China arroja luz sobre la cara oculta de la Luna

Autor: 

Claudia Alemañy Castilla
|
18 Julio 2019
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

tomada de DanielMarin.naukas.com

Me gusta: 

Este 20 de julio, la humanidad celebrará el 50 aniversario de la primera pisada sobre el satélite natural de la Tierra. Sin embargo, medio siglo después de que Neil Armstrong pronunciara su enigmática frase, la Luna todavía guarda algunas sorpresas para los astrónomos.

El gigante asiático se incorporó a la exploración lunar apenas en la primera década de este siglo. Particularmente en 2019, China se ha destacado en hallar algunos misterios relacionados con la eterna compañera del Planeta Azul.

El módulo Chang´e-4 realizó el primer aterrizaje controlado en la cara oculta del satélite a principios de este año. Poco después de completar esta primera hazaña, única en la historia espacial, el vehículo explorador completó otra importante tarea.

Durante dos semanas, el rover hibernó en la superficie de la Luna que nunca es visible desde la Tierra y registró temperaturas de 190 grados centígrados bajo cero. Los científicos de la Administración Nacional del Espacio de China aseveraron que esos registros eran mucho más bajos de lo que esperaban tuviera que soportar el equipo robótico.

“Las mediciones realizadas por Chang´e-4 apuntan que la temperatura de la capa poco profunda de suelo en la cara lejana del satélite es inferior a los datos obtenidos por la misión estadounidense Apolo del área lunar visible desde la Tierra. Esto podría estar relacionada con la diferencia de composición de los terrenos de ambos lados de la Luna”, aseveró el profesor Zhang He, director del proyecto, tras el anuncio de los resultados.

Según los expertos asiáticos, todavía es necesario hacer análisis más específicos pues las temperaturas en el satélite pueden variar dramáticamente cada 12 horas. A pesar de la revelación del informe, los científicos chinos aseguraron no tener los datos exactos de cuán frías podrían ser las noches lunares.

 

(Foto tomada de https://img.microsiervos.com)

Por otro lado, el rover Yutu 2, también dedicado al estudio de la cara oculta, tuvo como objetivo encontrar materiales del suelo que ayuden a desentrañar claves sobre la formación y composición de la Luna.

Durante tres meses, el vehículo recorrió casi 130 kilómetros y recolectó piedras con diámetros cercanos a los 20 centímetros y espaciados a poco más de un metro.

Hasta el momento, profesores del Observatorio Astronómico Nacional de China especulan que muchas de las rocas son en realidad fragmentos del impacto de meteoritos contra el satélite. Sin embargo, los expertos no pierden la esperanza de que algunas de las rocas sean endógenas de la Luna y les permitan colectar nuevos datos.

 

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario