El diente fósil de Rodas

Autor: 

Carlos Rafael Borges Sellén
|
12 Octubre 2016
| |
3 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Carlos Rafael Borges Sellén

Me gusta: 

En todas las épocas los marineros han contado historias de poderosos animales marinos con dientes afilados y aletas descomunales que ondulan sobre el agua. Las narraciones y leyendas sobre estas serpientes de mar han llegado a formar parte de numerosas culturas convirtiéndose en tradición popular. Así se ha hecho famoso el monstruo de África Central, el extraño espécimen de Nueva Zelanda, Nessy (del lago Ness, en Escocia), el monstruo de Arkansas (en Norteamérica) y los míticos dragones (en China).

Pero la mayoría de los ejemplos anteriores han sido develados como fraudes y otros constituyen solo interpretaciones ambiguas, sin sólida evidencia científica. Mas, hace alrededor de 65 millones de años, cerca del final de la era de los dinosaurios, existieron los vertebrados marinos más grandes y feroces que han pasado por los mares de nuestro planeta.

Ellos fueron los mosasaurios, cuyos restos fósiles forman parte de los primeros conocidos por la ciencia a partir de la excavación paleontológica de dos cráneos pertenecientes al llamado “grand animal fossile de Maastricht”, en calizas cercanas al río Meuse, Holanda, entre 1766 y 1770.

Tras el descubrimiento en Norteamérica, los mosasaurios fueron caracterizados como criaturas marinas voraces y se han convertido en un grupo bien conocido, con registros en todos los continentes.

El diente de Rodas embebido en una roca del Cretácico Superior. Escala en centímetros.

Mediante la exploración de la forma, longitud y disposición de cada hueso fosilizado, los paleontólogos (estudiosos de la vida antigua) han logrado establecer el aspecto físico de aquellos animales, sus fuentes de alimentación y características de sus movimientos. Gracias al trabajo esmerado de los investigadores, cada nuevo fósil descubierto ha colocado en su sitio otra pieza del rompecabezas prehistórico. Pero la aparición de un nuevo espécimen induce a pensar que, incluso, hace aproximadamente 66 millones de años atrás, en el territorio que hoy ocupa Cuba, pudo estar presente uno de estos leviatanes y haber sido el rey de aquel mar primitivo.

Hay que tener en cuenta que hace 250 millones de años existía un único continente que los científicos han denominado Pangea, el cual se fracturó durante la era Mesozoica (incluye los períodos Triásico, Jurásico y Cretácico). El mapa del mundo en aquellos tiempos remotos es muy distinto al que conocemos hoy y el clima era bastante diferente.

 Investigaciones completadas por el destacado paleontólogo cubano Dr. Manuel Iturralde-Vinent, experto en geotectónica del Caribe, aclaran que la fragmentación de Pangea dio lugar a la formación del mar Caribe primitivo, donde existió un verdadero “Parque Jurásico” marino que dejó su huella en la provincia de Pinar del Río, pues allí han aparecido restos fósiles de reptiles marinos gigantes (plesiosaurios de cuello largo, ictiosaurios, cocodrilos de agua salada, tortugas primitivas), así como también los de terribles peces carnívoros.

Sin embargo, para el período Cretácico (que comprendió de 145 a 65 millones de años atrás), el registro de vertebrados fósiles disminuye en el territorio cubano y solo incluye una placa dentaria de tiburón y otros elementos no identificados de peces óseos.

Este panorama comenzó a cambiar desde el año 2014, cuando los paleontólogos se reconocieron sorprendidos por hallazgos insólitos de restos altamente fosilizados de vertebrados del período Cretácico. El más reciente, ocurrido a principios de junio de 2015, consiste en un diente prehistórico con rasgos morfológicos no registrados anteriormente en la Isla.

Restauración de un mosasaurio.
A) Idea completa del animal comparado en tamaño con un ser humano (Cortesía de Dmitry Bogdanov, paleoartista ruso).
B) Los fósiles casi nunca están completos, algunos huesos se pierden antes de que el animal se petrifique; otros se destruyen por la erosión antes de su descubrimiento. El dibujo indica como sería el esqueleto completo de un mosasaurio.

 

Cronología de la aparición y extinción de los Mosasaurios comparada con otros grupos de reptiles gigantes de la Era Mesozoica. (Cortesía de Manuel Iturralde-Vinent y Dmitry Bogdanov)

El molar fue hallado mientras acontecían las primeras exploraciones de nuevas áreas de estudio para la arqueología en el municipio de Rodas, Cienfuegos. Según cuenta el licenciado Carlos Rafael Borges Sellén, descubridor del fósil, el acontecimiento tuvo lugar cuando se encontraba realizando prospecciones arqueológicas a dos kilómetros del poblado cienfueguero y de momento llamó su atención en un fragmento de roca un diente fósil de dos centímetros, incrustado y asociado a gasterópodos, conchas y rudistas pertenecientes al período Cretácico.

El investigador puso el ejemplar a disposición del recién creado Gabinete de Paleontología y Arqueología de la Universidad de Cienfuegos y, con su colega Alberto Arano Ruiz, realizó el examen preliminar y separó parte de la matriz cementante de alrededor del diente, sin comprometer su estructura, aún sujeta a la roca.

Del descubrimiento, que apuntaba en un primer momento hacia la aparición de un molar de dinosaurio en lechos rocosos del Cretácico, se hicieron eco varios medios digitales.

¿Dinosaurio o reptil marino?

Tomando en cuenta datos paleogeográficos, al final del Cretácico el mar Caribe era muy extenso, incluso no existía o estaba bajo agua la mayor parte de lo que es hoy América Central.

Por tanto, si bien en el substrato rocoso de las Antillas Mayores pueden estar conservadas las huellas o huesos de dinosaurios que cruzaron por un puente de antiguos islotes entre los continentes de América del Norte y América del Sur, cabe señalar que su presencia en rocas del Cretácico en Cuba es muy rara, aunque no descartable.

Según explica Iturralde-Vinent en su libro Animales del Caribe primitivo y sus costas, la única posibilidad de migración pudo tener lugar mediante la existencia de crestas, bajos e islas, situados entre ambos continentes en aquella época pretérita,

El autor precisó además que las rocas donde apareció el diente fósil pertenecen a la formación geológica Cantabria, que representa un ambiente marino de hace entre 70 y 66 millones de años (final del Maastrichtiano), e indicó que en estas rocas se registran también fósiles de foraminíferos, rudistas, equinodermos, gasterópodos y otros organismos marinos.

Para investigar la verdadera identidad de la pieza dental encontrada en Cienfuegos fue consultado Anne S. Schulp, paleontólogo e investigador del Museo de Maastricht (Holanda), quien opinó que el fósil pertenece a un “diente de reptil” aunque sugiere que no se descartan ciertas semejanzas con dientes de mosasaurios.

Recientemente también fueron enviadas fotos del fósil al paleontólogo Michael J. Everhart, experto en mosasaurios del Museo de Historia Natural de Sternberg (Kansas, Estados Unidos), quien señaló que, por lo que se puede observar en las fotografías, el diente es similar a los de mosasaurios. “Es un gran hallazgo, en lo último del Cretácico, este podría ser uno de los últimos mosasaurios... Hay una foto donde se muestran algunas superficies individuales que pueden ser indicativas de Mosasaurus. Sin embargo, el diente se aprecia muy aplanado en las fotos y no tan redondo como yo esperaría en un diente de mosasaurio, esto se puede deber a que el fósil necesita preparación”.

Iturralde-Vinent coincide igualmente en que la preparación adecuada es fundamental para la caracterización del diente y subraya “la importancia de sacarlo de la roca, pues es necesario ver bien la forma, el volumen y si el borde es cerrado o liso; en fin, lo ideal sería dejarlo pegado solo por la base”.

Para el experto en mosasaurios Michael Caldwell (Universidad de Alberta, Canadá), las fotografías también recuerdan al género Mosasaurus, específicamente la especie Mosasaurus hoffmanni,  pero, es difícil afirmar algo a partir de un par de fotos.

El diente de una bestia

Los mosasaurios fueron los verdaderos leviatanes del Cretácico Superior; ellos florecieron en los océanos de hace unos 90 millones de años ocupando el tope de la cadena alimenticia y se extinguieron junto a muchos otros animales hace 65 millones de años (final del Cretácico).

Emparentados con los varanos y las serpientes actuales, la forma de sus cuerpos es lo que alude a las míticas sierpes marinas, pues recuerda a un enorme lagarto con cabeza descomunal dotada de potentes mandíbulas y con patas transformadas en poderosas paletas que servían principalmente como estabilizadoras.

Algunas especies llegaron hasta los diecisiete metros de longitud, pero la mayoría alcanzaban entre ocho y diez metros. Se alimentaban principalmente de peces, aves marinas (Hesperornis), tortugas, plesiosaurios, reptiles marinos de menor tamaño y algunas especies estaban dotadas de dientes redondeados que al parecer utilizaron para triturar caparazones de moluscos y extraerles la carne, pues conchas de ammonites cretácicos exhiben perforaciones circulares, que se interpretan como infligidas por mordeduras de mosasaurios.

Aunque no hay evidencia hasta el momento que sugiera costumbres caníbales en estas criaturas, se conoce que el mosasaurio Tylosaurus incluyó otras especies de mosasaurios en su dieta. Este estilo de vida violento y agresivo está apoyado igualmente en la ocurrencia común de heridas, además de que se han descrito varios traumas en mosasaurios (espondilitis, necrosis, neoplasia, fractura de huesos, tumores, osteomielitis en la mandíbula posiblemente causada por artritis, etc.).

En caso de que el diente cubano perteneciera a una de estas antiguas bestias, no hay evidencia que indique si fue desprendido estando vivo el animal, durante un encuentro fatal (en un combate con otro animal), o después de muerto, durante el proceso de fosilización.

Tampoco sabemos si el fósil representa a un visitante ocasional o un cadáver que fue arrastrado, más que a un habitante permanente del área. La pérdida frecuente de dientes y el rápido remplazo es característico en reptiles predadores actuales por lo que semejantes restos aislados de mosasaurios  han sido descifrados tradicionalmente como rotos durante la alimentación periódica debido al roce contra el material trófico. Mientras, en contraste, piezas completas y fragmentos de mandíbulas son mejor interpretados como residuos de cuerpos flotantes.

Cuando se compara con otros reptiles marinos, la dentadura de los mosasaurios es altamente modificada y tiempo atrás se le prestaba escasa atención a los dientes, cuyas descripciones en publicaciones científicas dificultaban cualquier comparación pues eran vagas e insuficientes.

La clasificación de especies se basaba fundamentalmente en aspectos del cráneo, pero estudios recientes basados en dientes aislados de mosasaurios han revelado su potencial en las identificaciones permitiendo resultados relevantes.

Con varias fracturas, el ejemplar cubano conserva casi dos centímetros de altura y carece de la base o raíz. Como está parcialmente embebido en la roca, el diámetro de la parte inferior es difícil de evaluar por lo que sería interesante practicarle una tomografía para observar cuánto de él queda contenido en la piedra.

Dientes similares han sido descritos en yacimientos de la parte central de Polonia y si, a partir de la literatura científica, el diente cubano se compara con otros del género Mosasaurus puede inferirse que pudo pertenecer a un animal adulto.

Por otra parte, su pulido y color ámbar (parecido a un brillo de barniz), no raros en este tipo de fósiles, puede deberse a la composición mineralógica del ejemplar, resultante de la combinación de ácidos orgánicos, minerales y otras sustancias durante la fosilización,  según explica Iturralde-Vinent.

De ser confirmada su identidad, el hallazgo de un diente de mosasaurio en territorio cubano sería de gran significación, pues ampliaría el registro de vertebrados fósiles hasta el final de la era de los dinosaurios para Cuba y Las Antillas y, conjuntamente con restos hallados en Venezuela y Colombia, documentaría, sin dudas, que este grupo de reptiles marinos habitó las aguas del Caribe primitivo.

“Tal es la importancia del descubrimiento y la trascendencia de continuar los estudios para identificar en el terreno la presencia de otros elementos relacionados con estos saurios”, ultimó el descubridor del diente fósil de Rodas.

El reverso del conglomerado fosilífero contenedor del diente, representa un paleosuelo marino caribeño de 66 millones de años con abundante material fósil.

(*) Profesor e investigador del Centro de Estudios Socioculturales de la Universidad de Cienfuegos

(**) Autor de la Biblioteca Digital Cubana de Geociencias y varios textos de promoción de las geociencias

3 Comentarios

Comentarios

Hola buen día, me encuentro

Hola buen día, me encuentro haciendo una investigación que involucra este imponente animal y me preguntaba si podría ayudarme. Estoy buscando la carta dental de este ejemplar y aún no la encuentro, si de pronto tiene información al respecto sería de mucha ayuda. Muchas gracias.
Buenas. Como ve este es un trabajo publicado hace algún tiempo. Vamos a proceder a localizar a algunos de los científicos vinculados a la investigación para ver si pueden ayudarle. Un saludo y gracias por escribirnos.

Añadir nuevo comentario