Martes Retro: La novena fantasía

Autor: 

Abdiel Alejandro Montano
|
08 Septiembre 2020
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

tomada de https://www.nintendo.es/

Me gusta: 

Hoy inicia #MartesRetro, un nuevo especial dedicado a videojuegos antiguos. Con ellos queremos recordar momentos nostálgicos que disfrutamos junto a nuestros primeros juegos. También traeremos a ti los clásicos quizás olvidados y, quizás, motivarte a aquellos que nunca has probado — pero deberías — .

Otra premisa que tendremos presente será que estos videojuegos tengan bajos requerimientos para poder caminar en casi cualquier PC o que podamos ejecutar en móviles o consolas gracias a la ayuda de emuladores.

Jugar “retro” no es sencillo. Encontrar estos juegos en sí no es siempre fácil y de hacerlo, luego viene todo el proceso de aclimatarse. Y digo esto porque estos videojuegos conllevan un cierto nivel de comprensión ya que los gráficos, diseño visual — incluso a nivel mecánico y jugables — puede distar de las tendencias actuales.

Podría pensarse que estos videojuegos siempre serán inferiores en dichos aspectos. Pero el valor de los juegos retro no reside en su superioridad técnica o mecánica. Son reflejo de cómo se pensaba el videojuego en un momento dado y constituyen un testamento de desarrolladores luchando con limitaciones tecnológicas o innovando para entregar su visión.

Cada uno de ellos ha dejado una huella de mayor o menor tamaño en la historia, sirviendo en muchos casos de ejemplo o inspiración para los creadores actueales. A su vez, debe sumarse la relevancia de que, para muchos gamers, estas fueron sus primeros acercamientos al mundo del videojuego.

Aparece entonces en escena Final Fantasy 9, objeto de este #MartesRetro. Personalmente, nunca fui fan de la saga y que los J-RPG (juegos de rol japonés) no suelen atraerme. Sin embargo, han conseguido imprimir el estatus de clásico a sus entregas. Por eso, en JT decidimos ver que tenía de especial esta nueva versión.

Debo admitir que ya me había forjado una cierta idea gracias a los análisis y críticas a mi disposición. Al entrar en el juego, poco a poco, es innegable que aún 20 años despues, FF9 tiene algo que atrapa. Sin destripar demasiado la historia, debo adelantar que la trama sigue las aventuras de un grupo de cuatro personajes.

En este caso se trara de un ladrón, un caballero, un mago negro y una maga blanca. Todos ellos son una referencia directa a las alineaciones de personajes de las primeras entregas de la saga. Además de que existen similitudes en algunos de los diseños de los protagonistas.

Aunque los arquetipos parecen simples, se van complejizando con el paso de la aventeura. Cada personaje tiene un conflicto central que se va desarrollando y froma parte de su identidad. Es sorpréndente la forma en que está construida la trama pues llegas a entender muy bien a cada uno de ellos.

Al mismo tiempo, no solo actúan en base a sus caracteres y conflictos. También interviene su interacción con los demás y los hace cambiar en la medida que transcurren las circunstancias.

De ese modo, tenemos personajes que no sabe adónde pertenecen, o quieren escapar de un pasado oscuro, qué tienen problemas para conocerse a sí mismo o han perdido la guía del deber. A pesar de ser dilemas serios, los cuales solo se identifican con el paso de las aventuras, el juego nunca deja de recurrir al humor, la alegría o la ternura. Todo ello para aliviar los momentos más oscuros y así enviar un necesario mensaje positivo.

Por su parte, los gráficos son — como era de esperarse — entornos diseñados y representados en formato JPG (fotografías estáticas), con alguna que otra animación simple. Nuestros personajes y los demás avanzan por el escenario con una cámara fija que cambia dependiendo de la posición.

Los ángulos de toma son bastante cómodos y nunca molestos. El combate es por turnos y se activa mientras se avanza por el escenario al azar o en momentos determinados. Ocurre en tiempo real y los turnos y acciones de cada protagonista son medidos por una barra que, al llenarse, nos permite actuar.

Aunque en las batallas no podemos movernos libremente por el espacio definido, el posicionamiento previo a la batalla si influye en la misma. Puede llegar a determinar quién consigue la vanguardia o la retaguardia, así como el daño que podrán infligir o recibir los protagonistas.

Se agradece mucho el empleo de Moguris como puntos de salvado frecuentes. Estas son pequeñas criaturas rosadas que al hablar con ellas nos permitirán salvar la partida, descansar para recuperarnos, brindan tutoriales sobre las mecánicas más complicadas u ofrecen misiones secundarias.

Es destacable también la presencia de un mini-juego completo de cartas,e l cual recuerda mucho al Gwent de The Witcher 3. En él puedes coleccionar varias cartas que luego se emplea retando a diferentes NPC por el mundo. La existencia de las secuencias a tiempo real, momentos en el propio juego en el que podemos observar de forma opcional, son recreados por otros personajes. Una forma más de contribuir a la narrativa del videojuego de una manera que no había visto hasta este momento.

Lea también:

Con respecto a los elementos negativos podríamos decir que, similar a muchos J-RPG, los combates aleatorios pueden provocar cierta fatiga mientras avanzamos. Esto es no tanto un defecto, sino una característica de los videojuegos de este tipo.

Queda mucho por decir de este juegazo, pero nos gustaría saber las impresiones que ustedes experimentarán como jugadores. Pues aquí en JT queremos saber: ¿qué videojuegos quisieras ver en un próximo #MartesRetro? ¿Has probado FF9? ¿Qué juegos retro te traen más recuerdos? Comenta y forma parte de nuestros debates.

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario