Un laboratorio gigante en la Universidad de La Habana

Autor: 

Texto y fotos: Luis Antonio Gómez Pérez
|
28 Junio 2014
| |
0 Comentarios

Me gusta: 

Una multitud de pequeños científicos tomó por asalto la Universidad de La Habana en la mañana del sábado 22 de febrero y convirtió la plaza Ignacio Agramonte de esa institución en un aula y laboratorio gigante para los niños y niñas de la capital.

La Feria de la Ciencia organizada por ese centro de altos estudios brindó a los más chicos y sus familias una oportunidad de interactuar con pequeños robots, escrutar el universo microscópico y conocer más sobre las especies de animales y plantas.

Aunque en esta edición las ciencias sociales y económicas también estuvieron representadas, el objetivo original de estas ferias anuales es despertar en los pequeños el interés por el estudio de las naturales y exactas.

Según los profesores participantes, no cubrir las matrículas de las carreras de esas áreas del saber es como hipotecar el porvenir de los avances tecnológicos y, en definitiva, el desarrollo del país.

Explicarles a los más jóvenes los misterios de la naturaleza puede encender en ellos la chispa de la ciencia.

 

La mayoría de las exposiciones presentadas en la Feria de la Ciencia corrieron a cargo de profesores jóvenes y estudiantes.
Los niños y niñas aprendieron las propiedades de algunas sustancias y materiales como el vidrio.
Los visitantes muchas veces sustituyeron a los expositores en el manejo de los instrumentos de medición.


 

Galería
0 Comentarios

Añadir nuevo comentario