Colores por la paz en la vieja Habana

Autor: 

María Lucía Expósito
|
21 Noviembre 2018
| |
0 Comentarios

Me gusta: 

Como leyenda habanera, y no precisamente la de sábanas blancas, cuelgan de los balcones de Plaza Vieja más de diez lienzos imponentes. Quien volviese la vista este martes notaría también un revuelo azul, la muchedumbre a la par de adoquines.

La exposición de lienzos del proyecto internacional Kids’ Guernica se inauguró con la exhibición de alrededor de 15 lienzos que provienen de Italia, Japón, Cambodia, Indonesia, Bélgica, Estados Unidos, Suiza … y que proseguirán su viaje después de la etapa habanera.

 
 

Esta idea surgió en 1995 gracias a la gestión de la Embajada Rebirth / Tercer Paraíso Cuba, iniciativa del artista italiano Michelangelo Pistolett y Savina Tarsitano, promotora y activistas de Kids’ Guernica. El objetivo de dicha muestra artística es impulsar la creación de pinturas con las mismas dimensiones de la obra “Guernica” de Pablo Picasso (3.50 x 7.80 m), que contengan mensajes de paz emitidos por niños y niñas de todo el mundo, a través de la plástica.

 

El contexto fue un celestino eficiente para la celebración del Día Universal del Niño. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) festeja el 20 de noviembre, fecha en la que la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración de los Derechos del niño en 1959.

Píntate de azul decían los atuendos de los infantes. Se trata de una campaña liderada por UNICEF en la que piden a los dirigentes mundiales un compromiso a hacer realidad los derechos de los niños y adolescentes de hoy y de las voces futuras, y a que todo aquel que quiera se pinte de azul.

 

Como suerte de coincidencias, el Centro A+ Espacios Adolescentes conmemoró su primer aniversario. Cinthia Oviedo, especialista en comunicación de este local dedicado a fomentar nuevas vías de intercambio con las nuevas generaciones, declaró a JT que el proyecto ha sido pensado para que sean los adolescentes, creadores y consumidores de todo cuanto puedan hacer, de manera consciente y responsable.

La tarde se fue volando con otros bríos, con imágenes de figurines que no creían en inercias y a no pocos harían volver sobre sus propios pasos. La vieja Habana vio corretear los pasos en pocas zancadas, indicios, tal vez, para llevar de la mano más espacios que marquen el futuro de la niñez desde una perspectiva innovadora.

 
 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario