Perseidas las lágrimas del verano

Autor: 

Claudia Alemañy Castilla
|
14 Agosto 2019
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Tomado de El Lorquino

Me gusta: 

Cuenta la leyenda religiosa que el papa Sixto II entregó el Santo Grial del mito artúrico a su más querido diácono para protegerlo. El joven, de nombre Lorenzo, tomaría la reliquia asociada a Jesús de Nazaret y encontraría un refugio adecuado. Sin embargo, poco después, sería apresado y sometido a torturas para obligarlo a renegar de su fe.

No sucumbió el sacerdote a los tormentos y fue condenado a la hoguera. Documentos sacros relatan que el silencioso llanto del mártir conmovió a los espectadores. Los católicos santificaron al muchacho y escogieron el 10 de agosto para dedicarle oraciones y ofrendas.

Curiosamente, a lo largo de varios siglos, la fecha y el diácono quedaron entrelazados con un peculiar y constante suceso astronómico: una lluvia de estrellas. El evento, todavía hoy, es conocido como “lágrimas de san Lorenzo”.

(Foto: tomada de Alamy)

Perseidas es el nombre que la ciencia dio al acontecimiento cósmico. En 1835, el matemático belga Adolphe Quetelet confirmó que el proceso, cíclicamente producido en los primeros días de agosto, era una lluvia de meteoros cuyo radiante se localiza en las inmediaciones de la constelación de Perseo.

En 2019, el fenómeno comenzó alrededor del 17 de julio y se extenderá hasta el 24 de agosto, y se corresponde con el periodo en que la Tierra atraviesa la órbita del cometa 109P/Swift-Tuttle. Aunque fue en la madrugada comprendida entre los días 12 y 13 de agosto que se alcanzó el punto máximo de frecuencia del suceso.

Las lágrimas de San Lorenzo, al igual que otras lluvias de estrellas, solo se pueden apreciar con mayor claridad en lugares donde no hay los enmascaramientos que provocan las luces artificiales.

En otras entregas de Mirar las Estrellas explicábamos que las denominadas estrellas fugaces son partículas de polvo –meteroides– de diferentes dimensiones que se desprenden de cometas y asteroides, al orbitar estos orbitan alrededor del Sol. Cuando estas partículas interaccionan a gran velocidad con la atmósfera terrestre, se crean los llamativos trazos luminosos, cuyo nombre científico es meteoros.

De acuerdo con información ofrecida por especialistas del Instituto de Geofísica y Astronomía (IGA) de Cuba, el acontecimiento cósmico pudo ser visto desde cualquier punto de la Isla. No obstante, los expertos también reseñaron que el estado de la Luna, la cual transita por su fase de llena, podría haber causado algunas dificultades para los avistamientos.

La Organización Internacional de Meteoros estimó que durante las lágrimas de San Lorenzo de este año se pudieron contabilizar alrededor de 110 “estrellas fugaces” por hora.

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario