Lunes de App: QR Droid

Autor: 

Alberto C Toppin
|
06 Agosto 2018
| |
0 Comentarios

Me gusta: 

A medida que pasa el tiempo, ciertos procesos que anteriormente estaban más concentrados en ciertas áreas físicas de la sociedad, están ahora más cerca de los usuarios finales. Por ejemplo, una imprenta es, digamos, el ancestro remoto de escribir en un blog; ya existen impresoras 3D para la confección de piezas industriales; la biblioteca no está al doblar de la esquina, sino a la distancia de ciertos clics… Por supuesto, esta realidad se hace cada vez más perceptible a medida que la conectividad crece.

Con los códigos de barras pasó lo mismo. Si bien aún en Cuba los vemos en productos que se venden fundamentalmente en tiendas, a nivel mundial han evolucionado para superar la limitación de los 20 caracteres alfanúmericos en una sola dimensión. Así, desde 1994 existen los códigos QR (quick responsive, respuesta rápida en inglés) gracias al trabajo de un equipo de la compañía DENSO WAVE, que fuera contratada por empresas niponas para concentrar más información en un espacio pequeño. A partir del 2000, se expandieron a nivel global gracias a que la Organización Internacional de Normalización (ISO, por sus siglas en inglés) los aceptara como norma.

Años después, con el desarrollo de la telefonía celular y dado que está basado en código abierto, los QR llegron a los móviles. No solo para ser leídos, sino también para ser creados. Ejemplo de ello es nuestra propuesta de este #LunesDeApp: QR Droid.

 

Pantalla principal de QR Droid.

Desarrollada por Droidla Limited, esta app es una potentísima herramienta que te permitirá codificar varios tipos de texto en un abrir y cerrar de ojos, por ejemplo, tarjetas de presentaciones, direcciones URL, contactos, texto libre redes WiFi…

Por ejemplo, a la hora de convertir una dirección URL en un código QR, entramos al apartado destinado para ello, tecleamos la dirección y tenemos dos opciones: acortar la dirección para cuando es muy larga (se necesita conexión a internet para ello) o crear el código direcamente. Al dar un toque en el botón verde de la derecha, voilá.

 

Herramienta para convertir una dirección URL en un código QR.

Pero el proceso no tiene por qué acabar ahí. Una vez tengas el código, puedes cambiarle el tamaño, color, agregarle una etiqueta (una foto en el centro), modificarle el borde y hasta adicionarle una contraseña para que no todos puedan leerlo (con un recordatorio público). Después de las transformaciones, basta con que guardes la imagen en los formatos PNG o JPEG, en dependencia de los usos que le darás después.

 

Editor del código QR.

¿Inconvenientes? Afortunadamente, la aplicación está libre de publicidad, pero para usar ciertos servicios —por ejemplo, los widgets, el acceso a una red inalámbrica mediante un código QR — , es necesario instalar otras aplicaciones. Esto se debe a que, de concentrarse todo en una sola aplicación, el sistema lo reconocería como un malware por la cantidad de permisos que demandaría del dispositivo.

Dale de alta a esta aplicación en tu móvil/tablet a través de la Play Store, o descárgala de nuestra carpeta en Mega.

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario