La dieta de los aborígenes cubanos, al descubierto

Autor: 

Emilio L Herrera Villa
|
12 Marzo 2020
| |
0 Comentarios

Me gusta: 

Una investigación sobre qué comían los aborígenes cubanos del grupo preagroalfarero, asegura que en la dieta de los primeros habitantes de la Isla había preferencia por la Cherna Criolla, la Cubera, Arigua y el pez Loro.

Con el nombre de La dieta aborigen en Canímar Abajo a partir del registro Ictioarqueológico, las ponencia fue una de las más sugerentes, en el panel de Arqueología y Bioarqueología de la Convención Internacional de Antropología “ANTHROPOS 2020”.

El estudio, de la autoría de Lisset Morales Hernández, bióloga del Acuario Nacional de Cuba, y el DrC. Carlos Arredondo Antúnez, profesor e investigador de la Universidad de La Habana y el Museo Antropológico Montané, centra su hipótesis en muestras óseas de animales marinos encontradas en el sitio arqueológico Canímar Abajo, uno de los primeros asentamientos y mayores cementerios aborígenes de Cuba.

La abundancia de material arqueológico como vértebras de peces, espinas quemadas y moluscos marinos evidencia que los pobladores nativos de esta región explotaron y consumieron estos alimentos como parte de su dieta cotidiana.

 

“La mayoría de comunidades aborígenes descubiertas en Cuba se localizan cerca de costas, ríos o zonas de manglar. En estos sitios la presencia de restos de peces es importante y puede llegar a ser superior a otros grupos zoológicos.

“En su generalidad, la bibliografía existente solo enuncia un listado de especies sin hacer mención a la metodología seguida para arribar a tal conclusión. Esta es una de las principales deficiencias actuales y, que en un futuro, se tratará remediar”, señaló Lisset Morales Hernández, quien presentó los resultados de su investigación.

El material arqueozoológico recopilado procede de las excavaciones cometidas durante el período de 1984 a 2014. A orillas del río que bordea a esta población ancestral matancera, se lograron identificar 12 especies. Además, se hallaron un total de 22 dentarios, 23 premaxilares, 11 maxilas, un neurocráneo, varias vértebras, espinas y huesos craneales.

A partir del registro Ictioarqueológico, los científicos hicieron un inventario de las especies que conformaban la dieta del grupo preagroalfarero. Para este tipo de estudio, los investigadores se apoyan en colecciones de referencia que ayudan a comparar e identificar con mayor acierto las características morfológicas óseas encontradas.

En este caso utilizaron las colecciones del Museo Antropológico Montané y del Acuario Nacional de Cuba compuestas por 26 y 28 especies respectivamente.

“El material contaba con piezas del aparato mandibular (premaxilares, dentarios y maxilas), neurocráneos, huesos operculares y craneales, vértebras y espinas.

“Para la identificación se manipularon los huesos premaxilar y dentario, de mayor frecuencia en el sitio. Pese a su fragmentación y deterioro, mantenían caracteres que nos servían de guía. Creo que es un buen punto de partida”, asegura Morales Hernández.

A pesar que localizaron piezas arqueozoológicas a diferentes niveles de profundidad, la mayoría de estas muestras, partidas y en mal estado, no fueron identificadas por la falta de material y la poca variabilidad existente.

“Gran parte de las especies encontradas son herbívoras. Presumimos que los nativos debieron utilizar algunos tipos de redes para pescarlos sin embargo, todavía no logramos descubrir en este sitio ninguna evidencia que nos confirme esta teoría”, concluyó.


 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario