Un día triste

Autor: 

Iramis Alonso Porro
|
15 Mayo 2018
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Foto: Luis Pérez

Me gusta: 

Bajo el ala de los rostros pétreos de Martí, Finlay y otros tantos sabios cubanos, la comunidad científica cubana se encontró en la tarde de hoy en la sede de la Academia de Ciencias de Cuba para brindar postrer tributo al Dr. Ismael Clark, quien falleció en la madrugada de este martes.

Allí, sus colegas y amigos, abrazaron a la Dra. Gisela Alonso, compañera de Clark de tantos años, y a otros familiares, y dejaron testimonio de su reconocimiento y del dolor por la pérdida de quien fuera Presidente de la ACC de1996 hasta 2017.

El Dr. Sergio Pastrana, secretario de Relaciones Exteriores y Director ejecutivo de la ACC, y gran amigo, dijo a Juventud Técnica que el deceso de Clark es “una pérdida muy grande para la tradición de la ciencia y de la Academia. Desempeñó un papel muy importante en los procesos de fomento de la ciencia en nuestro país, y lo hizo con una ejecutoria íntegra, sincera, revolucionaria y fidelista. En realidad va a seguir con nosotros. Está de pase.”

Dra. Isneri Talavera, vicepresidenta de la Academia (Foto: Luis Pérez)

También la Dra. Isneri Talavera, vicepresidenta de la Academia, volcó su sentir: “Clark es una leyenda de la ciencia cubana. Él fue uno de sus fundadores. Trabajó al lado de Rosa Elena, de Wilfredo Torres y todos los planes fundamentales de la ciencia tuvieron su contribución. Se esmeró, sobre todo, por mantener la ACC y la unidad de los científicos.

“La Academia de Ciencias de Cuba agrupa a la vanguardia de la ciencia cubana, añadió la Dra. Talavera, y la obra de Clark ha tenido mucho impacto, tanto para garantizar la contribución de esta a las decisiones importantes del estado en materia de ciencia y tecnología, como para potenciar una visibilidad de la ciencia cubana a nivel internacional, además del rol esencial que desempeñó en el desarrollo del polo científico y en el impulso a los más recientes informes de la ACC sobre la política de ciencia y tecnología y el rescate de conocimientos, a partir de la promoción de los Premios de la Academia.

“Además, es mi amigo, mi profesor, mi guía. Entré a la Academia en el año 2002, fui jefa de la Sección de ciencias técnicas y fui una alumna bajo sus alas. Me enseñó mucho en temas de dirección de la ciencia y como vicepresidenta; he tenido su apoyo en cómo formar un colectivo, a pesar de su enfermedad. La despedida ha sido muy sentida, emotiva. Academias de numerosos países se comunicaron de inmediato y los académicos llamaron sin cesar desde que se supo la noticia. Es un día triste, pero lo importante es mantener su obra, su legado.”

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario