Haiga: sus formas correctas y una que no

Autor: 

Cristina Arderí estudiante de periodismo
|
25 Mayo 2022
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Freno Motor

Me gusta: 

El sustantivo masculino haiga es un coloquialismo español que alude al ‘automóvil muy grande y ostentoso, normalmente de origen norteamericano’. Sin embargo, como forma verbal, lo adecuado es usar haya, no haiga.

En los medios de comunicación, no obstante, encontramos titulares como el siguiente: «La palabra “haiga” fue aceptada por la Real Academia Española». Quien encuentre esta información en la prensa es probable que dé por sentado que dicho término es válido en contextos como «Trabajaré en lo que haiga», en lugar de «Trabajaré en lo que haya».

Una vez más un titular sensacionalista busca captar la atención de los usuarios de la Red de Redes, en tanto divulga noticias falsas o falseadas a fin de ofrecerles a los internautas la información que ellos quieren escuchar: la RAE acepta ya cualquier cosa, los académicos están acabando con el idioma…

Conviene recordar que, como señala el Diccionario panhispánico de dudas, «hoy son ajenas a la norma culta las formas de presente de subjuntivo haiga, haigas, etc., en lugar de haya, hayas, etc.». El Corpus Diacrónico del Español (CORDE) registra casos desde mediados del siglo XVII: «Y no lo digo porque no haiga diferencia de los unos a los otros, sino para que te admires de la simpatía que tienen los unos con los otros» (Enrique Gómez, Antonio, 1643).

De acuerdo con la 23.ª edición del Diccionario de la lengua española, haiga es un término poco usado que también se emplea en sentido irónico. El Clave lo define como un ‘sustantivo vulgar actualmente en desuso: automóvil grande y lujoso’. Por otra parte, esta palabra también se refiere a cierto tipo de arte pictórico japonés.

Según el Departamento de Español al día, de la RAE, «en el DLE llevan la marca desus. (‘desudado’) las voces o acepciones que no hemos podido documentar después de 1900, y la marca p. us. (‘poco usado’) las que se documentan muy raramente después de esa fecha; esta última es la que lleva haiga».

Como señala la Wikilengua, «en España, en los años de enriquecimiento por el estraperlo, ciertos nuevos ricos, iletrados, cuando iban a comprar un automóvil y les preguntaban cuál querían respondían el más grande que “haiga”. De ahí pasó a comprarse un haiga».

Por último, insistimos en que haya, además de tener el valor antes expuesto, según el Diccionario académico, también puede ser un sustantivo con varias acepciones, entre ellas, la de ‘donativo que en las escuelas de baile español hacían los discípulos a sus maestros por las Pascuas y otras festividades del año’.

Además, haya no debe confundirse con aya, que se refiere a la ‘persona encargada en las casas principales de custodiar niños o jóvenes y de cuidar de su crianza y educación’, como se observa en estos conocidos versos de «Los zapaticos de rosa», de José Martí: «Está la playa muy linda; / todo el mundo está en la playa; / Lleva espejuelos el aya / de la francesa Florinda».

 
 
 
 
 
 

 

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario