Centro de Inmunología Molecular: Mucho más que una promesa de salud

Autor: 

Iramis Alonso Porro
|
06 Diciembre 2019
| |
0 Comentarios

Me gusta: 

Más de 200 ensayos clínicos realizados en Cuba y 40 en el exterior, la atención a unos cien mil pacientes de la Isla y la exportación de productos por un valor de más de mil millones de dólares, son apenas algunos de los resultados alcanzados por el Centro de Inmunología Molecular, 25 años después de su fundación el 5 de diciembre de 1994. Hoy es mucho más que aquella “promesa de salud” de la que hablara Fidel en el momento de su inauguración.

Poco espacio quedó en el salón plenario del Palacio de las Convenciones de La Habana, para acoger a los trabajadores actuales, fundadores y una amplia gama de personas y representantes de instituciones que han colaborado con el el centro durante todos estos años.

(Foto: tomada del perfil de Facebook del CIM)

Al intervenir en la sesión, el Dr. Eduardo Ojito, director general del CIM, recordó, en primer lugar, el sentido de colectividad y comunión que inspiraron las palabras de Fidel en el instante inaugural hace un cuarto de lustro: “…hay que saber apreciar dónde están los verdaderos honores, dónde está la verdadera dignidad, dónde puede estar la verdadera gloria, que nunca puede ser individual, sino colectiva; ningún hombre solo habría podido hacer una obra como estas. Aquí se reunieron constructores y científicos, andan mezclados y uno no sabe quién es uno ni quien es el otro.”

En el recuento de la intensa actividad científica, tecnológica y educativa desarrollada en el CIM, el Dr. Ojito dijo que se ha hecho realidad la industrialización de la biotecnología de células superiores. Hoy el CIM posee 21 productos en su carpeta, en diferentes estadios de dearrollo. De ellos, cinco anticuerpos, 3 vacunas de cáncer y otros que han dado lugar a una base de propiedad intelecutal de 61 objetos de invención y 667 registros de patentes en el experior.

“Lo que nació siendo una planta para obtener anticuerpos monoclonales murinos, ejemplificó, hoy cuenta con tres unidades donde se producen la Eritropoeitina Humana Recombinante para el tratamiento de la insuficiencia renal; el Nimotuzumab, para las neoplasias de cabeza y cuello, esófago, pácreas y glioma pediátrico; el Leukocim y la vacuna Cimavax, para el cáncer de pulmón, lo que implica la multiplicación por diez de las capacidades productivas del centro.”


Asimismo explicó que ese crecimiento ha permitido distribuir medicamentos en toda la red nacional de salud. “Todos los años se tratan ocho mil pacientes de insuficiencia renal crónica y alrededor de cuatro mil de cáncer.”

El Dr. Ojito destacó especialmente la asociación con el Roswell Parik Comprenhensive Cancer Center, de Nueva York, Estados Unidos, para el desarrollo y comercialiación de productos en ese territorio. Además, el centro ha logrado poseer registros sanitarios en 32 países y contratos con socios comerciales en 29, así como crear cinco empresas mixtas en el exterior, 3 de ellas aún en activo.

En su intervención, el científico se refirió a cómo la gestión del capital humano ha estado siempre en el centro de la gestión del CIM, lo cual ha permitido graduar a más de 50 Doctores y más de 200 máster ciencias biológicas, farmacéuticas, Química, Industrial, entre otras, estimulando, en paralelo. el interés por comprender el contexto internacional y nacional para crear la conexión entre ciencia-política y economía para crear sujetos comprometidos con la obra de la Revolución.

El director del CIM aprovechó también la ocasión para reconocer a entidades académicas y del sistema de salud y educación que han sido la base en la formación del núcleo del desarrollo de la entidad. Entre ellos, el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología, la Cujae, la Universidad de La Habana, la Facultad de Ciencias Médicas y otros institutos politécnicos.

(Foto: tomada del perfil de Facebook del CIM)

Al finalizar las palabras del director del centro, se presentó el documental de Alberto Luberta “Más que una promesa”, donde se recogen entrevistas a pacientes de cáncer tratados con los productos del CIM y trabajadores de la entidad, que cuentan de manera emotiva esta historia de 25 años.

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario