Voces Compartidas: Katia y Rolando, internacionalistas cubanos en Argelia

Autor: 

Magda Iris Chirolde
|
06 Agosto 2020
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Ilustración. Ricardo Valdivia Matos

Me gusta: 

Voces compartidas surge de la necesidad de dar a conocer al mundo la labor de los médicos cubanos en su propia voz mientras avanza la COVID-19. Para ello Juventud Técnica reunió los testimonios de varios integrantes del personal de salud de la Isla que se encuentran fuera del país en misiones solidarias.

 

No todos los testimonios recogidos en este espacio pertenecen a médicos de las brigadas enviadas específicamente a luchar contra la pandemia; pero todos la han enfrentado de una forma u otra.

Escucha el testimonio o lee la transcripción más abajo.


Cuando el nuevo coronavirus comenzó a expandirse por el mundo, los doctores Katia Reina Verdecia y Rolando Pulgar Rodríguez se encontraban cumpliendo misión internacionalista en la región centro sur de Argelia. Ella es médico especialista en Medicina General Integral y el especialista de Primer Grado en Pediatría y en Medicina General Integral.

KATIA: En esta comunidad solo laboramos dos médicos cubanos y la aceptación de las personas ha sido maravillosa al igual que los directivos de la comunidad como del personal que labora en el policlínico. Con nuestro amor y dedicación al trabajo hemos logrado tocar sus corazones y reconocernos estos como parte de sus familias.

Acerca de cómo ha sido la convivencia en esa nación Katia cuenta.

KATIA: La convivencia ha sido casi igual al estar en Cuba, aunque hemos sufrido cambios por la presencia en este país de la COVID-19, cambiándonos algunos hábitos para nuestra protección y seguridad de nuestra salud.

Mientras nos contaban sus experiencias en la comuna Douis no se reportaban casos positivos a la COVID-19. No obstante, Rolando nos dice:

ROLANDO: Como anécdota fuerte pudiera contarles varias, pero en estos momentos recuerdo un niño de cuatro años que sufrió de una picadura de escorpión, las cuales en África pueden provocar hasta la muerte. Recuerdo que en menos de 30 minutos de haber sido picado, el niño evolucionaba muy mal de salud y gracias a la rápida actuación del equipo de salud cubano- argelino, logramos salvarle la vida, lo cual fue muy gratificante tanto para sus padres como para nosotros.

Por su parte Katia nos cuenta:

KATIA: El día a día en el trabajo siempre nos trae nuevas experiencias. Al llegar a la comunidad nos dimos a la tarea de realizar un pesquisaje para ver la prevalencia de las enfermedades y así guiar nuestro trabajo. Con el apoyo de los enfermeros argelinos y mediante charlas educativas hemos logrado que asistan a las consultas de preculturas, obteniendo resultados satisfactorios y una mejor calidad de vida de nuestros niños.

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario