Independencia tecnológica e independencia política son lo mismo

Autor: 

Ernesto Guerra
|
17 Mayo 2016
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Del autor

Me gusta: 

Invitado a la más reciente edición de CubaConf, iniciativa para promocionar el uso de software libre acontecida en La Habana, el colombiano Alexander Buitrago asegura que la libertad política va de la mano con la tecnológica.

“Vamos a lograr enteramente la independencia en Latinoamérica cuando seamos capaces de ser independientes tecnológicamente. De ahí la importancia del desarrollo de los sistemas operativos que se hacen en cada país, del hardware libre y el impulso que deben darle las comunidades de las universidades y el gobierno de cada sitio de la región”, destacó Buitrago en entrevista exclusiva a Juventud Técnica.

- Pero aún así, aunque queremos independencia tecnológica, los softwares libres más populares —como Ubuntu— están asentados en países de Europa y Estados Unidos. ¿Qué puede hacer la región entonces?

- Yo pienso que Ubuntu no es el mejor ejemplo para el desarrollo de tecnologías libres porque ellos pretenden ser una especie de Microsoft pero de varias personas que apuestan a la comunidad.

“Prefiero lo que sucede en Cuba, como el ejemplo del sistema Nova, o los casos de Venezuela y Argentina con Canaima y Guaira, respectivamente.

“Estos dos últimos países desarrollan, además, sus propias máquinas que soportan los sistemas operativos y a eso se suma un complemento pedagógico de las tecnologías.  Ahí está la disminución de la brecha digital entre los pueblos.

“Podemos ver que Argentina, Bolivia y Venezuela tienen su propio satélite. Además se desarrolla un plan para crear Internet para los países de Latinoamérica que se ha venido aplazando por los diferentes cambios en la región.

“El software libre no es neutral. Es un proyecto político”.

- ¿Cuánto afecta el subdesarrollo a la creación de software libre?

- Es un error tratar de comparar lo que están haciendo los países desarrollados con lo que hacemos nosotros.

“Pienso que los sistemas operativos Canaima y Guaira, que ahora mismo son ejemplos en la región, no han sufrido mucho del subdesarrollo, pues están basados en otras distribuciones como Debian.

“Es decir, hemos recogido esos sistemas operativos base y empezado a desarrollar un producto basado en las necesidades de cada región”.

- ¿Y el hardware libre?

- Ese sí es un problema, ya que los grandes productores se encuentran en Estados Unidos y Europa, aunque está el desarrollo y la voluntad política de cada país. La tecnología no es neutral, está a favor del que tiene el poder.

“En Latinoamérica son los países de izquierda los que promueven el software libre y los que desarrollan más tecnología a favor de la región. Pienso que es una posición política; un deseo político que tiene que haber en cada gobierno y las Universidades desempeán un papel principal porque son los centros del conocimiento. 

“Se tiene que impulsar más hardware libre. Hasta ahora en América Latina se empieza a hablar del tema y hay comunidades, pero necesitamos que la gente comience a desarrollar”.

- ¿No serían muy viables entonces los sistemas operativos portables?

- Sí. Lo que Raspberriy otros desarrolladores logran hay que adecuarlo a nuestras necesidades y seguir innovando. Ya hay una base en ese tipo de hardware libre que suple poco a poco algunas necesidades. Por tanto, ahí está el reto de las comunidades.

- Entonces, ¿independencia política e independencia tecnológica van de la mano?

- No hay otro camino. Los gobiernos de derecha nunca lo van a impulsar, porque ellos están aliados a las grandes corporaciones y nunca les va a gustar porque les parece muy fácil.

“En Argentina, por ejemplo, es muy extraño que desde que llegó Mauricio Macri al poder cerró el proyecto de software libre que había en ese país.

“Son cosas que tienen que pasar, pero que si no hay un gobierno que las exija nosotros las podemos exigir. Y sí, independencia tecnológica va de la mano del tipo de política que exista”.

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario