Un resplandor verde en Marte capta la atención de la ciencia

Autor: 

Claudia Alemañy Castilla
|
25 Junio 2020
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

tomada de la Agencia Espacial Europea

Me gusta: 

La Estación Espacial Internacional reportó durante algún tiempo haber vislumbrado un brillo de color verdoso alrededor de la atmósfera marciana. Sin embargo, no fue hasta hace pocas semanas que el satélite ruso-europeo llamado Orbitador de Rastreo de Gases (TGO, por sus siglas en inglés) consiguió hacer una observación más allá de la Tierra.

 

El hallazgo de la herramienta robótica ha desbaratado una de las hipótesis más extendidas sobre el origen de este resplandor color esmeralda. Antes de las pruebas más recientes, los astrónomos creía que se trataba de un proceso similar a las auroras boreales y australes terrestres.

Los datos encontrados por TGO no coinciden con esta conjetura. A partir de la recopilación de elementos desarrollada por el satélite, Marte experimenta esa luminiscencia cuando los átomos de oxígeno presentes en su atmósfera son estimulados por la luz del Sol.

Sí, como lo escucha, oxígeno en Marte. El problema es que las cantidades de ese elemento en el Planeta Rojo son ínfimas en comparación con las de la Tierra. Está presente como un producto de la descomposición del dióxido de carbono (CO2), mucho más abundante en ese astro.

La luz solar contribuye a la liberación de uno de los átomos de oxígeno presentes en las moléculas de en la atmósfera del cuarto planeta. Cuando esto ocurre, el átomo desvinculado consiguen elevarse a un nivel de energía más alto y, posteriormente, retornan al estado de reposo. Es entonces que brilla intensamente y con una tonalidad de color verde.

Esta conclusión se logró gracias a TGO. Aunque el satélite no cuenta con una cámara de imágenes, sí posee un espectrómetro ultravioleta Nomad. Esta herramienta detecta oxígeno a altitudes que varían entre los 80 y 120 kilómetros, sobre la superficie marciana.

El doctor en ciencia Manish Patel, de la Universidad Abierta de Reino Unido, es uno de los expertos encargados de analizar los resultados recogidos por el instrumento. Este investigador, junto a otros científicos, publicó un artículo en la revista Nature Astronomy donde explica que “al observar las altitudes en las que ocurre la emisión de CO2, se puede saber el grosor de la atmósfera y cómo varía”.

“En caso de seguir observando el fenómeno, se podría apreciar la altura del cambio atmosférico. Esto sucede también, por ejemplo, cuando se producen calentamientos durante tormentas de polvo. La atmósfera de Marte sigue siendo un gran problema para nosotros. Todavía no estamos seguros de cuán espesa es y eso vuelve más inseguro el proceso de atravesarla para llegar a la superficie del planeta”, explica Patel.

En otras palabras, los astrónomos esperan que estos nuevos cálculos y las observaciones del resplandor verde les ayuden a elaborar modelos que faciliten el acceso de entrada al Planeta Rojo. Queda entonces esperar al desarrollo de la ciencia y la tecnología en base a este nuevo conocimiento.

¿Por qué se descarta que el resplandor sea algo similar a las auroras?

Según explica la Agencia Espacial Europea, “las auroras terrestres son consecuencia de las colisiones entre moléculas atmosféricas y partículas cargadas que se alejan rápidamente del Sol. En la Tierra, este tipo de interacción está fuertemente influenciada por los campos magnéticos de nuestro planeta, que arrastran estas partículas hacia los polos”.

Marte no posee un campo magnético global, pero sí tiene emisiones que generan fenómenos similares a las auroras del Planeta Azul y se han logrado observar con anterioridad.

Lea también:

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario