Hipocampo, el nuevo súbdito de Neptuno

Autor: 

Claudia Alemañy Castilla
|
04 Abril 2019
| |
0 Comentarios

Me gusta: 

Con aproximadamente 35 kilómetros de diámetro, encontrar a Hipocampo fue toda una proeza. El cuerpo rocoso es considerado la luna más pequeña apreciada en la órbita del último planeta del Sistema Solar. A pesar de tal realidad, los expertos relacionados con el descubrimiento no cesaron en su empeño.

Mark Showalter dirigió las pesquisas que identificaron al satélite natural, nunca antes avistado. El investigador, miembro del proyecto SETI de la Agencia Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, narró la hazaña a varios medios de comunicación, tras publicar su estudio en la revista Nature.

“Primero solo se podía ver un leve punto blanco. Asomaba de forma recurrente, mientras estudiábamos imágenes de larga exposición tomadas, entre 2004 y 2009, por el telescopio Hubble. Fue como mirar el cielo nocturno desde la Tierra y encontrar la estrella menos brillante del firmamento. Solo que Hipocampo es cien millones de veces menos visible”, expresó el científico.

La detección inicial tuvo lugar en 2013. En aquel entonces los expertos decidieron denominar al objeto como S/2004 N1. Pasaría un lustro hasta finalmente confirmar que se trataba de una luna.

El artículo académico, divulgado el 20 de febrero de este año, señala que al principio los expertos se basaron en datos de posición un tanto imprecisos. “La cuestión radicó en la gran velocidad de su órbita alrededor de Neptuno. Hipocampo nunca se queda quieta en el mismo sitio para poder hacerle una foto”, expresó Showalter en una entrevista.

Otro problema latente era la enorme distancia entre el octavo planeta y la Tierra. Más de cuatro mil 300 millones de kilómetros separan a ambos cuerpos celestes. Las indagaciones requerían de tecnologías especializadas.

No obstante, continuó la compilación de imágenes. Finalmente, seleccionaron ocho que solo contaban con cinco minutos de diferencia entre cada una de ellas. Recolocaron los píxeles y extendieron el tiempo de exposición de las instantáneas a cerca de tres cuartos de hora.

Aunque suene sencillo, la tarea fue toda una aventura. Evitar que otros puntos más brillantes emborronaran la imagen requirió de incesantes revisiones de los algoritmos trazados. Los metódicos pasos, aplicados durante años, dieron frutos. Luego de tantos desvelos, la luna estaba ahí.

Alrededor del dios de los mares

 
Hipocampo es la luna de menor tamaño alrededor del último planeta del Sistema Solar.

 

 

Hasta el momento, los investigadores del espacio han comprobado la existencia de 14 satélites en la órbita de Neptuno. Casi todos — excepto Hipocampo — fueron documentados por la sonda Voyager 2 en su paso por esos confines de la Vía Láctea.

Siete de los objetos son considerados interiores, por su posición con respecto a los anillos que circundan al planeta. La nueva luna pertenece a este selecto grupo, pues solo se encuentra a 105 mil kilómetros del gigante gaseoso.

Por otro lado, el minúsculo cuerpo rocoso parece ser una hija descarriada de otra de las estructuras celestes.

“Según nuestros resultados, el satélite es un antiguo fragmento de Proteo, la segunda luna en cuanto a tamaño que gira alrededor de Neptuno. En la superficie del objeto de mayores dimensiones es posible apreciar una especie de cicatriz de 200 kilómetros de diámetro”, puntualizó el investigador del SETI de la NASA.

De acuerdo con los especialistas, el material desprendido de la hendidura podría haberse agrupado hasta conformar a Hipocampo. Los autores del estudio publicado en Nature sostienen que este dato respalda la hipótesis de que las lunas internas del último planeta se formaron debido a múltiples colisiones de cometas.

EL equipo encabezado por Showalter ahora busca refutar estas conclusiones. A través de los métodos establecidos para hallar a la minúscula luna, el grupo de investigadores pretenden establecer un grupo de pautas para dar “caza” a otros satélites o, incluso, detectar exoplanetas lejanos.

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario