Retro: 1972-1976

Autor: 

Raúl Ramírez Manzano
|

Fecha: 

Domingo, Mayo 3, 2015
|
0 Comentarios

Imagen: 

Crédito de la imagen: 

Ilustraciones: Adrian Agüero Zardón

Título: El complejo telefónico más moderno del país

Texto y fotos: Mabel Regalado y Rubén González del Pino

Reportaje publicado en diciembre de 1974, como un acontecimiento tecnológico  notable. Y lo era. Hoy, 40 años después, lo notable en esta esfera es que la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa)  inauguró un Centro de Datos con tecnología moderna y capacidad para altas prestaciones, como un paso para asegurar  el acceso a los contenidos hospedados en todo el territorio nacional; es decir, el procesamiento y almacenamiento de información de clientes y otras aplicaciones de punta.

Se leía en aquel entonces: “En medio del pueblo de Gerona, en la Isla de la Juventud, se halla un edificio que alberga en su seno lo que puede llamarse el complejo telefónico más moderno del país. Su capacidad para mil 300 usuarios, confiabilidad y respuestas más rápidas, representan uno de los grandes pasos de avance de la comunicaciones en Cuba.

“…Pero la importancia de este no radica solo en lo moderna, sino en el valioso aporte que brinda al pueblo pinero, que mediante movilizaciones en un verdadero tiempo record (75 días), construyó el edificio donde hoy están enclavados los equipos.

“…Esta planta de origen alemán, del modelo ATZ-65, utiliza un sistema más evolucionado, el de barras en cruz o Crossbars, aplicado actualmente en muchas centrales importantes del mundo, al constituir un destacado avance en la técnica de comunicaciones.

“…Por último, es de notar la forma de comunicación de Gerona con La Habana, ya que con solo discar el 07, se establece la línea, y la conversación de oye perfectamente, a la vez que un reloj Master de péndulo, manda los impulsos por medio de reveladores hacia los llamados metros-contadores, que van marcando el tiempo de diez en diez segundos de comunicación establecida”. El reportaje incluía, además, amplios detalles del funcionamiento del sistema y los equipos instalados.

Título: ¿Se acuerdan de las cocinas Pike?

Texto de Rubén González del Pino

Fotos de Eduardo Cubas y Brigido Díaz

Bajo el título de “Nuevas cocinas cubanas”,  se presentó en el número de marzo de 1975 un  reportaje sobre la innovación y fabricación de un tipo de cocina que hizo época en toda una generación de cocineras y cocineros hogareños. De este material extraemos un fragmento:

“Por todos son conocidos los múltiples accidentes provocados por la explosión de las llamadas cocinas de “luz brillante”; que por el intenso trabajo a que se someten, el difícil mantenimiento de sus partes y por su inseguridad, constituyen una verdadera bomba de tiempo en cada hogar.

“Gilberto Nodarse, uno de los que siempre se preocupó por las dificultades que presentaban estos fogones, es hoy precisamente el “Pike” de esas cocinas cubanas de gasificación, presentes en muchas casas. Con el aporte de este compañero se humaniza, aún más el trabajo de la mujer y se evitan, en gran medida, los accidentes que siegan innumerables y valiosísimas vidas humanas”.

En aquella primera mitad de los años 70 no estaba tan extendido el uso del llamado gas de la calle, y muchísimo menos lo que hoy es común en nuestros hogares: las cocinas eléctricas (ollas arroceras, microhornos…), que humanizan y aceleran la cocción de los alimentos, para beneficio de toda la familia. Sin embargo, en su momento las cocinas Pike, como posteriormente fueron las INPUD de cuatro hornillas para gas manufacturado y “de balón” (también “de balita”, todavía común en multitudes de viviendas en todo el país), desempeñaron el papel protagónico a la hora de la comida. Y, como sucede en el cine, hay roles que dejan huellas en la memoria popular.

El reportaje incluyó avatares y escollos que tuvo que vencer este innovador hasta llegar al modelo M 5, posteriormente mejorado en el Pike M 6, del cual se construían por aquel entonces 600 cocinas diariamente, lo que sirvió para ganarse tal vez alguna “estatuilla”, no en Hollywood,  Cannes, Venecia ni La Habana, sino en el corazón de quién sabe cuántos hogares cubanos. ¿Quiere saber cuál es el corazón de un hogar? Un día retrase desmedidamente el hacer la comida y verá.

Título: Alergología y asmología en Cuba

Por Pablo Soroa

Foto de Brigido Díaz

En marzo de 1975, Juventud Técnica publicó una entrevista al profesor Javier Fernández de Castro, presidente de la Sociedad Cubana de Alergología y miembro de la Comisión Organizadora de la Reunión Internacional de Asmología, que se celebró del 3 al 6 de noviembre de 1974 en La Habana.

Como se lee en el crédito, su autor fue Pablo Soroa, quien hoy, luego de cuatro décadas en el reporterismo, es  un reconocido cazador de noticias, al punto de haber ganado en el 2014 el premio nacional “Gilberto Caballero” a la obra de la vida, que otorga el ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (Citma).

Precisamente, de su paso por Juventud Técnica es este material que se desmarca de lo común, al entrevistar al entonces único fundador activo de la Sociedad Cubana de Alergología, como señal del talento periodístico que se vislumbraba en el joven.

Un extracto del material:

-¿Cuáles son los logros principales de la Sociedad Cubana de Alergología en el campo de esa especialidad?

-(…) Soy el único fundador activo que queda (…), creada en 1947.   (…) Hoy su logro más importante, a mi juicio, en lo que se refiere a la juventud y a los médicos jóvenes, es que estos, después que se gradúan, hacen su currículum médico usual, pasan el grado de especialistas y obtienen su título, nosotros los incorporamos por una presentación que hacen de sus tesis de trabajo, a la Sociedad Cubana de Alergología.

Desde este momento esos compañeros participan activamente en todos los trabajos de la Sociedad, presentan y discuten exposiciones (…); nosotros les enseñamos nuestras experiencias a la vez que aprendemos mucho de ellos.

Título: Hablando de ciencia

La Juventud Técnica de marzo de 1976 publicó un resumen de la conferencia ofrecida por el Dr. Wilfredo Torres Iribar, entonces director del Centro Nacional de Investigaciones Científicas CENIC, en el evento Forjadores del Futuro, el 12 de noviembre de 1975

Fragmentos textuales:

El desarrollo de la ciencia y la técnica es una condición indispensable para aspirar a etapas superiores del desarrollo socio-económico y cultural de un país.

Nuestro Comandante en Jefe dijo: “El mundo del mañana es el mundo de la ciencia y es el mundo de la técnica. Y ningún pueblo que no domine la ciencia y la técnica tendrá el más remoto lugar en el mundo del mañana”.

Se dice, acertadamente, que la revolución científico-técnica en su desarrollo actual inaugura una nueva revolución en la producción, consistente en el tránsito del modo tecnológico de producción fabril al modo integralmente automatizado y científicamente dirigido.

Y, en efecto, esta revolución es general: comprende y afecta todas las esferas de la producción social. No se trata solo de un salto cualitativo en el sector industrial, al estilo de los siglos XVIII y XIX, sino de un proceso total, envolvente, comprometedor de todas las esferas de actividad, por disímiles que estas sean.

Aquella JT se hacía eco, en el compendio, de la creación del Consejo Nacional de Ciencia y Técnica, como el organismo rector encargado de adecuar los planes de investigación al desarrollo socio-económico y cultural del país y de orientar, coordinar, canalizar y supervisar los esfuerzos nacionales en esa dirección, destacándose,  entre otros, los vínculos cada vez más estrechos entre la ciencia, la técnica y la producción, y el carácter interdisciplinario de la ciencia actual.

Cabe destacar que el autor de aquella conferencia fue Presidente de la Academia de Ciencias de Cuba en el periodo 1976-1985.  Doctor en Ciencias médicas y especialista de 2do grado en Laboratorio clínico e igualmente Investigador Titular y Profesor Titular de la Universidad de La Habana, Torres Iribar tiene entre sus aportes más significativos el ser miembro fundador del Instituto de Hematología (creó este tipo de servicio en el Hospital Nacional) e Inmunología y desarrollar una importante actividad en la introducción y promoción del trasplantes de médula ósea en Cuba, con su participación directa en más de cincuenta trasplantes. Además, dirigió la comisión que elaboró la ley del Medio Ambiente y el uso racional de los recursos naturales.

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario

Pedido
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen