sean despreciables. Por ejemplo, Vesta, uno de los más conocidos, posee 530 kilómetros y aun así es solo el tercero en cuanto a tamaño. También se distinguen de los meteroides, cuyo diámetro es siempre inferior a 50 kilómetros.

La composición de los asteroides es, por lo general, una amalgama de rocas y metales. La mayoría de ellos orbita alrededor del Sol, en el llamado cinturón ubicado entre Marte y Júpiter.

Según explica Francisco González Veitía, máster en ciencias e investigador del Instituto de Geofísica y Astronomía (IGA) de Cuba, perturbaciones gravitacionales, causadas por los planetas mayores y otros fenómenos espaciales, producen una migración continua de estos objetos hacia el Sol. Al ocurrir esto, muchas de esas rocas espaciales terminan por cruzar las órbitas de Marte, la Tierra, Venus y Mercurio.

Las huellas de los impactos de estos objetos contra otros cuerpos celestes son más que notables. Sin ir más lejos, en la Luna se pueden apreciar cráteres de grandes dimensiones, posiblemente causados por la colisión de cuerpos de gran tamaño.

Pero, ¿ha visitado algún asteroide la Tierra? Los geólogos afirman que sí. Hasta el momento, en nuestro planeta se han detectado unos 170 cráteres, posiblemente causados por objetos como estos o por cometas. Y, cada año, se descubren más. Casi todos se han encontrado sobre la superficie sólida del globo, pero lo cierto es que esos bólidos también pueden haber dejado marcas en los lechos marinos.

“Resulta importante recalcar que los objetos menores de 50 metros pocas veces penetran la profundidad completa de la atmósfera de la Tierra, y por tanto no crean desastres considerables. Sin embargo, objetos mayores, sí podrían causarlos y son motivo de preocupación”, advierte el científico del IGA.

Para que los habitantes del planeta consigamos dormir tranquilos, los astrónomos crearon desde 1998 una Red Internacional de Advertencia de Asteroides. Con el paso del tiempo, esa organización amplió su alcance y se estima que han analizado y procesado el 98 por ciento de los objetos cercanos a la Tierra.

Familias de asteroides, cercanías y posibles amenazas


Órbitas de asteroides cercanos a la Tierra. (Foto: cortesía de Francisco González).

 

De acuerdo con los parámetros de esa entidad, un asteroide es considerado como muy próximo a la Tierra (NEAs, por sus siglas en inglés) cuando su trayectoria lo atrae dentro de las 1,3 unidades astronómicas (equivalentes a más de 149 mil millones de metros), y por tanto solo se encuentran a 0,3.

Curiosamente, muchos asteroides parecen viajar en “manada” por el espacio. Estos casos son conocidos como familias y se integran por cuerpos que viajan acompañados de fragmentos desprendidos de sí mismos a causa de la colisión de otros objetos. Las familias más cercanas a la Tierra son Atón, Apohele-Atira, Apolo y Amor.

Por otro lado, un subconjunto de NEAs son los asteroides potencialmente peligrosos (PHAs, también por sus siglas en inglés). En estos casos, la distancia con respecto a la órbita de la Tierra es inferior a las 0,05 unidades astronómicas y el diámetro alcanza 140 metros o más.

Los PHAs son demasiado masivos como para que la atmósfera terrestre pueda quemarlos o fragmentarlos. Por ello son considerados los objetos con mayores potencialidades de provocar dificultades en el planeta en caso de impacto.

El más grande de estos cuerpos es Toutatis, un asteroide de la familia Apolo. Afortunadamente, su paso más cercano a la Tierra tuvo lugar en septiembre de 2004 y aunque causó tribulaciones entre los expertos, la probabilidad de colisión con el planeta es considerada como pequeña.

Así que no te preocupes, los ojos están puestos en el espacio. Cuando un asteroide signifique un peligro real para el Planeta serás informado con inmediatez. Sin embargo, es imprescindible un mayor compromiso por parte de científicos y políticos con la vigilancia del cosmos.

Como aclara el máster González Veitía, el impacto de un asteroide es posiblemente el único desastre natural que la humanidad puede predecir con certeza.

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario