Lunes de App: Conoce Cuba

Autor: 

Alberto C Toppin
|
29 Abril 2018
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Archivos internet

Me gusta: 

En los tres meses que han transcurrido desde que el equipo de Conoce Cuba publicara la versión 3.0 de su app, esta ha sido descargada más de 18 mil veces. No es fortuito: aún continúa siendo uno de los directorios más completos de negocios y sitios de relevancia social de los actualmente vigentes en nuestro país. Encima, conserva la misma intención de hace casi 5 años de mantener toda la información útil al alcance del bolsillo –literalmente hablando– de los usuarios.

Por supuesto, durante todo el trayecto desde la concepción de la idea hasta que recibiera el pasado 27 de febrero el Premio Tu Android a la Mejor Aplicación han sucedido cambios, fundamentalmente de diseño y concepción de la idea, siempre para mejor. Es como si el proyecto se rehusara a estar estático. Como si su actual director ejecutivo, Eliecer Cabrera Casas. —de 31 años, camagüeyano y graduado de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) – le imprimiera un dinamismo poco usual en el mundo cubano de la programación.

En un lustro, Conoce Cuba ha cambiado, de manera significativa, 2 veces la imagen de todos sus productos. Desde hace poco apuesta por la fotografía artística para complementar la experiencia de los usuarios a la hora de consumir información de utilidad, y ya tantea el terreno para establecer conexiones con el sector estatal. De aquí han salido colaboraciones con los servicios entuMovil, de la empresa Desoft, y acercamientos al Banco Metropolitano, al Banco de Crédito y Servicios (Bandec), entre otras instituciones. Todo, quién lo diría, a partir de una necesidad personal de cuando Eliecer apenas conocía dónde quedaban las principales instituciones en la capital.

– La idea se me ocurrió entre finales del 2010 e inicios del 2011, cuando me gradué – recuerda Cabrera Casas desde su oficina en las inmediaciones del parque Trillo, en Centro Habana – . Tuve que realizar un proyecto para Android, y un amigo mío, Adrián Veranes Fonseca, me facilitó las herramientas para comenzar a desarrollar aplicaciones para este sistema operativo. Se lo propuse a Pablo Rodríguez, entonces novio de mi prima, y a partir de ahí surgió Conoce Habana, que contaba con información categorizada de varios sectores: gastronomía, hospedaje, tiendas, bancos, hospitales…

Conoce Habana fue, digamos, el motor de arranque, el producto que salió de un laboratorio virtual, informático, y se puso a prueba en el gran laboratorio social que es la capital cubana. Al abrirse la aplicación, la recurrencia a lo dinámico se hacía ver en el movimiento de la identidad. Había 5 segundos de música, en los que se dejaban escuchar saxofones y otros instrumentos de viento. Predominaban el naranja y el azul, y se tomaron elementos sencillos que pudieran ser fácilmente asociados por los usuarios: la lupa, sinónimo universal de la búsqueda; la bahía de La Habana, para representar la región; y el identificador de los mapas, para propiciar la idea de que la herramienta serviría para viajar al menos en la provincia. Se actualizaba por ficheros subidos a un blog de WordPress que aún hoy continúa con vida.

 
Logo de Conoce Cuba en su primera versión.

Evidentemente, las crecientes necesidades de información en un país que, hace años, no contaba con espacios de publicidad lo suficientemente accesibles y ubicuos, hizo de la aplicación todo un éxito. Y, en su afán de no detenerse, comenzó a replicarse por regiones: Conoce Camagüey —obvio que no podía faltar, dice Eliecer – , Conoce Pinar, Conoce Santiago, Conoce Varadero, Conoce Ciego… Para ese entonces ya tenían una versión compatible con IOs —aunque, por no tenerse acceso a la AppStore de Apple, era necesario que los móviles tuvieran JailBreak, un suerte de pirateo que permite instalar aplicaciones sin ningún tipo de restricción – . En Windows también corría una versión de Conoce Habana.

– Llegamos a un punto en que las personas tenían siete aplicaciones para poder consultar toda la información, lo cual no era una solución viable. A finales de 2014 e inicios de 2015 hicimos entonces Conoce Cuba, la fusión de todas esas apps en una sola con toda la información – recuerda Eliecer. En este caso, mantuvieron todo prácticamente igual: cada región se actualizaba de manera independiente y siempre offline por ficheros que debían descargarse no ya de un blog, sino de un sitio web. Sin embargo, en la identidad colocaron la isla principal del archipiélago cubano.

El salto significativo en la imagen vendría en 2016.

 
Eliecer Cabrera Casas, director ejecutivo de Conoce Cuba

– A medida que fuimos madurando, y gracias a la retroalimentación de los usuarios —algunos de ellos especializados en diseño gráfico – , nos percatamos de que nuestra identidad no era un logo, sino algo más cercano a un dibujo o un cartel – relata Cabrera Casas – . Hicimos entonces un nuevo sitio web, que tuvo como antecedente una versión en Drupal hecha por mi esposa. Buscamos un diseñador, Carlos Izquierdo, y Abelardo Ascencio construyó el sitio sobre el cual Roberto trabaja ahora.

Básicamente, en la segunda versión de Conoce Cuba se introdujeron elementos de diseño a lo muy Material Design, distintivo de las versiones posteriores a Android KitKat. Los íconos fueron más estetizados, con imágenes. Ir de una categoría a otra era posible con solo deslizar un dedo, y las fotografías de los centros publicitados podían apreciarse a pantalla completa. En cuanto a la identidad, se resumió en dos curvas naranja y azul —aún hoy conservadas – sobre el fondo blanco, y el nombre del proyecto en mayúsculas negras. También se incorporaron noticias, ofertas, códigos postales cubanos y telefónicos internacionales.

Y a principio de este año se cambió otra vez. Asumieron una tonalidad más cercana al rojo. Apostaron por pequeñas imágenes, no íconos, para identificar las categorías. Continuaron con las noticias y las promociones. No obstante, sobresale otra característica, cuyo autor es el anteriormente mencionado Roberto, apellidado Granda Ruíz: ya no se necesitan ficheros separados como en las dos versiones anteriores.

– El primer objetivo que buscábamos –explica – era lograr que las personas no tuvieran problemas a la hora de actualizar alguna zona. Antes era necesario descargar completamente la base de datos de cada región, pero ahora el fichero tiene mayor tamaño, así que creamos un mecanismo de sincronización. Es decir, cada dato en los ficheros tiene una fecha, y al tener la aplicación acceso a internet, se conecta al sitio web y este determina cuánta información hay nueva o se ha modificado respecto a esta fecha, y se procede a descargarla. Así se disminuye el tiempo usado para la actualización.

 
Roberto Granda Ruíz y Tania Barroso López, programadores de Conoce Cuba.

– El primer objetivo que buscábamos –explica – era lograr que las personas no tuvieran problemas a la hora de actualizar alguna zona. Antes era necesario descargar completamente la base de datos de cada región, pero ahora el fichero tiene mayor tamaño, así que creamos un mecanismo de sincronización. Es decir, cada dato en los ficheros tiene una fecha, y al tener la aplicación acceso a internet, se conecta al sitio web y este determina cuánta información hay nueva o se ha modificado respecto a esta fecha, y se procede a descargarla. Así se disminuye el tiempo usado para la actualización.

Este cambio no se pensó a la deriva. Está sintonizado con las facilidades de acceso a internet que son implementadas por la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) de manera gradual pero, por el momento, no óptimas del todo. También está acorde al alza de turismo internacional en los últimos años. Esa es la principal razón por la que desde principios de 2018 Conoce Cuba está disponible en la Play Store de Google, y hoy esperan por el visto bueno de Apple para que aparezca en la AppStore.

– Yo nunca había desarrollado en IOs –confiesa Tania Barroso López, la programadora para el sistema de los IPhones desde poco más de un año – . Fue un reto inmenso, porque Conoce Cuba tiene elementos con los que nunca había trabajado, por ejemplo el mapa. Además, tuve que adecuarme al entorno de MacOS y aprender el lenguaje con el que se desarrolla ahí. Lo malo son los contratiempos: aún hay servicios de Apple que están bloqueados para Cuba.

No es propaganda política. Descargar hoy un aplicación de la AppStore en Cuba no es posible si no se utiliza una red virtual privada (VPN, por sus siglas en inglés). Encima, las actualizaciones de los programas para desarrollar no pueden obtenerse de manera legal, ni siquiera la documentación para Android, restringida a los cubanos por Google en consonancia con las leyes norteamericanas. Asimismo, otras adversidades están de este lado de la cerca, por ejemplo, el acceso a internet, aún demasiado caro como para una jornada laboral de 8 horas.

– También es muy difícil la socialización de la información –añade Eliecer – . A veces ocurren cambios imprevistos. Hoy, para solucionarlo, estamos tratando de contactar con las entidades estatales que son las fuentes informativas, aunque no hemos tenido los resultados que queremos. Sin embargo, en un futuro próximo –gracias a la colaboración de la Unión de Informáticos de Cuba (UIC) y el Grupo Empresarial de la Informática y las Comunicaciones (GEIC) – pensamos lograr ofrecer la información que el usuario se merece, y que es real.

 

Eliecer Cabrera Casas durante una presentación en el último encuentro de la comunidad Tu Android.

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario