Sismo en San Cristóbal: un antecedente y por qué se sintió en edificios altos

Autor: 

Redacción JT
|
29 Julio 2021
| |
0 Comentarios

Me gusta: 

Este 29 de junio, la Red de Estaciones del Servicio Sismológico Nacional Cubano registró un sismo reportado como perceptible, localizado en las coordenadas preliminares 22.78 grados de latitud norte y los -83.22 grados de longitud oeste, con una profundidad de cinco kilómetros (km), situado a 17 km al noroeste de San Cristóbal, en la provincia Artemisa.

De acuerdo con la Defensa Civil en su cuenta en Twitter, las personas que se encontraban en los edificios altos bajaron como medida de protección.

En San Cristóbal, hace más de 100 años

Ciertamente la mayor cantidad y peligrosidad de los terremotos en Cuba se localiza en la zona suroriental del país, vinculada al sistema de la falla Oriente-Caimán, pero se han registrado sismos en muchos otros lugares del archipiélago.

El 23 de enero de 1880 ocurrió un temblor que asoló justamente a los poblados de San Cristóbal y Candelaria, con intensidad de VIII en la escala MSK (magnitud seis en la escala Richter)

Ese sismo causó considerables daños materiales y pérdidas de vidas humanas, tuvo alrededor de 65 réplicas y fue seguido por el padre jesuita Benito Viñes, precursor de la meteorología cubana.

Muchas personas también se preguntan si es normal que se sienta el temblor en lugares tan lejanos del epicentro del terremoto y si es más perceptible en edificios que en construcciones bajas.

Lo primero que hay que saber es que la intensidad con la cual se percibe un sismo tiene que ver con múltiples factores, como la amplificación de las ondas sísmicas y eso se relaciona con el tipo de suelo de cada lugar. En suelos rocosos, por ejemplo, las ondas sísmicas se atenúan, mientras en arenosos o arcillosos se amplifican.

Luego, las características de los movimientos dependen del tipo de construcción. En el artículo “La explicación de los movimientos de los edificios en los sismos”, Luis Soler, ingeniero industrial estructural y calculista, explicó que una casa manifiesta una vibración, mientras que una edificación vertical, oscila.

“Es normal que un edificio se mueva, tiene que hacerlo. A mayor altura, mayor oscilación. Hay un desplazamiento del edificio en su base”, afirmó

Un edificio actúa como apéndice del suelo, es decir, es una prolongación de él. Debido a eso, la energía de un sismo se escabulle por la estructura de forma que las ondas suben y bajan a través de la construcción.

“La manera de librarse de esta energía es cuando se presentan averías estructurales, de forma similar a lo que pasa cuando un auto protagoniza un choque y su carrocería sufre roturas para evitar que la energía se traslade al interior”, describió el artículo.

En los años de estudios sobre este fenómeno, una de las preocupaciones de la ingeniería sísmica es que la edificación sea capaz de deformarse (moverse) sin sufrir deterioros, mientras experimenta distintos movimientos en relación con las etapas del sismo, debido a la alta velocidad en que viajan las ondas.

Adicionalmente, algunos sondeos realizados en Italia han reportado que, “incluso estando en una misma habitación, las personas sienten los temblores de formas distintas”.

Según esas observaciones, es más probable que una persona en reposo o dormida sienta un terremoto, a diferencia de quienes están realizando alguna actividad.


 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario