Beatriz Alonso Becerra siempre he sido de pensamiento inconforme

Autor: 

Emilio L Herrera Villa
|
15 Diciembre 2021
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Cortesía de la entrevistada

Me gusta: 

Hace 20 años esta ingeniera industrial tomó las riendas de CITMATEL. Desde entonces, su gestión y liderazgo influyeron en que esta empresa se posicionara como una eficiente maquinaria en materia de ciencia e innovación

Para nada sorprende la actitud decidida de Beatriz Alonso Becerra, una mujer de temperamento, disciplinada, respetuosa a la palabra dada. No es de las que se muestra indulgente cuando no lo siente, ni tolerante a labores incompletas. Sabe que el terreno tecnológico resulta quebradizo y solo se puede recorrer con pasos firmes y coherentes.

Por ello hay que escuchar, aprender, trabajar y estar dispuesto al cambio, al acelerado ritmo del progreso y la innovación. La evolución es cosa de todos los días y Beatriz Alonso lo sabe, lo sabe porque posee dos décadas de experiencia al frente de la Empresa de Tecnologías de la Información y Servicios Telemáticos Avanzados (CITMATEL), institución que ostenta la categoría de Empresa de AltaTecnología, otorgada por el Consejo de Ministros.

Alonso Becerra es una de las dos mujeres que dirigen en Cuba una gran empresa tecnológica. Rara avis en esta esfera, pero una de las tantas voluntariosas de CITMATEL ligadas a la creación, al desarrollo, a los servicios y productos relacionados con diversas ramas de la ciencia.

“Es real que en el mundo las empresas tecnológicas, en su mayoría, están dirigidas por hombres, pero en Cuba eso depende, en buena medida, de la propia mujer”, cree esta directiva. “Cuando la mujer se empodera y se considera a sí misma suficiente para emprender cualquier rol, lo logra”.

— En los últimos años ha crecido muchísimo el interés de las mujeres por el sector de tecnología; sin embargo, su presencia en altos puestos de dirección aún es baja ¿Por qué no se promueve más talento femenino?

— En nuestra sociedad la posibilidad de que las mujeres ocupen cargos de dirección es más factible que en otros países. Es una realidad. A veces se autoexcluyen. La responsabilidad que tienen en los planos familiar y laboral es importante. El esfuerzo para hacer ambas cosas resulta elevado. Pienso que la recompensa y el reconocimiento también son altos. Algunas asumen no poder y esas son trabas que necesitamos eliminar.

“Aunque en Cuba no se puede decir que hay una discriminación de la mujer, no se entiende del todo que el mayor el peso de la familia, la crianza de los hijos, recae en nosotras. En la medida en que más instituciones colaboren y que la situación económica permita más facilidades que nos aligeren las tareas del hogar, la custodia de los ancianos, el cuidado de los niños, esto dará lugar a que más mujeres puedan incorporarse a labores de dirección y tareas altamente profesionales sin renunciar a su rol indiscutible dentro de la familia”.

Asumo que Beatriz Alonso no suele dar muchas entrevistas. Al menos no centradas en ella. Los focos, casi siempre, apuntan a metas y proyectos de CITMATEL no a su visión personal. No preguntaré tal cosa, ha vivido tanto y de una forma tan propia que resulta mejor dejarse acunar a merced de su conversación. Los acontecimientos, los resquicios y secretos de su éxito empresarial, los mostrará de forma expedita.

“Para guiar de manera eficiente una Empresa de Alta Tecnología (EAT), en primer lugar hay que dirigir de forma eficiente, y eso tiene mucho que ver con la obtención de resultados según su objeto social. En el caso particular de las EAT es muy importante la alta vocación innovadora y el uso del método científico en todas las esferas de trabajo, pero no solo en cuanto a innovar, desarrollar productos y servicios novedosos a partir de las nuevas tecnologías, sino introducirlos en la práctica, con resultados económicos concretos, de manera que se logre ser eficiente. El hecho que dirija una mujer, como en mi caso, hace que se abran muchas más oportunidades a otras. Cuando la mujer se siente capacitada para comandar un trabajo de este tipo, también piensa que otras pueden hacerlo y ayuda a promoverlas”.

— Algunos creen que lograr cierto equilibrio entre hombres y mujeres en puestos de dirección deviene salida salomónica para promover a más mujeres a puestos de importancia. ¿Considera usted que esta sea la solución o debemos prestarle más atención al mérito sin mirar el género?

— Es muy importante que prime el mérito. Requerimos que los principales cargos directivos y las instituciones cardinales sean dirigidaspor el más capaz, y no solo el más capaz técnicamente, sino el que tenga más características para la dirección, para el liderazgo. Si en igualdad de condiciones, de capacidad y de méritos, hay mujeres, puede propiciarse, pero creo que el mérito debe primar porque es lo que la sociedad necesita.

“¿Si existen diferencias entre el liderazgo femenino y masculino? Pues claro”, recalca Alonso Becerra, a la vez que apresura el discurso para no dejar escapar ni una sola idea.“Aunque en sentido general se manejan las mismas técnicas y modos de hacer porque liderar es una manera de obtener beneficios. El liderazgo femenino tiene entre sus características la exigencia de resultados con más prontitud y una mayor optimización del tiempo, justamente porque ha de agilizar más su propio tiempo en función de la dirección”.

Beatriz Alonso Becerra y la rectora de la Universidad de La Habana, Miriam Nicado, (a la derecha en la foto) durante un convenio firmado en 2020 entre la Editorial UH y la Editorial CITMATEL.

Según Las mujeres en la gestión empresarial: Argumentos para un cambio, un estudio realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2019, las organizaciones con mujeres en puestos directivos son más rentables y productivas. La investigación analizó 13 mil encuestas a compañías de 70 países, mostrando que el 74 por ciento de las direcciones que introducían mujeres mejoraron sus beneficios entre un cinco hasta un veinte por ciento. Además, el 57 por ciento de estas compañías señalaron que la inclusión y dirección femenina mejoró su rendimiento. La empatía, el trabajo en equipo, las capacidades organizativas, así como una mejor gestión y resolución de egos y conflictos internos son fortalezas de las direcciones guiadas por mujeres.

“En estos tiempos en que las tecnologías son cada día más complejas, más convergentes y más integradas, nada se puede hacer solo. Se requiere de un equipo preparado e instruido que también haga suyo el estilo de trabajo eficiente y cultive esa vocación creadora. Debemos poseer una inconformidad permanente con lo alcanzado y asumir el reto de introducir aspectos novedosos en toda labor de la institución. Es importante que las mujeres sean generadoras de tecnologías igual que los hombres. Todos necesitamos ser creadores, tener un intelecto innovador que nos haga avanzar más rápidamente en nuestras vidas y en la sociedad”.

— ¿Qué es más peligroso en el sector de alta tecnología: el estancamiento, la obsolescencia o la rigidez de pensamiento que no permite un cambio de mentalidad?

— La rigidez de pensamiento. En el sector tecnológico hay que estar al tanto de lo queocurre en el mundo, qué cosas se adecuan a nuestro contexto, cuáles de ellas nos convienen y nos hacen adelantar con prontitud. Está claro que debemos tener un pensamiento flexible. La tecnología se aborda por donde esté. No podemos esperar a recorrer el camino completo. Hay que monitorear los nuevos avances, e ir valorando dentro de lo posible cuáles vamos introduciendo nosotros para obtener resultados significativos en lo económico y en lo social”.

Por la variedad temática y calidad de sus productos, CITMATEL es puntera en la innovación tecnológica cubana. En ella se trabaja un ciclo ininterrumpido, desde la creación y aplicación de los servicios hasta su comercialización y perfeccionamiento.

“Creo que desde nuestra inauguración, hace ya 20 años, se ha mantenido una línea ascendente de desarrollo”, dice Beatriz Alonso con una certeza incuestionable. “Si bien es verdad que tuvimos etapas en que quizás no contamos con la velocidad que deseábamos, en los últimos años el crecimiento fue grande, tanto por el compromiso de los trabajadores, como por las nuevas tecnologías y porque funcionaron muchos de los proyectos de innovación que incorporamos.

La ampliación y diversificación de nuestras líneas de actuación son dos de las estrategias con más resultados. Ellas nos permiten aprovechar las oportunidades presentadas y minimizar los riesgos en situaciones complejas”.

Algo bien complicado en estos tiempos tan difíciles para la economía cubana, interrumpo.

“Es un gran reto, porque si veníamos haciendo las cosas de una manera, ahora tenemos una condición que es públicamente reconocida, y que lo convierte en un desafío, una obligación, un compromiso. Son tiempos muy complejos. Independientemente de lo difícil que es trabajar en esta época de pandemia, con bloqueo y demás afectaciones, se está acometiendo un esfuerzo para obtener un resultado superior”.

A partir del dominio de las Tecnologías de Información y Comunicación (Tic), CITMATEL coloca en manos de entidades jurídicas y naturales una variada gama de productos y servicios que se extienden desde el comercio electrónico, proyectos de software para la administración y la ciencia, desarrollo de aplicaciones, soluciones de hardware y conectividad, soporte tecnológico, hasta la producción y distribución de contenidos nacionales en diferentes formatos y soportes.

“Las alianzas con empresas, universidades y profesionales de diversos campos han sido un factor vital. Hemos fortalecido, además, nuestra presencia en la mayoría de las provincias del país, aportando a la introducción de las TIC y al desarrollo de soluciones en esos territorios. Todo esto influye en que la empresa avance a partir de sus propios recursos, es decir, sea sostenible, y aporte al progreso económico y social de la nación”.

— ¿Cómo se proyecta CITMATEL en el plan de desarrollo económico y social del país hasta el 2030?

— Ser una empresa de alta tecnología es un reconocimiento y tiene como ventajas la reducción de la carga impositiva y otras prerrogativas que viabilizan la gestión. Continuaremos trabajando por mantener un lugar de avanzada, por agudizar la visión y nuestra capacidad para adaptarnos a los cambios de entorno desde la aplicación sistemática de la innovación. CITMATEL asume el compromiso de crecer sus ingresos, sus utilidades. Introducir cada vez tecnologías nuevas, profundizar en el desarrollo de las que posee y brindar cada día más servicios, tanto a la población cubana como al mercado internacional.

Inauguración en 2017, de la sede de CITMATEL en Pinar del Río.

–¿Cuáles serían los retos de Cuba en el campo de las tecnologías de la información y los servicios telemáticos?

Debemos contar con planes a corto, mediano y largo plazo. Saber con qué se va a financiar la empresa en los próximos días, meses y años. Prever a qué se le va a apostar en el futuro para ir garantizando que, a partir de nuestros propios ingresos, sea sostenible. Precisamente el reto radica en hacer sostenibles estas actividades. Hay que dedicar recursos a la preparación, a la socialización de conocimientos y tener un fuerte vínculo con las universidades, lo cual permitirá no solo la captación de personal especializado, sino su actualización e integración a proyectos científicos y de innovación”.

Tras dos décadas de experiencia como directora general de una empresa de alta tecnología, Beatriz Alonso reconoce nunca haber dejado de creer. Inspira y se siente inspirada. No se desespera. Permanece expectante al ritmo del cambio y actúa en consecuencia. Adaptarse a un sector que avanza a pasos acelerados es una gran habilidad, que, cuando se domina, permite disfrutarlas recompensas del trabajo realizado.

“Ha sido un privilegio contemplar estos cambios tecnológicos relativamente nuevos”, respondió sin rodeos como quien revive un grato recuerdo.

“El avance resulta trascendental si lo analizo desde mi incorporación a la vida laboral hasta hoy. Junto a Internet, los datos móviles y demás, surgieron un grupo de tecnologías que facilitaron el acercamiento al conocimiento y a la innovación. Esto hace que sea un poco más inclusivo para todos, entre ellos las mujeres.

“También crecieron las brechas entre los que se apropian de los saberes y los que no. Los que tienen mayores beneficios económicos y los que no. Esta es una desventaja de las tecnologías, pues no involucrarse con ellas nos separa más entre desarrollados y subdesarrollados, creando distancias significativas con respecto a las existentes años atrás. Por eso, estos temas sobre el impacto de las altas tecnologías en nuestra vida diaria debemos analizarlos con mucho cuidado porque las consecuencias pueden ser muy grandes”.

Incluso, ese impacto incide y juega en contra de la propia progresión de las mujeres directivas. La sociedad todavía observa en ellas únicamente la función de madre y principal encargada de las tareas del hogar, lo cual impide tener más tiempo para perfeccionar sus competencias. Cifras internacionales indican que más de la mitad de las mujeres en altos puestos reconocen haber tenido menos hijos de los que deseaba y más de un 20 por ciento ha renunciado directamente a la maternidad por su carrera.

– En su caso, ¿logró alcanzar el equilibrio entre familia y labor profesional?

Es cierto que estos momentos requieren una formación profunda e integral, principalmente si aspiras un cargo directivo. Yo creo haber logrado ese equilibrio. Tuve dos hijas, ambas profesionales de la Universidad de La Habana, y podía haber tenido más. Está claro que se necesita apoyo. Yo conté con el sostén de mi mamá, mi esposo y la familia en general, pues sin ellos resultaría muy difícil.

“Independientemente del tema familiar o la socialización de sus derechos, se debe contribuir para que existan las condiciones y que la mujer pueda hacerlo. Hay que ayudarla, como se hizo desde el principio de la Revolución, con los círculos infantiles, los hogares de ancianos. En la medida que se le brinde más asistencia, esta poseerá más facilidades para ejercer estos puestos de dirección y tendrá más tiempo para capacitarse e instruirse, cosa que ayudaría muchísimo”.

No es secreto que el mundo de la alta tecnología es señoreado aún por los hombres, pero surgen casos como los de Beatriz Alonso que, a base de inteligencia, planificación y esfuerzo, saben mantener firme el timón hasta alcanzar las aguas del éxito empresarial. Son estas historias, precisamente, las que quisiéramos ver más a menudo.

Beatriz Alonso Becerra recién graduada de Ingeniería Industrial.

“Desde que me gradué trabajé vinculada al sector científico, al académico y desde ese mismo instante me sentí bien. Creo que ha sido una vocación ejercida durante toda mi vida”.

El prestigio de CITMATEL fue en ascenso a medida que su directora general se expandía sobre rigurosas insatisfacciones. “Siempre he sido de pensamiento inconforme”, dice Alonso Becerra de una forma tan evidente que hasta se puede ver. Los elevados estándares tecnológicos y la prominente calificación de sus recursos humanos son claras señales que, desde hace veinte años, se ha trabajado duro.

“Me ocupo todos los días, incluso los fines de semana. Lo hago porque me motiva, porque realmente me voy con cosas en la cabeza que quiero resolver, que quiero estudiar, que necesito profundizar o chequear. Nunca pienso en la hora. Hay muchas ideas que vienen a la cabeza en otros horarios, en otros momentos. A lo mejor en un día de descanso se te ocurre la mejor manera de encausar una tarea y no vas a decir, hoy no, porque es no laborable. Realmente uso todo el tiempo que creo necesario. Una empresa de este tipo influye y repercute de forma positiva en la economía del país. Cuando se tiene una responsabilidad de dirección sientes que los demás dependen de tus decisiones. Sin dejar de hacer una vida normal, no me restrinjo”.

Las personas de alto potencial hacen crecer a las entidades donde pertenecen. “El cerebro nunca para de trabajar”, sentencia Beatriz Alonso Becerra. Enorme verdad para englobar el pasado y futuro de CITMATEL, de ella misma y de cada persona que conforman el minucioso engranaje de las altas tecnologías en Cuba.

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario