Internet al alcance de todos

Autor: 

Claudia Alemañy Castilla y Yanel Blanco Miranda
|
13 Julio 2017
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Tomado de Clipset

Me gusta: 

Por: Claudia Alemañy Castilla y Yanel Blanco Miranda.

El comercio electrónico y el gobierno en línea son dos de las direcciones fundamentales en las que pretende avanzar el proceso de informatización de la sociedad en Cuba, expresó Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Maimir Mesa Ramos, titular del Ministerio de Informática y las Comunicaciones (MIC), fundamentó a los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular la creación actual de las bases para la implementación de esos proyectos en la Isla.

Según la información brindada, existen algunos ejemplos de estudio y desarrollo de esas materias en el país, como la ejecución de un ejercicio piloto, de conjunto con el Ministerio de Comercio Interior (MINCIN), para desplegar algunas acciones de compra/venta a través de vías telemáticas.

En cuanto al gobierno electrónico se destacaron experiencias de gobiernos territoriales, especialmente RedPinar, desplegada en la más occidental de las provincias nacionales.

Otro tema examinado fue la necesidad de generar aplicaciones y servicios en línea, las cuales favorezcan que la población pueda obtener  contenidos de su interés. La organización de facilidades para los ciudadanos, como los registros públicos online, alcanza a dar sus primeros pasos.

De acuerdo con Mesa Ramos, en estos momentos existen ocho categorías, agrupadas en 99 registros de 21 organismos de la Administración Central de Estado y pueden ser consultadas a través de la navegación. La aparición de esos servicios ilustra la importancia concedida en el país a la protección y recopilación de grandes volúmenes de información hasta ahora almacenada en papel.

Asimismo, se trabaja en un sistema de gestión clínica hospitalaria -el cual opera en 62 hospitales, 45 bancos de sangre, seis clínicas internacionales y dos policlínicos-; y en la informatización de un sistema de control y cobro de multas.

En el campo de la telefonía celular también crecen algunos servicios telemáticos como los obtenidos a través de la plataforma “En tu móvil”.

Sin dudas, el desarrollo de todos esos aspectos requiere de una evolución paulatina, por etapas, donde la infraestructura, los recursos humanos y la elaboración de contenidos sean priorizados.

Entre otros efectos de las acciones desplegadas para la implementación del proyecto de informatización de la sociedad cubana, ya cuatro millones de usuarios naturales tienen acceso a Internet y, de ellos, un millón 500 mil lo hacen a través de cuentas permanentes.

Según el MIC, tal presencia en Internet se favorece con el funcionamiento de 370 espacios públicos o zonas WiFi y más de 630 salas de navegación. Se duplicó el ancho de banda internacional de acceso a la Red de redes de 4 a 8 gigabytes por segundo.

Las radiobases para la telefonía móvil ascienden a 869, y de ellas 358 soportan la tecnología de tercera generación (3G) que favorece el intercambio de información. Si bien esto constituye un pequeño avance para las telecomunicaciones nacionales, no podemos olvidar que el resto del mundo ya camina por los más recientes avances en materia de celulares de cuarta generación (4G).

Un importante dato señalado en la intervención del titular del MIC fue el hecho de que más de 600 usuarios contrataron el servicio de acceso a Internet desde los hogares luego de terminadas las pruebas en el municipio capitalino de Habana Vieja.

Al mismo tiempo, Mesa Ramos indicó la voluntad del país de priorizar el acceso a través de los medios inalámbricos personales, en lugar de extender mucho más el servicio al sector residencial por los elevados costos el cual este conlleva.

Si bien esa pudiera ser una de las vías para agilizar y garantizar la horizontalidad del espacio online, no debiéramos aferrarnos a un solo elemento. El Internet en el hogar es tan importante como la conexión desde el celular, la zonas WiFi o cualquier otra ruta de navegación.

Ante la perspectiva de una mayor presencia de los usuarios cubanos en la Red de redes, las interrogantes de los diputados se enfrascaron en la importancia de potenciar los contenidos nacionales y con ellos elevar el número de visitas a sitios web de dominio .cu.

Al respecto, Jorge Luis Perdomo, viceministro primero del MIC recalcó que una de los resultados más significativos obtenidos hasta ahora por el proceso de informatización fue la reducción del costo de la hora de navegación en sitios nacionales a diez centavos en moneda libremente convertible (CUC). Según la opinión del experto esto favorece la presencia de los cibernautas en la web nacional.

Pero JT se pregunta: ¿Realmente de ese modo se garantizan las visitas de los usuarios cubanos a las páginas y contenidos nacionales? ¿El precio del servicio es tan decisivo como la adecuada preparación y educación que debieran recibir los cubanos en materia de cultura del ciberespacio?

Aun cuando los Joven Club de computación han graduado desde su fundación a más de 300 mil personas, estos garantizan fundamentalmente la preparación en términos de informática. No es un secreto que quienes visitan los puntos WiFi navegan más por las redes sociales y otros sitios webs extranjeros.

En términos de ciberseguridad y defensa nacional tecnológica, los diputados también conocieron que el MIC culminó el despliegue de la distribución del sistema operativo de código abierto “NOVA”, creado en la Universidad de las Ciencias Informáticas, en los diez organismos de la Administración Central del Estados seleccionados con anterioridad.

Esta medida, junto a otras, contribuye a garantizar la soberanía tecnológica del país. NOVA también está presente en versión para dispositivos móviles de la industria nacional que ya se comercializan.

Además, se instalaron tres mil 330 nuevos enlaces de datos en instituciones de 23 órganos y entidades nacionales en 2016 y el ancho de banda para el acceso a Internet en esos centros aumentó como promedio en un 72 por ciento. También se sustituyeron 400 computadoras de alta precisión (servidores) y se vendieron 55 mil ordenadores de escritorio como parte del programa de renovación tecnológica.

Con el apagón analógico en los talones

La cobertura de la señal de televisión digital (TDT) ya es accesible para aproximadamente el 70 por ciento de la población cubana. Los funcionarios del MIC informaron que todo aquel que disponga de una de las denominadas “cajitas” ya puede disfrutar del servicio.

Al mismo tiempo, el joven diputado Jorge Luis Mazorra Ortiz expresó su preocupación sobre aquellos sin recursos económicos para poder acceder a los receptores por sus altos costos (un promedio de 50 CUC) y su situación cuando ocurra el llamado “apagón analógico” de las señales televisivas.

El viceministro primero del MIC declaró que, entre otras medidas, se podría estudiar la posibilidad de ofrecer subsidios a quienes se vieran imposibilitados de los recursos materiales. De igual modo enfatizó en los elevados costos que representa para el país la adquisición de las materias primas necesarias para la fabricación de esos implementos.

Hasta el momento, se han comercializado un millón 475 mil receptores de TDT y un gran por ciento de ellos fueron confeccionados por la producción nacional.

Para ahondar en el proceso, el gobierno cubano implementará una Política Integral para el perfeccionamiento de la Informatización de la Sociedad en Cuba, que contribuya al adecuado acceso y uso por parte de la ciudadanía de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones.

Sin embargo, JT considera necesario llamar la atención de los decisores acerca de un tema medular. Uno de los argumentos más utilizados para enfatizar la importancia del proceso han sido los resultados económicos que ha representado la culminación de proyectos de informatización en países desarrollados o en vías para ello.  Mas, los incrementos en el producto interno bruto (PIB) de una nación luego de la transversalización de Internet no aseguran la correcta interacción y participación de los usuarios. Las implicaciones culturales e ideológicas de la Red de redes requieren más atención que el propio impacto financiero consiguiente.

Galería
0 Comentarios

Añadir nuevo comentario