El oteador de la prensa. Segunda parte

Autor: 

Cristian Martínez González estudiante de Periodismo
|
07 Abril 2021
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Freepik

Me gusta: 

Ya pasó un bimestre desde la primera entrega de El oteador de la prensa. En este espacio reunimos un grupo de voces que, en los últimos meses nos han resultado de interés, bien por ser curiosas, novedosas — o tal vez no tanto — , quizás por su etimología o, simplemente, por llamarnos la atención desde el punto de vista lingüístico.
 

El siguiente listado es el resultado de una lectura exhaustiva de los medios cubanos (impresos) de comunicación. He aquí nuestras seleccionadas, ¿propones otros vocablos?:

1. agroecología

El término agroecología, según el Diccionario de la lengua española (DLE), alude a la ‘agricultura ecológica’ y está formado a partir de agro- (significa ‘campo’) y ecología (‘ciencia que estudia los seres vivos como habitantes de un medio, y las relaciones que mantienen entre sí y con el propio medio’). En nuestros medios de comunicación, en los últimos meses se ha hablado del «cultivo de la palabra agroecológica», término que significa ‘perteneciente o relativo a la agroecología’. No serían apropiadas las formas ⊗agro-ecología ni ⊗agro ecología.

2. ajá

Esta interjección se emplea coloquialmente para denotar ‘satisfacción, aprobación, sorpresa, duda o reproche’. En Cuba también ‘se usa para expresar ilación para que el interlocutor continúe la conversación’.

Según el Diccionario básico escolar (DBE), del Centro de Lingüística Aplicada, es igualmente válida la forma anjá, cubanismo que ‘indica aplauso, aprobación o afirmación’ y, con énfasis, expresa ‘burla o censura’. Como indica el Diccionario de americanismos, de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), anjá se emplea en Puerto Rico, Colombia y Venezuela. Asimismo, recordamos que la locución «de anjá» significa ‘de ampanga, severo, intransigente’.

3. artivismo

Esta es una palabra correctamente formada a partir de los términos ar(te) y (ac)tivismo. Se utiliza para aludir a un tipo de activismo (‘tendencia a comportarse de un modo extremadamente dinámico’) que, pese a su ausencia en el DLE, como destaca la Fundéu Argentina, «utiliza el arte para generar conciencia sobre asuntos sociales, medioambientales o espirituales, transformar la sociedad o promocionar objetivos políticos»). También sería apropiada la voz artivista (formada por la adición del sufijo -ista), que designa tanto a quienes realizan este tipo de activismo como a aquello perteneciente o relativo al artivismo.

4. amartizaje

Significa ‘acción de amartizar’, es decir, ‘dicho de una nave, posarse en la superficie del planeta Marte’. Esta voz se ha formado a partir de a-, Marte e -izar, creado a imitación de alunizar (‘dicho de una nave especial o de un tripulante de ella: posarse en la superficie de la Luna’) y aterrizar (‘dicho de un avión o de un artefacto volador cualquiera: posarse, tras una maniobra de descenso, sobre tierra firme o sobre cualquier pista o superficie que sirva a tal fin’).

Tanto amartizar como amartizaje aparecen en el DLE desde 2014. Conviene insistir en que aterrizar en Marte es correcto, pues este término implica ‘posarse sobre tierra firme o una superficie similar’, pues esta voz no alude al planeta Tierra, sino al suelo.

5. balotaje

Del francés ballottage proviene el término balojate, el cual alude, en algunos sistemas electorales, a la ‘segunda votación que se lleva a cabo entre los dos candidatos más votados en la primera, cuando ninguno ha obtenido la mayoría requerida’. Igualmente, sería válida la expresión «segunda vuelta», que también se empleó en las informaciones relacionadas con las elecciones en Ecuador. Recordamos que no serían apropiadas las formas ⊗ballotaje, ⊗ballotage, ⊗ballottaje, ⊗balottaje, ⊗balotage ni ⊗balotttage.

6. bot

Según el Observatorio de palabras, de la Real Academia Española (RAE), «la voz bot — acortamiento por aféresis de la palabra, ya también española, robot — se usa en referencia a un programa informático que efectúa automáticamente determinadas tareas. Su uso es plenamente válido y está ya extendido en español. No necesita resalte en cursiva». Su plural se formaría al agregarle una -s: bots.

7. bolsonarismo

Es una palabra correctamente formada a partir del apellido del presidente brasileño (Jair) Bolsonaro y la terminación -ismo (significa ‘doctrina’, ‘sistema’, ‘escuela’ o ‘movimiento’). Se emplea para aludir al movimiento que apoya las ideas de este mandatario ultraderechista. También es correcta la forma bolsonarista que, al igual que bolsonarismo, debe escribirse con minúscula inicial y en redonda, de acuerdo con lo establecido en la Ortografía de la lengua española (OLE) sobre el tratamiento de los sustantivos y adjetivos derivados de nombres propios.

8. camiladas

Este vocablo, creado por Ernesto Che Guevara está formado a partir del nombre de Camilo (Cienfuegos). Según consta en el diario Granma, «el Che se inventó el término ‘camiladas’ para referirse a esa gracia criolla que su amigo iba desperdigando a lo largo de aquella guerra, en la que él mismo lo consideró, también, el combatiente más brillante».

9. cepa

Entre otras acepciones, cepa alude, en biología, al ‘grupo de organismos emparentados, como las bacterias, los hongos o los virus, cuya ascendencia común es conocida’. Aunque no debe confundirse con sepa, una forma verbal de saber, en ocasiones se observan en los medios de comunicación frases como «un viajero proveniente de Reino Unido; el cual fue el primer caso de esta sepa detectado en México», «¿En qué consiste la nueva sepa?» y «Por ahora, no se sabe mucho de esta nueva sepa del coronavirus». Evidentemente, en los ejemplos anteriores, lo apropiado hubiese sido escribir cepa, no ⊗sepa.

10. colero

Según el DLE, colero (o colera) significa ‘colista’ (‘dicho de un equipo o de un deportista: que ocupa el último lugar de la clasificación’) y ‘en algunas labores de minas, ayudante del capataz o jefe de las labores’. Sin embargo, en Cuba también se emplea con un sentido que no se documenta en esta obra académica.

Colero sería una formación adecuada a partir del sustantivo cola (‘conjunto de personas que se organizan una detrás de otra en espera de que llegue a cada uno el turno de recibir atención o utilizar algún servicio’ [DBE]) y el sufijo -ero. Según el Diccionario ejemplificado del español de Cuba, colero alude, coloquialmente, a la ‘persona que se dedica a hacer colas para luego vender su turno’ y a la ‘persona o equipo que está en último lugar en una competencia’.

11. desparpajo

El coloquialismo desparpajo se refiere a la ‘suma facilidad y desembarazo en el hablar o en las acciones’. Asimismo, el DLE lo marca como una voz empleada en El Salvador, Honduras y Nicaragua con el sentido de ‘desorden’ (‘confusión’). proviene de desparpajar (quizá cruce del latín spargĕre ‘esparcir’ y *expaleāre ‘esparcir como paja’, derivado de palea ‘paja’.). Según el Diccionario de americanismos, se emplea como sinónimo de desbarajuste y, en Honduras, significa ‘dispersión desordenada de personas o animales’.

12. forista

El término forista figura en el DLE como desusado y con el sentido de ‘hombre versado en el estudio de los fueros’; sin embargo, en Cuba se emplea con el sentido del término forero: ‘persona que participa en un foro de internet’ (acepción que se incluyó al DLE en la actualización del 2020). Forista sería una voz formada a partir de foro (‘en internet, sitio en el que se opina, se debate o se intercambia información sobre un tema determinado’ + el sufijo -ista).

13. inmunización

A propósito de las noticias relacionadas con las vacunas, se ha empleado el término inmunización, que significa ‘acción y efecto de inmunizar’, es decir, ‘hacer inmune’. Según ha destacado la FundéuRAE, «los términos vacuna e inmunización no son sinónimos, sino que por medio de la administración de una vacuna es posible conseguir la inmunización». Asimismo, es necesario insistir en que «la inmunización puede conseguirse, y no siempre, mediante la administración de una vacuna. Es decir, el objetivo es la inmunización y el medio, o uno de ellos, es la vacunación».

14. molotera

Proveniente del náhuatl molotic ‘ovillo’, nos llega al español el término molotera, empleado en Guatemala, México, Nicaragua, Cuba y Honduras, con el sentido de ‘riña’ y, también, en estos dos últimos países, con el significado de ‘aglomeración de personas’. Precisamente, con esta última acepción se ha usado en los medios de prensa, como así lo ilustra el siguiente ejemplo: «En la panadería no hay distanciamiento algo, más bien existe una molotera».

15. multiempleo

Multiempleo es una voz correctamente formada a partir del elemento compositivo multi- (significa ‘muchos’) y el sustantivo empleo. Aunque el DLE no documenta este término, sí recoge su sinónimo, que pudiera tener algún matiz diferente en el uso: pluriempleo (‘situación social caracterizada por el desempeño de varios cargos, empleos, oficios, etc., por la misma persona’). Como otras voces formadas por prefijación, lo indicado es que multi- se escriba solada a la base léxica que afecta por ser esta univerbal; de ahí que no sean apropiadas formas como ⊗multi-empleo ni ⊗multi empleo.

16. pelado

El vocablo pelado se ha estado empleando, no solo como, sino como sustantivo también. En los últimos meses, en los medios de comunicación se han podido observar casos como «Los precios abusivos de algunas (barberías) — entre 40 y 50 pesos por un pelado — se habían convertido en la comidilla pública». Según el DBE, este término, además de ser un ‘calificativo que se aplica a las cosas que se encuentran desprovistas de aquello que por naturaleza las cubre’, significa ‘acto de pelar o cortar el cabello’.

17. teletrabajo

Formado a partir del elemento compositivo tele- (significa ‘a distancia’) + trabajo se ha formado el vocablo teletrabajo que, según el DLE, significa ‘trabajo que se realiza desde un lugar fuera de la empresa utilizando las redes de telecomunicación para cumplir con las cargas laborales asignadas’. El teletrabajo no es una alternativa nacida como resultado del enfrentamiento a la pandemia de la COVID-19 ni como recuerdo de la situación coyuntural que vivió el país a finales de 2019; más bien es parte indispensable del proceso de informatización de la sociedad cubana. También se puede emplear la expresión trabajo a distancia. De preferir el sustantivo teletrabajo, recordamos que no son apropiadas las formas ⊗tele-trabajo ni ⊗tele trabajo.

19. vacunatorio

Como consta en el Diccionario de americanismos, el término apropiado para referirse al ‘lugar donde se administran vacunas’ es vacunatorio. Este vocablo se ha formado a partir de los términos vacuna y el sufijo -torio, con el cual ‘los sustantivos suelen significar lugar’, como laboratorio o consultorio. No cabe censurar su uso, como tampoco el del neologismo vacunódromo, menos usado en Cuba, pero válido para aludir a ‘grandes instalaciones habilitadas para vacunar’. El sustantivo masculino vacunatorio también es un chilenismo poco usado pero válido, que se refiere a lo ‘relativo a la vacunación’.

Y hasta aquí la segunda entrega de El oteador de la prensa. Como ya hemos anunciado, el presente repositorio de palabras es, esencialmente, un listado de términos para conocer cómo marcha este tesoro que no le pertenece a ninguna institución, sino — por entero — a los hablantes: el español.

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario