Despejando la incógnita

Autor: 

Periodistas de Juventud Técnica
|

Fecha: 

Domingo, Agosto 7, 2016
|
0 Comentarios

Imagen: 

Crédito de la imagen: 

Archivo de J:T

Un sinnúmero de variables significa el valor cuatro

Cuenta Rafael Ochoa Cruz que apenas se licenció de matemático en 2012, por la Universidad de La Habana (UH), hizo directamente su maestría en los dos años correspondientes a su servicio social en un centro de investigación. Luego regresó a su Facultad como profesor para enseñar en varias carreras.

A pesar de que le interesaba estudiar Cibernética cuando estaba en el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Vladimir I. Lenin, al matricular Matemática le deslumbró: “Era muy interesante, pero muy difícil”. Ya para entonces –hace una década de ese cambio–, la carrera se vencía en cuatro años.

“Muchas cosas quizás no se veían en profundidad”, estima Ochoa. “Por ejemplo, se había reducido la asignatura de Ecuaciones Diferenciales, ya no se daban ecuaciones en derivadas parciales, teníamos una sola Estadística... Cuando entré al medio profesional, pensé que quizá algunas cosas me faltaban.”

 Sin embargo, allí le dieron bibliografías, lo prepararon para el sistema durante el período de adiestramiento y se dio cuenta de que era capaz, por sí mismo y con la preparación que le habían facilitado, de enfrentarse a una teoría nueva y comprenderla.

“Creo que eso es lo que hace la universidad: más que enseñarnos todo, nos prepara para ser capaces de en un futuro, por nosotros mismos, adquirir nuevos conocimientos y continuar el desarrollo”, resume con cierto orgullo su experiencia capital.

Doctor en Ciencias Raúl Guinovart, decano de la Facultad de Matemática y Computación, recuerda que esta comenzó en 1963 con cuatro cursos

Por su parte, el Doctor en Ciencias Raúl Guinovart, decano de la Facultad de Matemática y Computación, la misma donde estudió Ochoa, precisa que en realidad no cambiaron las asignaturas, sino se hizo un ajuste, un nuevo plan, porque muchas de las que impartían tenían el nivel de posgrado. “Nos dimos cuenta analizando programas de estudios de otras universidades”, certifica.

El doctor Guinovart sabe de la polémica que existe en torno a la reducción de carreras a un cuatrienio y, por supuesto, que el MES ha valorado como muy acertado el proceso seguido por la suya.

Digamos que el asesor del ministro del MES, el doctor José Luis García Cuevas, elogia el atrevimiento de Matemática “cuando no era una política institucional y eran tiempos en que los muchachos quizás entraban a estudiarla con peor preparación. Se previó una buena articulación con una buena maestría, de excelencia”, aplaude.

Pero el doctor Roberto Mulet no comparte esa alegría. El profesor de la Facultad de Física de la UH cree que el triunfo particular del experimento en Matemática es cuestionable, si se toma como sustento de generalizaciones. “O al menos deberíamos entender bajo qué parámetros se juzga el éxito”, escribió en un artículo para JT hace unos meses. “¿Estamos seguros de que necesitamos un graduado con menos años de formación? ¿Estamos seguros de que queremos crear esa presión social sobre los puestos de trabajo? ¿Existe esa demanda urgente de personal semicalificado en nuestra industria o en nuestros servicios?”, dijo.

El decano Guinovart, en tanto, defiende la iniciativa como propia de su claustro y no como una indicación del MES. Surgió de una convocatoria –aclara– que se hizo para fundamentalmente sintonizar su Facultad con universidades de Europa. “Siempre se cuidó mantener la calidad. Se vio que el estudiante podía obtener los elementos básicos que necesita un profesional y poder enfrentar por él mismo las tareas de investigación donde va a trabajar”.

Guinovart admite que en cinco años se le da una mayor formación al educando, pero también en 10 o 20. “Tienes que enseñarle a aprender por sí solo, que es lo más difícil en la educación”.

Mirando a través de la bola de cristal

El Dr. Estévez Rams no es tan optimista. Afirma que por lo general, el sector productivo y de los servicios no está en condiciones, materiales ni subjetivas, de garantizar la formación de los graduados, ni es su función social. Para él, un problema no resuelto es que los egresados, en los espacios laborales, en pocos años pierden importantes capacidades formadas en su etapa estudiantil.

Mientras, varios profesores de la Universidad Central de Las Villas (UCLV) Martha Abreu, admitieron no saber oficialmente cómo ocurrirá el cambio en sus carreras. No obstante, se arrestaron a dar previsiones sobre ese escenario posible.

Los 48 años de experiencia profesoral (y tres más antes de graduarse, apostilla) le permiten valorar al Doctor en Ciencias Técnicas Pablo R. Roque Díaz, de la Facultad de Ingeniería Mecánica e Industrial del centro villaclareño, que la principal ventaja de la reducción de cursos es la mayor rapidez para aprovechar socialmente la fuerza calificada recién formada. “Eso, por supuesto, considerando que se haya logrado extirpar el cáncer de la desmotivación que existe en muchos de nuestros estudiantes”.

En similares procesos de otros países, menciona, los jóvenes llegan a su alma máter con todo el conocimiento básico general dominado: “No hay que enseñarles, por ejemplo, a despejar una incógnita, o a identificar los elementos de una fórmula química”.

También con casi medio siglo enseñando, el doctor en Ciencias Técnicas Juan Valentín Lorenzo Ginori, de la Facultad de Ingeniería Eléctrica de la UCLV, reconoce que el cambio permitirá a los graduados satisfacer más rápidamente su economía personal.

Vislumbra el doctor Juan Lorenzo Ginori que los estudiantes saldrán con menor preparación profesional y dedicarán menos tiempo a actividades de formación científica en el pregrado. (Foto: Rolando Padilla Hernández)

Pero asimismo ve menoscabos: Saldrán con menor preparación profesional; tendrán determinada incertidumbre por cómo completar su formación, que entonces dependerá de sus empleadores; dedicarán menos tiempo a actividades de formación científica en el pregrado y harán un esfuerzo mayor para vencer los estudios.

¿Preferirían ellos, tal vez, reducir los 88 pasos de la escalinata universitaria?

DOSSIER.

http://www.juventudtecnica.cu/dossier/camino-mas-corto

http://www.juventudtecnica.cu/dossier/despejando-incognita

http://www.juventudtecnica.cu/contenido/estudiantes-deben-vencer-si-mismos-0

www.juventudtecnica.cu/contenido/comportamientos-comunmente-esperados-profesores-entrevistados-jt

 

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario

Pedido
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen