La esencia de la calidad está en el funcionamiento

|
24 Marzo 2014
| |
0 Comentarios

Me gusta: 

La médula de la atención de salud en Cuba sigue estando en el consultorio del médico y la enfermera de la familia y aunque esta instancia comunitaria ha transitado por distintas etapas, algunos de sus conceptos fundacionales se hallan en proceso de ser rescatados.

Uno de ellos, el relacionado con la composición de dicha estructura de base, estuvo entre los primeros propósitos transformadores que el Ministerio de Salud Pública (MINSAP)  inició en el año 2011. Entonces, “funcionaban con el médico de familia alrededor de 5 mil consultorios en el país y en estos momentos contamos con 11 550”, precisó  el doctor Roberto Morales Ojeda, ministro de Salud.
 

“Multiplicamos el número de consultorios con médico y enfermera de la familia―uno por cada mil habitantes― y, además, aumentamos la cantidad de grupos básicos para retomar la interconsulta en ese primer peldaño de la atención primaria”, añadió

Dicho reordenamiento permite que los especialistas no estén centralizados en el policlínico, concepción que responde a otra de las ideas fundacionales de los consultorios: “ser el espacio donde los profesores van a dar las interconsultas asistenciales, docentes, investigativas y administrativas, según lo concibió Fidel (Castro)”.

En proceso de análisis se halla asimismo la carga burocrática que en la actualidad afecta al objetivo fundamental  de esta estructura sanitaria. “Durante nuestras visitas a los consultorios hemos podido apreciar cómo los médicos se han estado desvelando por los papeles, más que por los pacientes, la familia y la comunidad, pues desde los niveles superiores siguen solicitándoseles una gran diversidad de información que al final nadie utiliza o es innecesaria para la toma de decisiones. Por tanto, estamos tratando de simplificar hasta la historia clínica individual y familiar.

“También consideramos que el médico y la enfermera de la familia, de conjunto con los grupos básicos, están en capacidad de atender a pacientes hipertensos, diabéticos, embarazadas y  menores de un año, entre otros, sin necesidad de tener que remitirlos siempre a las consultas de los  especialistas. Pero tenemos que devolverle al médico de la familia algunas facultades que le fuimos quitando, entre ellas las de poder indicar determinados medios diagnósticos”.

El fortalecimiento de este nivel de atención médica responde al propósito de acercar cada vez más los servicios médicos a los lugares de residencia de los grupos poblacionales y se sustenta en la voluntad del MINSAP de incrementar la satisfacción del pueblo con los servicios de salud.
 

“Tenemos que lograr que el consultorio y el policlínico sean los que resuelvan la mayoría de los requerimientos de atención médica y que el hospital quede para la atención secundaria”, precisó. “Pero,  primero tenemos que garantizar que el consultorio cuente con los recursos materiales básicos: agua, iluminación, mobiliario, material gastable e instrumental, si no, nos quedamos en la intención”.

En cuanto al funcionamiento de los policlínicos el titular de Salud refirió que en estos momentos el Ministerio desarrolla un proceso de evaluación acerca del funcionamiento de los servicios en dichas instalaciones, pues “muchos no se están desempeñando como los hemos diseñado, debido a la existencia de equipos rotos, falta de material gastable, reactivos y hasta por carencia de recursos humanos”.

En ese sentido, informó que durante el año en curso, a partir de los ingresos alcanzados en el sector, han sido destinados “48 millones de dólares (frente a los 17 millones que se emplearon en 2013) para invertir en piezas de repuesto, crecimiento que va a permitir evitar los ‘baches’ generados por la rotura de equipos médicos, además de posibilitar la reposición de tecnología obsoleta y la progresiva introducción de otras que ayuden a dar respuesta a nuestro cuadro de salud.

“Una de las prioridades que hemos establecido es el funcionamiento de los servicios, porque no puede hablarse de calidad sin funcionamiento. A nivel de policlínico, hay servicios básicos que no pueden faltar, como son los laboratorios clínicos, microbiológicos, de rayos X, ultrasonografía y electrocardiografía. De lo contrario, las personas tendrán que seguir gestionándose sus exámenes en otros lugares”.

Según el directivo, este fenómeno debe experimentar durante 2014 una situación más favorable a partir de lo antes expuesto y explicó que cerraron el 2013 con un 96% de funcionamiento de la tecnología instalada. “Pero no nos satisface”, concluyó, “porque cuando el servicio de rayos X de un policlínico está roto significa un cero por ciento para la población de esa área”.

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario