Caracol gigante africano en las Puertas de la Academia de Ciencias

Autor: 

Yanel Blanco Miranda
|
30 Octubre 2019
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Claudia Alemañy Castilla

Me gusta: 

¿Por qué el caracol gigante africano es considerado una plaga, cuáles son sus características biológicas y cómo ha llegado a extenderse por el territorio nacional?, fueron algunas de las incógnitas habituales sobre CGA que el espacio Puertas Abiertas que celebra la Academia de Ciencias de Cuba los terceros jueves de cada mes, intentó responder con todos los argumentos al alcance la ciencia.

El Dr. Luis Álvarez-Lajonchere, curador de moluscos del Museo de Historia Natural “Felipe Poey” de la Universidad de La Habana y el máster Michel Matamoros, especialista del Departamento de Zoología y Herbología del Instituto Nacional de Sanidad Vegetal (INISAV), fueron los expertos invitados a este espacio.

El Lissachatina fulica proviene de África y posee gran prolificidad. En comparación con otros caracoles de su misma especie, este se desempeña muy bien en terrenos naturales y no solo en lugares intervenidos por el ser humano.

Según el Dr. Álvarez-Lajonchere, “en Cuba se han realizado trabajos de vigilancia sobre las zonas naturales (áreas protegidas de distintas categorías), y hasta el momento el caracol gigante africano (CGA) solo ha estado cercano a Las Terrazas, Artemisa.

“Aunque no han sido encontrado especímenes en estos sitios de interés, sí se ha detectado en lugares elevados, en sierras cársicas con vegetación, y otras alturas en el centro, que sobrepasan los 300 metros”, señaló.

 

El CGA está en todos los continentes menos en la Antártida. (Foto: tomada de las ponencias presentadas en el evento)
El CGA está en todos los continentes menos en la Antártida. (Imagen: tomada de las ponencias presentadas en el evento)

Los estudios realizados, demuestran que “la mayoría de los casos letales se deben al consumo del CGA crudo, y esto sucede en África, Asia y América Latina, principalmente en Ecuador, Venezuela, Colombia y Brasil.

Por tal motivo, no alentamos a la población a comerlo porque el riesgo de contaminación con la baba, sobre todo vía oral, es grande. No todas las personas tienen la preparación y la destreza para preparar este exótico alimento”.

Por su parte, el MSc. Michel Matamoros, refirió que “desde el punto de vista diagnóstico, fueron identificados 17 cultivos de importancia para la agricultura que pueden ser atacados por el caracol, dentro de ellos los más dañados son el ají, la yuca, la remolacha y el melón."

 

Máster Michel Matamoros (Foto: Yanel Blanco Miranda)

No obstante, aclara, “que para evaluar el daño y afirmar que fue producido por el Lissachatina fulica, hay que valorar la presencia de la especie en el área examinada, las roeduras irregulares de la hoja y el tallo, la presencia de su estela (huella que deja tras su paso) si las condiciones de humedad lo permiten y la excreta de este animal; pues su actividad alimenticia se manifiesta en las heces, el mucus y orificios hechos a las plantas”.

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario