Fluctuación laboral .¿Dónde poner el freno?

Autor: 

Yanel Blanco Miranda y Claudia Alemañy Castilla
|
12 Julio 2017
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

JT

Me gusta: 

En julio de 2015, el grupo de la Ciencia de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de la Asamblea Nacional del Poder Popular propuso al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) la realización de un análisis acerca de la fluctuación laboral del potencial investigativo y académico cubano.

 Dos años más tarde, ese organismo del Estado cubano concluyó un informe donde se refleja una franca tendencia decreciente en cuanto al número de trabajadores en las plantillas de los centros que responden al sector.

 

Los años de menor número de trabajadores en el sector fueron del 2005 al 2007.

Los recursos humanos del sector tuvieron un importante incremento en los primeros años de esta década. Sin embargo, las estadísticas muestran que en la actualidad se aprecia una meseta dentro de las cifras, cuyas directrices indican niveles de depresión.

La situación todavía no es tan crítica como la ocurrida en la etapa 2005-2007.

Esos años estuvieron marcados por importante disminución del número de graduados universitarios de las carreras vinculadas a las ciencias técnicas, naturales y matemáticas producto del período especial. Si bien las plantillas dentro de la actividad de ciencia y tecnología se han comportado de forma variable, las actuales políticas y lineamientos del país dedicados a esas áreas del conocimiento, enfatizan en la necesidad de retener a su potencial científico y personal de alta calificación.

El análisis del CITMA indagó acerca de los factores de mayor incidencia en la pérdida de sus trabajadores y como muestra de estudio se escogieron los polos científicos de La Habana, Artemisa y Mayabeque.

Uno de los elementos, recogidos en el informe, como de mayor impacto, es el salario del personal. Al parecer los resultados arrojan que los sueldos no constituyen una fuente de motivación material o de reconocimiento social. A su vez, el fenómeno del envejecimiento poblacional es alarmante.

De acuerdo con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), entre 2021 y 2030, el 25 por ciento de la fuerza de trabajo calificada de nivel superior alcanzará la edad de jubilación. Eso influiría significativamente en el campo académico e investigativo por su alta demanda de ese grupo laboral.

Otros factores son el éxodo de los trabajadores más preparados hacia sectores de la economía del país mejor remunerados, así como el denominado “robo de cerebros”. El CITMA recalcó como una debilidad la no oportuna formación del relevo, la cual se aprecia al verse insatisfechas las demandas de graduados universitarios en carreras de ciencias naturales y matemáticas. Las condiciones materiales existentes en un grupo de instituciones científicas igualmente atentan contra la estabilidad de las plantillas laborales.

Los expertos señalaron que la reducción de los espacios de intercambio de los resultados científico-tecnológicos tanto a nivel nacional como internacional, la disminución de la producción científica y el actual estímulo material a los lauros académicos ha frenado a los trabajadores en aspecto moral y ha debilitado, además, a la innovación nacional. Precisamente, ese último proceso se ve afectado por la insuficiente formación de doctores en ciencias específicas.

El estudio también reconoce que los incentivos a los jóvenes para la obtención del grado científico son pocos.

Por ciento de doctorados discutidos por ramas de la ciencia contra el total de defensas en el período del 2010-2015.

 Sin dudas el informe evaluó algunas de las tendencias de mayor peso en la fluctuación laboral dentro del sector. A pesar de ello, todavía prevalecen significativos sesgos. En primer lugar, el análisis solo se centra en la situación de los recursos humanos en tres provincias nacionales. Cabría el imperativo de extender similares estudios al resto del país. Quizás las motivaciones de los trabajadores de otros territorios se correspondan con muchas de las planteadas, pero puede que aporten otros factores. La indagación tampoco delimita las incidencias de fluctuación laboral por grupos etarios, o al menos no fueron presentados ante los diputados de la Asamblea Nacional atendiendo esa especificidad.

El ministerio ha trazado siete propuestas de acciones inmediatas para preservar el potencial científico y tecnológico del país. Sin embargo, la puesta en marcha de esta depende en gran medida de la aprobación y correcta aplicaciones de políticas todavía pendientes relacionadas con el sector.

Yury Valdés Balbín, jefe del grupo de ciencia de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente del máximo órgano legislativo cubano expresó al debatir las informaciones expuestas que, a su consideración, quedaron fuera otros factores, entre ellas las dificultades para la financiación de la ciencia.

El diputado además señaló que la pérdida del recurso humano es un fenómeno requiere un freno inmediato, pues aunque Cuba cuenta con un sistema de educación y formación de los mejores del mundo, con la capacidad de generar potenciales científicos constantemente, no somos una fuente inagotable de servicios. Y además de la ciencia…

De acuerdo con Margarita González Fernández, ministra de MTSS, el sector estatal civil cuenta aproximadamente con un millón 300 mil trabajadores calificados como fuerza de trabajo calificada.

De ellos, alrededor de 670 mil (el 51 por ciento) son universitarios, 475 mil (37 por ciento) técnicos de nivel medio y 155 mil (12 por ciento) obreros calificados. En el período estudiado, correspondiente con los años 2014-2016, se reportaron alrededor de 300 mil 400 bajas por fluctuación en la totalidad de organismos de la administración central del Estado.

De esas bajas, el 46 por ciento son de nivel superior y tiene gran peso en el área de las ciencias pedagógicas (con un total de 27 mil renuncias), las técnicas (23 mil), las sociales y humanísticas (16 mil) y las económicas (13 mil). González Fernández, afirmó que entre las causales declaradas por los empleados se subrayan dos fundamentales: la voluntad del trabajador con el 53 por ciento de incidencia y la otra son las inconformidades con los ingresos.

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario