Soluciones de la ciencia y la tecnología que revolucionaron el deporte

Autor: 

MSc Julio Cesar Valdera Morales
|
10 Agosto 2020
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Ilustración: Ricardo Valdivia Matos

Me gusta: 

La ciencia y la tecnología son omnipresentes en toda actividad humana. No es de extrañar, entonces, que el deporte mantenga una relación estrecha con ambas esferas del saber. Métodos de entrenamiento, herramientas para el análisis de contrarios, implementos cada vez más optimizados, son muestras de cómo influyen en el universo del músculo, sobre todo al más alto nivel.

Sin embargo, otros ejemplos sintetizan la influencia de la actividad científica y de creación tecnológica en el mundillo atlético. Son momentos en los que se encontró en la ciencia y la tecnología la solución a un problema relacionado con el deporte, y resultó que este nunca volvió a ser el mismo.

Faltaba seguridad y se encontró en la Física.

Pongamos el caso del lanzamiento de la jabalina, implemento utilizado en sus orígenes como arma de caza y combate y que como modalidad atlética tuvo su origen en el año 708 antes de nuestra era (a.n.e.), hasta convertirse en un deporte olímpico a partir de 1908.

Sucedió que, con el devenir histórico, los lanzamientos comenzaron a tomar dimensiones cada vez más riesgosas para atletas y demás asistentes a los estadios. Cuando en 1984, el alemán Uwe Hohn extendió el récord del mundo hasta los 104,8 metros, se decidió que no se podía esperar más.

Se valoraron varias medidas, pero se encontró en la ciencia (concretamente en la Física), la respuesta a este problema objetivo. Simplemente se corrió el centro de gravedad del implemento unos 40 centímetros, aproximándolo a la cabeza de caída.

Como resultado, se logró que la jabalina desarrollara un vuelo en parábola cayendo con la punta al suelo, lo cual no sucedía cuando el centro de gravedad estaba próximo al centro. De hecho, se reglamentó que no sería válido un lanzamiento donde el implemento tocara tierra con otra parte primero que con la cabeza.

Ese sencillo, pero efectivo cambio, generó que el siguiente récord mundial fuera unos 15 metros menor que el de Hohn. Actualmente, la cota universal entre los hombres pertenece al checo Jan Zelezny, quien en 1996 llevó la jabalina hasta los 98,48 metros. Muy pocos atletas han podido acercarse a esa distancia desde entonces.

No pudo viajar a La Habana, pero …

 

Ilustración: Ricardo Valdivia Matos

Corría el año 1965. El Gran Maestro estadounidense Robert (Bobby) Fisher, quien años después sería dos veces Campeón del Mundo de ajedrez, y es considerado hoy uno de los jugadores más influyentes de todos los tiempos, inició gestiones para viajar a La Habana, Cuba.

El motivo era su participación en el IV Torneo Internacional “Capablanca In Memorian”, para el que había recibido invitación abierta desde 1962. Llevado por su admiración hacia el campeón cubano, Fisher decidió comparecer, pese a lo agotador que había sido el año 1964 para él.

Ante la negativa de las autoridades estadounidenses para autorizar a su campeón a visitar Cuba, en ejercicio de las leyes del recién estrenado bloqueo contra la Mayor de Las Antillas, la técnica de comunicaciones más avanzada disponible en la época aportó una solución viable para garantizar la “asistencia” al torneo del ilustre jugador.

Se trataba del teletipo, también conocido como télex, máquina de envío y recepción de datos escritos con caracteres alfanuméricos que estaba disponible comercialmente desde 1933 y que aún hoy es utilizada por personas con discapacidad auditiva. Para 1965 era un método de comunicaciones muy seguro, empleado con preferencia por autoridades públicas y gubernamentales.

Fisher se instaló en el Marshall Chess Club de Nueva York, y allí recibía por teletipo las jugadas de sus contrincantes, remitiendo por igual vía sus propios movimientos. En Cuba, el hijo de José Raúl Capablanca ocupaba, simbólicamente, el lugar del jugador norteamericano y movía las piezas por él.

Fue una operación que demandó gran esfuerzo, tanto de Fisher como de sus rivales, pues cada partida demoraba más de siete horas. No obstante, Fisher se las ingenió para quedar cuarto en la categoría élite, con 12 victorias (una de ellas contra quien, a la postre, resultó campeón, el soviético Vassily Smyslov), seis empates y tres derrotas.

Con su compromiso deportivo, Fisher y los organizadores del campeonato demostraron que era factible jugar ajedrez a distancia y en vivo. Sentaron el precedente de los torneos online que tan en boga se han puesto durante la pandemia de COVID-19.

Dándole una mano a la justicia.

Ilustración: Ricardo Valdivia Matos

Que gane el mejor constituye uno de los objetivos de toda actividad deportiva. Sencillo parece, pero se complejiza cuando entran a jugar variables como la paridad del nivel de los contendientes, la rapidez de las acciones y el papel de los jueces en la impartición de justicia.

Por tal razón, el universo atlético se ha esforzado cada vez más en alcanzar los más altos niveles de imparcialidad en las competiciones. En ese afán, la tecnología, principalmente las técnicas de obtención y procesamiento de imágenes, ha aportado soluciones de mucha valía. Quizás la más conocida es el Asistente de Video Arbitraje (VAR por sus siglas en inglés), pero no es el único ni el más reciente.

La técnica Foto de Llegada (más conocida como Photo Finish) se utiliza para definir los lugares en competencias de velocidad desde 1947. Muy común en el atletismo, surgió, sin embargo, en las carreras hípicas.

El Sistema de Detección Automática de Goles (SDAG), es una herramienta que permite establecer la valía o no de un tanto durante un partido de fútbol. Las reglas de este deporte dicen que la anotación es válida cuando el balón sobrepasa totalmente la línea de gol, por lo que al implemento se le coloca un chip que activa una señal cuando esto ocurre, y la envía a un dispositivo colocado en el reloj del árbitro principal.

El sistema Ojo de Halcón constituye un equipo de cámaras de televisión estratégicamente colocado en canchas de diversos deportes, como criquet y tenis de campo, para seguir todos los movimientos de la pelota. El análisis permanente de las imágenes a través de un software permite establecer, en tiempo real, si los botes del implemento tienen lugar en zona legal.

Ya mencionamos el VAR. Ha tomado un lugar importante en las principales competencias de fútbol a nivel global, incluyendo el Campeonato del Mundo. Tiene muchas similitudes con el sistema Ojo de Halcón; su principal diferencia es que las imágenes no se analizan por un programa de computadora, sino que se ponen a disposición de los árbitros, quienes ven repeticiones de la jugada desde diversos ángulos, y pueden arribar a una decisión mejor fundamentada.

Variantes del Ojo de Halcón y del VAR se han adoptado prácticamente en todos los deportes, como el béisbol, el judo, la lucha, el taekwondo, etc. Estas herramientas, indudablemente, han reducido a la mínima expresión las posibilidades de injusticias en el mundo del deporte.

No todo ha sido bueno.

La ciencia también ha tributado negativamente al deporte. El dopaje, la trampa al más alto nivel atlético, llega de la mano de la medicina, con aportes de la biología y la biotecnología. Es un fenómeno que representó un antes y un después para el deporte, tanto por los resultados estratosféricos conseguidos, como por las afectaciones que acarrea a la salud de los atletas.

Estimulantes, como la efedrina; esteroides anabolizantes, como la nandrolona; hormonas peptídicas, como la eritropoyetina; además de diuréticos, analgésicos narcóticos y otras sustancias como los cannabinoides, han sido desarrollados o se han aplicado para incrementar ilegalmente los rendimientos deportivos o enmascarar el uso de sustancias dopantes.

Este es uno de los principales flagelos que afectan el deporte, razón por la cual, también en la ciencia se buscan herramientas para combatirlos, a través del desarrollo de métodos de detección cada vez más efectivos y ágiles.

Fuentes utilizadas: Granma, Cuídate plus, Reglamento de Atletismo de World Athletics mondoiberica.com.es, As y Marca

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario