Vulcano: el planeta que Einstein echó fuera del Sistema Solar

Autor: 

Claudia Alemañy Castilla
|
26 Septiembre 2019
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

tomada de invdes.com.mx

Me gusta: 

Urbain Le Verrier llegó a convertirse en director del Observatorio de París en 1854 gracias a dos importantes logros en materia de astronomía. Uno de ellos todavía goza del aplauso de la comunidad académica. El investigador fue el primero en demostrar la existencia de Neptuno, el octavo planeta del Sistema Solar. Sin embargo, su segundo aporte es recordado como un gran error.

Desde 1843, Le Verrier estudiaba los cuatro planetas interiores — Mercurio, Venus, la Tierra y Marte — y pronto notó que existían discrepancias en las órbitas de los astros. Al parecer, hasta aquel momento los científicos no habían calculado con exactitud la distancia entre ellos ni sus masas.

Para poder predecir la órbita de cada uno de los cuerpos celestes, el matemático inició una larga y tediosa maratón de cálculos que se extendió durante más de una década. Finalmente, consiguió la exactitud para las elipses, excepto para uno de los astros.

Mercurio nunca podía ser encontrado donde los astrónomos esperaban. La solución que planteó el científico francés fue curiosa. El experto aseguraba que las variaciones eran provocadas por un planeta fantasma, mucho más cercano al Sol, al cual bautizó como Vulcano.

Luego de que Le Verrier planteara su hipótesis, muchos investigadores se dieron a la caza del astro e incluso se reportaron “avistamientos”. Y se dio por sentada la existencia del objeto cósmico hasta 1915.

Mapa del Sistema Solar donde se incluye el hipotético Vulcano (Foto tomada de elpaís.com)

En noviembre de ese año, Albert Einstein defendió su Teoría de la Relatividad General. La obra científica que marcó un hito en la historia de las ciencias desmentía las conjeturas de Le Verrier y los observadores de Vulcano.

El físico alemán fundamentó que la peculiar órbita de Mercurio estaba relacionada con la presencia de un objeto masivo — el Sol, en este caso — , el cual es capaz de doblar el espacio y el tiempo, así como de alterar el camino de la luz, la cual termina recorriendo una trayectoria curva.

Thomas Levenson, profesor del Instituto de Tecnologías de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y autor del libro La cacería de Vulcano, ha enfatizado que el aporte de Einstein radicó en demostrar que el espacio y el tiempo no son estáticos, sino cambiantes y dinámicos. De ahí un fenómeno como el perihelio de Mercurio.

A lo largo del siglo XX numerosos científicos intentaron buscar pruebas que refutaran o negaran las abstractas conjeturas del científico alemán. La no existencia de Vulcano fue el único de los experimentos para demostrar sus hipótesis que el Nobel de Física consiguió probar por sí solo.

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario