Biotecnología cubana: del mito al hecho

Autor: 

Daymaris Martínez Rubio
|
15 Abril 2014
| |
0 Comentarios

Me gusta: 

Algunos años después de poseer “la más establecida industria biotecnológica en el mundo en desarrollo” (Nature, 2009), Cuba continúa siendo una clave para el asombro.

Lo suscribe Ferdinand Bach, químico de profesión, hombre de negocios y gerente general de Oncoscience, la empresa alemana que por cerca de una década ha patrocinado en Europa estudios clínicos con el nimotuzumab, un anticuerpo monoclonal… cubano y exitoso.

Cada año, en medio de ferias, debates, conferencias o convenciones (como Nimomeeting 2014, el evento científico que esta primavera le ha traído de vuelta a La Habana), Bach habrá visto parpadear más de un ojo con sorpresa.

“Cuando (en otras partes del mundo) me preguntan de dónde proviene este anticuerpo y respondo que de Cuba, la primera impresión es siempre: ‘Hey, ¿Cuba? ¿Qué es Cuba en biotecnología?’”.

Suele conocerse a Cuba, comenta Bach, “por sus lindas mujeres; tabaco, ron y sol radiante”. Pero su impresión es que hoy el “nimo” estaría modelando otros referentes, cambiando las preguntas.

“Ahora que hemos estado investigando con el anticuerpo por cerca de una década y, a través de los años, otros conocen más sobre la biotecnología cubana y saben que la ciencia aquí es muy buena.

“Entonces, el debate no es ya ‘¿por qué un medicamento cubano?’, sino ‘¿qué es lo diferente en los medicamentos cubanos? y ¿cuál es la diferencia en su perfil de efectos secundarios en comparación con otros medicamentos y anticuerpos de otras compañías en el mundo?’”.

El debate –dice entusiasmado– se enfoca ahora en los buenos resultados.

Y aquí está, justo por eso, sentado en la “heladera” del centro habanero de convenciones que acoge el VIII Global Scientific Meeting (Nimomeeting 2014), la reunión científica internacional sobre el “nimo” que, desde 2005, auspicia el prestigioso Centro de Inmunología Molecular (CIM) de Cuba.

Ferdinand Bach estrena su primavera en la misma ciudad donde, más de 240 delegados de cerca de una veintena de países, han hecho de Nimomeeting 2014 un debate global sobre nuevos paradigmas científicos, cambio de enfoques “clásicos” y puntuales estocadas de cerebros creativos sobre un flagelo como el cáncer; llamado en el futuro a convertirse en enfermedad crónica controlable, similar a lo acontecido con la hipertensión arterial o la diabetes.  

El nimotuzumab es parte de ese llamado y, a 17 años de aflorar en la palestra de la investigación científica, no cesa de empujar un poco más las fronteras del conocimiento.

Al menos, es la impresión que el japonés Masanori Suzuki, representante de Daiichi Sankyo, deja en el auditorio cuando comenta datos de estudios clínicos con nimotuzumab –principalmente registrado para cáncer de cabeza y cuello– ahora en pacientes con patologías de pulmón, por ejemplo.

Bach pone oídos atentos y de vez en vez aprovecha para estirar sus largos huesos o intercambiar con delegados e incluso la prensa cubana acreditada a la cita.

Cuando habla lo hace cordial, pero siempre alerta, y se asegura de fijar la mediatriz de un carácter: es alemán, es directo; aunque concederá que bajo la influencia de estos soles caribeños es imposible no aprender de la otredad. La cercanía con los cubanos, confiesa, ha sido un aprendizaje, de ida y vuelta.

“Hemos aprendido más sobre unir dos culturas”

Menos del 20 por ciento de las empresas biotecnológicas del mundo han logrado ser rentables; el CIM es una de ellas. Y Oncoscience sabe escoger a sus socios.

Oncoscience, por su lado, provee al CIM de ensayos clínicos a gran escala y de una evidencia cada vez más global, muy beneficiosa en cuestiones de mercado.

Ahora mismo, el “nimo” –inicialmente registrado para cáncer de cabeza y cuello en más de una veintena de países–, está siendo evaluado por japoneses en estudios clínicos que involucran a pacientes con patologías de pulmón y gástricas.

Los resultados preliminares parecen promisorios; sin embargo, advierte Bach, el protocolo de investigaciones contempla plazos, muchas veces largos, y recomendaría cautela en adelantar conclusiones “frente a dos estudios diferentes”.

En Europa no es lo mismo que en Asia, previene. Aunque, lo realmente interesante es que hasta ahora “ambos resultados parecen buenos”. ¿Podrán ser finalmente comparados?

La respuesta definitiva, subraya, podría tardar par de años; pero suscribe aquello que han adelantado los organizadores del evento: existen resultados parciales y finales de ensayos clínicos de eficacia en nuevas indicaciones que esperan por la oportunidad de ser presentados a agencias regulatorias. El futuro, podría ser la extensión de las indicaciones terapéuticas de este sin dudas prometedor medicamento.

Mientras, Bach aprende más de los cubanos, admite sonriente. “Y diría que ha sido completamente interesante”. Porque, entre otras cosas, “tenemos dos estilos de vida diferentes: el europeo –el alemán, concretamente–, y el caribeño. Los alemanes tenemos reputación de ser estrictos y puntuales…; los caribeños dicen: ‘mañana, está bien, o pasado’.

“Entonces, hemos aprendido más sobre cómo unir estas dos culturas. O sea, hemos tenido que aceptar que en Cuba las cosas toman un poco más de tiempo y que la puntualidad no es tan importante”. Luego, “hemos debido aprender a aceptar lo diferente”, dice; “y a relajarnos también” (risas).

  • -Una foto?

    -Por supuesto

Ferdinand Bach cruza y descruza la pierna. Sonríe. Digo que otra. Dice que “claro”. Y concede que el “nimo” lleva un valor agregado: “los científicos cubanos tienen una educación excelente”. Cinco años después de haber sido proclamado al mundo por Nature, Ferdinand Bach lo suscribe convencido: “Ustedes tienen una gran comunidad científica… Y a un alto nivel”.
 

Ferdinand Bach, gerente general de Oncoscience, nutrió con su experiencia a más de un centenar de investigadores clínicos y representantes de empresas biofarmacéuticas de todo el mundo que acudieron al convite de Nimomeeting 2014, celebrado a inicios de esta primavera en La Habana. (Foto: D.M.R).

 

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario