Voces compartidas: Roberto Hidalgo, enfermero cubano en Venezuela

Autor: 

Magda Iris Chirolde
|
12 Mayo 2020
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Infografías: Ricardo Valdivia Matos

Me gusta: 

Voces compartidas surge de la necesidad de dar a conocer al mundo la labor de los médicos cubanos en su propia voz mientras avanza la Covid-19. Para ello Juventud Técnica reunió los testimonios de varios integrantes del personal de salud de la Isla que se encuentran fuera del país en misiones solidarias.

No todos los testimonios recogidos en este espacio pertenecen a médicos de las brigadas enviadas específicamente a luchar contra la pandemia; pero todos la han enfrentado de una forma u otra.

Escucha el testimonio o lee la transcripción más abajo.

 

Roberto es licenciado en enfermería y miembro de la brigada Henry Reeve. Desde agosto del pasado año se encuentra en el municipio Zamora del Estado Miranda, en Venezuela. Trabaja en el Centro de Diagnóstico Integral “El Quemaito”, institución que optó otras funciones ante la llegada de la pandemia a la nación.

Nuestro CDI es un CDI quirúrgico y como decimos en el buen cubano, de la noche a la mañana nos dijeron: ya su CDI no va a ser quirúrgico, su CDI es centinela. Este es un CDI que pasa a recibir pacientes positivos del coronavirus. Esto cambió nuestra mentalidad. Esto cambió todo, porque era enfrentarse directamente con el enemigo, un enemigo invisible y que realmente está diezmando la población mundial.

Tuvimos que extremar todas las medidas. Rápidamente reaccionamos, pusimos todas las medidas en función de los colaboradores, la protección primeramente, y hemos salido adelante gracias a Dios.

Las personas aquí en Venezuela nos reciben con agrado, locos porque lleguemos a sus casas, preguntemos por la salud, preguntándonos como estamos haciendo las pruebas. Nosotros mismos se las llevamos hasta los barrios, se las hacemos allí y preparamos un laboratorio, montado en una casa.

La jefa de calle, los dirigentes, todos trabajando en favor de llevar la salud al pueblo. Enseñándoles con charlas educativas, con misión Cara a cara; hablándole directamente al paciente para que pueda librarse de esta terrible enfermedad que está atacando en estos momentos.

Roberto cuenta que Zamora es una zona montañosa donde sus pobladores son sanos y receptivos a los consejos que el personal de salud les brinda. Dice además que en estos tiempos uno de los mayores retos es…

Enfrentar a un enemigo invisible y que durante 14 días puede estar a tu lado sin tú saberlo, porque este virus lleva la letalidad de que lo tienes y no lo ves, al paciente lo presenta, su patología, su diagnóstico su síntomas hasta 14 0 15 días en adelante. Pacientes solamente sospechoso hemos tenido dos hasta ahora, y claro es un reto para cada uno de nosotros seguir dando salud a este pueblo y llevando nuestra salud también.

El mensaje que les dejo a todos los colaboradores a nivel mundial es que se cuiden. Que se cuiden mucho porque, como decía, esta es una enfermedad invisible y me acuerdo de las palabras que decía el doctor Somarriba, que siempre en el último momento que nos confiamos es cuando nos enfermamos, por tanto no puede haber confianza ninguna frente a este virus. Tenemos que estar protegiéndonos hasta el último momento. No hay confianza con el enemigo, el enemigo es un virus y hay que eliminarlo lo más pronto posible.


 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario