Los mejores destinos para hacer astroturismo en Cuba

Autor: 

Claudia Alemañy Castilla
|
10 Octubre 2019
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Photo by Nathan Anderson on Unsplash

Me gusta: 

La oscuridad nocturna, la contaminación lumínica provocada de manera artificial, la transparencia atmosférica, la nitidez y el por ciento de noches despejadas son algunos de los parámetros que se tienen en cuenta para medir la calidad del cielo de una determinada región geográfica, para hacer observaciones cósmicas.
Estos valores son agrupados y en función de las cifras obtenidas se obtiene una clasificación en la escala de Bortle. Esta última es una herramienta empleada por los astrónomos para medir la calidad de los cielos nocturnos.

En Cuba, Francisco González Veitía, investigador el Instituto de Geofísica y Astronomía (IGA) realizó un estudio para determinar las mencionadas variables astroclimáticas en puntos específicos del archipiélago nacional.

Lo cierto es que existen muy pocas mediciones modernas y sistemáticas que nos permitan analizar la calidad del cielo nocturno en la Isla. La utilidad de estos datos es significativa porque nos permite establecer algunos sitios de interés astroturístico, expresó González Veitía.

Las pesquisas del experto, postuladas XVI Taller Nacional El espacio ultraterreste y su uso pacífico, arrojaron que el país todavía cuenta con algunas zonas donde pudiera desarrollarse esa actividad.

La escala de Bortle tiene hasta nueve escaños. Las clases 1 y 2 son las que abarcan espacios con cielos propicios para el turismo de estrellas. Las superiores son menos favorables. Por ejemplo, de acuerdo con nuestro estudio La Habana alcanza el nivel 6 en la herramienta de medición. Es prácticamente imposible apreciar gran número de astros desde la capital, explicó González Veitía.
El extremo oeste de Pinar del Río, con poblaciones como Guanacabibes y Punta Gorda, es de los puntos más oscuros en la Isla. A su vez, resaltan por su calidad de cielos nocturnos otras áreas del norte de esa provincia.

En el nivel 1 de la escala de Bortle también se encuentra el sur del municipio especial Isla de la Juventud y de la provincia de Matanzas. El este de Guantánamo, y algunos puntos de Baracoa ocupan la misma posición en el modelo métrico.

En cuanto a espacios correspondientes con el escaño número 2 de la herramienta de clasificación resaltan el parque Nacional Alejandro de Humboldt, la reserva de la biosfera Baconao, el parque natural Montemar en las cercanías de la Ciénaga de Zapata y Viñales.

De modo general, el estudio del IGA arrojó que la actividad astroturística no puede desarrollarse cerca de las grandes urbes de la Isla.
Uno de los principales factores es la contaminación lumínica. Según nuestras pesquisas, desde 2015 este factor ha aumentado considerablemente debido a la carencia de leyes que amparen la protección del recurso natural cielo oscuro, enfatizó González Veitía.

El experto considera que el uso poco planificado de las luminarias públicas afecta a los ecosistemas, a las actividades económicas y a la propia salud humana.
No obstante, todavía hay sitios en Cuba con cielos nocturnos de mucha calidad. En ellos se podría instalar telescopios ópticos con fines investigativos pero que también llamen la atención de viajeros foráneos interesados en la búsqueda de impresionantes imágenes de astros, aseguró el experto.

Durante el taller investigativo, organizado por el IGA y el Planetario de la Oficina del Historiador de la Ciudad, los participantes debatieron sobre las diferentes medidas necesarias para contribuir a revertir  los altos niveles de contaminación lumínica en el país.

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario