Las réplicas del sismo pueden durar hasta un año, afirma experto cubano.

Autor: 

Iramis Alonso Porro
|
29 Enero 2020
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Placas tectónicas en el Caribe

Me gusta: 

“Mientras más grande es la magnitud de un terremoto, más demoran en acomodarse los dos bloques que están rozando; es proporcional”, explicó a Juventud Técnica, el Dr. Enrique Arango Arias, jefe del Servicio Sismológico Nacional y vicedirector técnico del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (CENAIS), al comentar las continuas réplicas del sismo ocurrido en la tarde del 28 de enero.

“Hay decenas de réplicas. Un terremoto de 7.1 da para casi un año o más de réplicas. No hemos podido analizar todo aún porque es una detrás de otra, la alarma aquí está sonando permanentemente, porque se activa de manera automática y va ofreciendo los datos de cada terremoto con su magnitud y profundidad”, explicó en horas de la noche de ayer.

 

“Las réplicas se han ido corriendo ligeramente hacia el oeste, hacia Islas Caimán, no exactamente en el lugar del epicentro del terremoto grande”, añadió.

“Desde de el principio descartamos la posibilidad de un tsunami pero eso creció como una bola de nieve. Incluso me llamaron ‘oye va a ocurrir tsunami’ cuando, si hubiera ocurrido, ya estuviéramos nadando en agua porque es cosa de diez, cinco minutos”.

La causa del terremoto está en el desplazamiento de la placa Norteamérica hacia el oeste y de la que está debajo hacia el este. “Es como si fueran dos mesas que están rozando una al lado de la otra, una para un lado y la otra para el otro, en sentido opuesto”, describió el experto cubano.

En esa zona del Suroeste de Cuba han ocurrido otros terremotos considerables. El de mayor magnitud reportado por la red de estaciones sismológicas de la Isla sucedió un poco más cerca de Cabo Cruz, alcanzó 6.9 de magnitud y data del 25 de mayo de 1992.


 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario