Ciencia cubana: en la búsqueda de coherencia para el desarrollo

Autor: 

Osvaldo Pupo Gutiérrez
|
14 Febrero 2020
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Tomada de la Agencia Cubana de Noticias

Me gusta: 

En el periodo 2021–2025 el país contará con 11 programas nacionales para el desarrollo de ciencia, la tecnología y la innovación, los cuales responden al Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social, así como a la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Lo anterior se conoció durante el Foro de ministros sobre la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en el XII Congreso Internacional de Educación Superior, donde participó la titular del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), Elba Rosa Pérez Montoya.

 

Foto: José M. Muñoa (PL)

“Esta decisión de reducir los 33 programas existentes responde a la política de reordenamiento de la actividad del sistema de innovación en el país. Se trata de lograr calidad en los resultados de la ciencia”, precisó la ministra.

La producción de alimentos, la agroindustria, el envejecimiento poblacional, la automatización de los procesos, la robótica, la inteligencia artificial, el desarrollo de las telecomunicaciones, la informática, la biotecnología, los medicamentos, las nanociencias, la nanotecnología, la adaptación y mitigación al cambio climático, las ciencias básicas, naturales, sociales y humanísticas, así como el desarrollo energético integral y sostenible, integran la agenda nacional.

Otra de las causas de la reorganización es la necesidad de lograr que los resultados de las investigaciones aporten al Producto Interno Bruto (PIB) del país. “El año anterior, como se informó en la Asamblea Nacional, los resultados del sector constituyeron solo el uno por ciento del PIB”, dijo Pérez Montoya.

Estas medidas no significan un freno a la innovación, sino una sectorización del campo de acción de la ciencia. Pues, como se explicó, lo que no se incluya en los programas nacionales puede desarrollarse a nivel territorial o regional.

La ministra subrayó durante su conferencia que la ciencia debe respaldar de manera coherente los seis ejes estratégicos planteados por el Plan Nacional de Desarrollo, pero con más especificidad los que constituyen encargos estatales del CITMA (potencial humano, ciencia, tecnología e innovación; recursos naturales y medio ambiente) para cumplir tanto el Plan como la Agenda 2030

Para ello se cuenta con 82 mil 214 profesionales dedicados a la actividad de la ciencia, tecnología y la innovación, seis mil 954 investigadores avalados, 57 mil 198 expertos asociados a la innovación para el desarrollo en 222 empresas del sector, entre otras potencialidades.

Sobre los resultados del Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático o Tarea Vida, Elba Rosa Pérez Montoya comentó que constituye la mejor experiencia en cuanto a la respuesta a la Agenda 2030, pues está vinculada a 12 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

“En el país se identificaron 15 zonas donde es necesario actuar a corto plazo y dirigir los esfuerzos para preservar las vidas humanas, la seguridad física y alimentaria, así como proteger el desarrollo turístico”, explicó la ministra.

Asimismo, comentó que están planteadas cinco actividades estratégicas y 11 tareas con este fin. Entre las regiones priorizadas se encuentran 35 asentamientos costeros, donde ya se han previsto las acciones necesarias a partir de estudios. Para estos lugares existen regulaciones y se procederá a la reubicación de comunidades donde sea preciso.

La directiva también alertó sobre aumento de fenómenos, contemplados en el Macroproyecto sobre peligro y vulnerabilidad de la zona costera 2050–2100, como la elevación de nivel del mar y la intrusión salina (cuatro a cinco kilómetros como promedio en el país), los cuales se han adelantado a los pronósticos. Sobre la penetración del mar expresó su preocupación, pues se verán afectadas 263 fuentes de abasto de agua y 574 asentamientos humanos, en su mayoría localizados en las provincias de Artemisa y Mayabeque.

Sin embargo, Pérez Montoya explicó que se ha recuperado 10,3 kilómetros de playas con el vertimiento de arena, entre otras acciones de conservación. Además, comentó que en el Parque Nacional Guanahacabibes en Pinar del Río, un grupo piloto se encarga de la reproducción de dos especies de mangles, para su posterior generalización en el país. Lo anterior por la función protectora que recae sobre la línea de costa.

“Existe también una voluntad gubernamental para llevar a cabo el Plan de Estado, pues pese a las restricciones económicas, producto del bloqueo, el año anterior se destinaron 174 millones de pesos por diferentes sectores de la economía para cumplir con las acciones de la Tarea Vida”, concluyó la ministra Elba Rosa Pérez.


 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario