El gobierno de EE.UU. declara que la homeopatía es un engaño

Autor: 

Julia Bellu Traducción Bárbara Maseda
|
06 Diciembre 2016
| |
100 Comentarios

Me gusta: 

La homeopatía es uno de los curalotodos que por más tiempo ha sobrevivido en el mercado: engañando a los consumidores desde 1814. Pero no fue hasta hace poco que el gobierno de EE.UU. decidió poner freno a estos tratamientos falsos, con una nueva política de la Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés).

La política explica que a partir de ahora este organismo comenzará a exigir a los fabricantes de medicamentos homeopáticos que presenten pruebas científicas de los beneficios de sus productos para la salud si desean venderlos en el mercado nacional.

Conseguir tales pruebas puede ser bastante difícil, dado que la homeopatía es una pseudociencia.

La idea principal que la sustenta es que un extracto animal o vegetal que cause síntomas similares a los que sufre una persona puede curarlos. Por ejemplo, dado que la cebolla hace llorar los ojos y moquear la nariz, se supone que una solución de extracto de cebolla cura el catarro y algunas alergias. Los remedios homeopáticos no son más que versiones extremadamente diluidas de los extractos que supuestamente deben aliviar los síntomas.

El problema está en que cada vez que se han sometido a investigación estos tratamientos, los científicos han determinado que no contienen nada del producto animal o vegetal que supuestamente está diluido en ellos.

Las pruebas son claras: la homeopatía es un engaño

La comunidad científica se opone monolíticamente a la homeopatía. Muchos estudios, libros e investigaciones demuestran que este tipo de terapia es falsa. De hecho, hay tantas pruebas en contra de su efectividad que algunos investigadores han planteado que ya es hora de dejar de invertir fondos gubernamentales en indagar sobre su valía y dedicarle ese financiamiento a tratamientos que sí ayuden a la gente.

La investigación más exhaustiva hasta el momento es la realizada por el gobierno de Australia, que concluyó que estos tratamientos no funcionan y que la gente debe dejar de gastar su tiempo, dinero y, más importante aún, su salud, en lo que solamente puede definirse como una ciencia de pacotilla.

Los autralianos encontraron varios problemas con las investigaciones que defienden a los productos homeopáticos. Para empezar, muchos de esos estudios están mal diseñados: no incluyen suficientes participantes como para que los resultados sean relevantes, o han sido realizados por investigadores que no se ocupan de los márgenes de error ni atendienden a factores confundentes.

Pero incluso los estudios bien realizados no encontraron que la homeopatía fuera mucho mejor que un placebo, ni que superara a ningún otro tratamiento para dolencias como el asma, la ansiedad, el síndrome de fatiga crónica, catarros y úlceras. Las investigaciones que dijeron encontrar beneficios para la salud tenían tantos errores y diseños tan deficientes que no fueron consideradas confiables.

Esto quiere decir que no solo la homeopatía no es mejor que otros tratamientos, sino que ni siquiera consiguió superar en efectividad a pastillas de caramelo -algo que no resulta del todo sorprendente si se toma en cuenta que la mayoría de las pastillas y pociones homeopáticas son productos inertes.

Remedios homeopáticos lejos de desaparecer

Esta disposición de la FTC es sin dudas un paso en la dirección correcta hacia el conocimiento público sobre la falta de pruebas que sustenten la homeopatía.

“Esta es una verdadera victoria para la razón, la ciencia y la salud del pueblo estadounidense”, dijo Michael De Dora, director de políticas públicas del Centro para la Investigación, un grupo dedicado a la promoción y educación científicas que ha estado abogando por una mayor vigilancia sobre la homeopatía. “La FTC ha tomado la decisión correcta al exigir que los fabricantes rindan cuentas acerca de las aseveraciones completamente infundadas que hacen sobre sus productos homeopáticos.”

Pero esto no significa que estas “medicinas” desaparecerán de las tiendas. La FTC solamente tiene poder para perseguir promociones engañosas, pero si los productores declaran claramente que sus productos no tienen un basamento científico, podrán continuar vendiéndolos. Como explica la FTC:

“Las propiedades de un medicamento homeopático que no estén demostradas por pruebas científicas confiables pueden no ser engañosas si los anuncios o etiquetas donde aparecen informan adecuadamente que: 1) no hay pruebas científicas de que el producto funcione, y 2) las propiedades que se le atribuyen están basada solamente en teorías homeopáticas del siglo XVIII que no son reconocidas actualmente por la mayoría de los expertos médicos”.

A partir de ese punto, su consumo quedará a discreción del consumidor. Ojalá la gente sea lo suficientemente docta como para leer las etiquetas informándoles que la efectividad del producto en cuestión no está demostrada. Sin embargo, dado que los tratamientos homeopáticos llevan siglos en el mercado, es probable que su desaparición esté muy lejos todavía.

(Texto original en: http://www.vox.com/2016/11/18/13676834/ftc-homeopathy-crackdown-regulation

100 Comentarios

Comentarios

Páginas