Lunes de App: ADM

Autor: 

Alberto C Toppin
|
22 Abril 2018
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Archivos internet

Me gusta: 

A nadie le gusta las conexiones lentas. Limitan la experiencia de navegación en internet al punto de que vuelven inaccesibles algunos servicios, por ejemplo los chats y las videoconferencias. Y lo peor: impiden hacer descargas completas que valgan la pena. Obligan a desistir en el empeño por obtener programas, documentos y hasta imágenes de alta calidad.

Desgraciadamente, la velocidad de conexión escapa de nuestras manos. Por una cuestión técnica que involucra al administrador de redes y a la infraestructura con que se brinda el servicio, no existe una herramienta fiable que te aumente los megabits a los que navegas en el parque WiFi, tu casa o el centro de trabajo. No obstante, si buscas una herramienta que acorte el tiempo de descargas de imágenes, documentos, programas, archivos comprimidos, música y videos (estos últimos con enlace directo de descarga), entonces ADM es para ti. Fue desarrollada por Albert Gazetdinov (ADM son las siglas de Advanced Download Manager) y funciona de manera muy parecida a otra que te presentamos anteriormente.

Cuando navegues y aparezca un enlace de descarga, al tocarlo obtendrás varias opciones, entre ellas la de “bajar” con esta app. Una vez en ejecución, ADM creará un archivo “vacío” en la carpeta de descarga (por defecto, será una creada por la aplicación y dentro de la cual aparecerán otras en dependencia del tipo de fichero a obtener). Dicho archivo será dividido en varias partes en dependencia de los ajustes que establezcas (no te preocupes, no verás estás divisiones) y cada una de ellas comenzará a descargarse a la velocidad de la red a la que estás conectad@. 

Por ejemplo, si estás en un parque WiFi_Etecsa (donde la conexión máxima es de 1 megabits por segundo) y utilizas nuestra recomendación de esta semana para hacerte de un programa de 30 megabytes, notarás que, en comparación con los administradores de descargas de los navegadores, el tiempo se te reducirá proporcionalmente a la cantidad de partes que hayas establecido. Por supuesto, esto es tomando en cuenta de que la conexión sea estable.

ADM crea un archivo vacío y lo rellena por partes en dependencia de cuántas hayas establecido. En este caso, un archivo de aproximadamente 40 megabytes se obtiene en poco más de siete minutos a a 204 Kb/s de velocidad de navegación.

En caso de que solo tengas el enlace de la descarga, no te preocupes. Al compartirlo, en el nuevo menú obtendrás entre las opciones “compartir a través de ADM Editor”. Esto guardará el link en la aplicación y, si no tienes conexión en ese momento, esperará a estar online para iniciar la descarga. Si, en cambio, la URL no remite a un archivo, sino a una página, ADM cuenta con un navegador integrado. Además, puedes editar el link siempre y cuando la descarga esté pausada (aparece con el color rojo). Solo deja presionado tu dedo en ella y selecciona el ícono de lápiz que aparecerá en la parte superior derecha.

Cuando tengas un link de descarga y sea el navegador quien la ejecute automáticmaente sin tu consentimiento, prueba a compartir el link con ADM Editor.

¿De negativo? La aplicación, como es gratuita, está plagada de publicidad, y esta se vuelve más persistente cuando la app está conectada a internet. En algunas ocasiones, los anuncios se cierran con una equis (X) que aparece en alguna de las esquinas de manera poco perceptible.

MUY IMPORTANTE: te sugerimos que, a la hora de ajustar ADM, no establezcas más de dos descargas simultáneas, y la cantidad de partes en que dividas los archivos deben ser siempre menores (o, si no queda de otra, iguales) a la cantidad de núcleos de CPU de tu dispositivo. Esto evitará que el sistema colapse y podrás utilizar otras aplicaciones a la vez.

Bájala, as usual, de nuestro espejo en CubaVa.

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario