Aedes aegypti, en cursiva, y con aegypti en minúscula

Autor: 

Cristian Martinez González
|
06 Julio 2022
| |
0 Comentarios

Me gusta: 

El tema que abordaremos en la presente entrega de la columna semanal Buen Idioma es una constante que, durante todo el año, de una u otra manera está presente en la actualidad informativa de los medios de comunicación, en especial, en los meses de verano.

A propósito, hemos tomado de la prensa los siguientes ejemplos: «El MINSAP refuerza durante julio y agosto las acciones de control hacia el Aedes aegypti», «La población de mosquitos transmisores del dengue se reduce considerablemente con cada liberación de Aedes Aegypti modificado» y «Nace el médico, biólogo y científico Carlos Juan Finlay Barrés, descubridor del mosquito Aedes aegypty como agente transmisor de la fiebre amarilla».

Tal y como consta en la Ortografía de la lengua española, una obra publicada en el año 2010 por la Real Academia Española y la Asocación de Academias de la Lengua Española, estas denominaciones, como Aedes aegypti, deben escribirse en cursiva y solo con mayúscula inicial en el primer elemento, el cual es el designativo del género, a diferencia del segundo, que se refiere a la especie. Asimismo, la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE) nos recuerda que no es apropiado referirse al nombre científico del mosquito que transmite el virus del Zika como Aedes simplemente, en lugar de Aedes aegypti.

Como explica la FundéuRAE, «el género cuyo nombre científico es Aedes comprende más de un centenar de especies, entre las cuales está también el mosquito tigre, y por ello no resulta apropiado por falta de exactitud aplicar este nombre a los mosquitos cuyo nombre científico preciso es Aedes aegypti, con mayúscula en el primer elemento y en cursiva (o entre comillas, si no se dispone de este tipo de letra)».

De igual forma, agrega la Fundéu que «tampoco es apropiado como nombre común de este insecto, pues normalmente ha recibido la denominación de mosquito de la fiebre amarilla, por ser esta una de las enfermedades que puede transmitir (aunque no la única)».

Así, en los ejemplos iniciales lo apropiado habría sido escribir «El MINSAP refuerza durante julio y agosto las acciones de control hacia el Aedes aegypti», «La población de mosquitos transmisores del dengue se reduce considerablemente con cada liberación de Aedes aegypti modificado» y «Nace el médico, biólogo y científico Carlos Juan Finlay Barrés, descubridor del mosquito Aedes aegypti como agente transmisor de la fiebre amarilla».

En esta propia revista, también se ha comentado con anterioridad que la principal medida de prevención para el dengue es el control sostenible y comunitario del mosquito Aedes aegypti:

— Los recipientes con agua para alimentos deben ser cambiados a diario.

— Los tanques y otros dispositivos para almacenar agua deben estar debidamente tapados.

— Cualquier espacio donde el agua limpia quede estancada debe ser eliminado del hogar.

Por último, como el próximo 26 de agosto se conmemorará el Día Internacional contra el Dengue, recordamos que esta es la escritura adecuada del nombre de esa celebración internacional, pues los nombres de las festividades se escriben con todos los elementos significativos con mayúsculas.


 

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario