El error que no curó el VIH

Autor: 

Ernesto Guerra
|
05 Noviembre 2018
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Ilustración tomada de The Advocacy Project.

Me gusta: 

Ocupó los rotativos de los grandes medios de comunicación en el mundo entero: en seis pacientes se «eliminó» el VIH gracias al trasplante de células madre, impulsado por el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona y el Hospital Gregorio Marañón de Madrid.
Uno de los promotores del gran suceso, fue la agencia española EFE al publicar la nota titulada Logran eliminar el VIH en seis pacientes con trasplantes de células madre. Sin embargo, por un error de comprensión o traducción del artículo original en inglés, publicado en la revista Annals of Internal Medicine, el mundo entero replicó lo dicho por EFE y corrió el rumor de que estábamos ante la cura del VIH.
La agencia española EFE publicó un titular erróneo.

 

El problema es que fue una afirmación que no se correspondía con la verdad. Según un reporte de Euronews en ningún momento el estudio o los especialistas detrás de él dijeron que el VIH se eliminó. De momento, permanece indetectable, que es otro concepto; esperanzador, pero no definitivo.

Maria Salgado, coprimera autora del artículo, señaló en sus declaraciones a la propia agencia EFE que «este hecho podría ser una prueba de que el VIH ya no está en su sangre, pero esto solo se puede confirmar parando el tratamiento y comprobando si el virus reaparece o no».

El dato alentador es que en cinco de los pacientes actuales no se detectó el virus en sangre o tejidos y en un sexto tampoco hay anticuerpos, fenómeno que se conoce como serorreversión y que nunca antes había sucedido en personas con el padecimiento. Sin embargo, afirmar que se eliminó el VIH en seis personas es demasiado triunfalista en un tema delicado, que llega a la sensibilidad de muchísimas personas.

La presunta cura del VIH, que estalló en los medios de prensa y las redes sociales, nos alerta una vez más del rigor con que se deben tratar los temas científicos y cómo el sensacionalismo no puede prevalecer sobre la realidad. Un montón de gente creyó en los medios, leyó únicamente el titular y terminó afirmando que, por fin, se había eliminado el virus, sin comprobarlo, sin contrastarlo.

La enseñanza que nos queda es siempre ir al origen de la noticia y no creer en una fuente solo porque tiene prestigio. Cuando se trata de ciencia el rigor es primordial.

Este, fue el tuit que reveló la información original sobre el estudio y nunca habló de cura o eliminación definitiva.

 

 

 

Galería
0 Comentarios

Añadir nuevo comentario