La mesa está servida

Autor: 

Dania Ramos Martín
|
13 Abril 2013
| |
0 Comentarios

Me gusta: 

El mundo hispanohablante participa del banquete de los términos informáticos. Degusta sus sonidos y se relame mientras los usa con soltura. Pero no ha tenido tiempo para saber que tras esos extranjerismos con olores a nueva tecnología hay un caprichoso universo de referentes.

Las cookies (galletas en español), fragmentos de información que se conservan en el disco duro entre una visita y otra a un sitio web, con datos como contraseñas de usuario, preferencias, fueron así nombradas por analogía con las “galletas de la suerte” chinas, que portan en su interior un papel con un augurio.

El término bug (bicho) fue popularizado por Grace Hopper, una de las pioneras de la programación, quien detectó una falla en el sistema debido a que una polilla se había quedado atrapada en un relé. El animalillo pasó a formar parte de la colección del museo Smithsoniano. Sin embargo, fue Thomas A. Edison quien primero usó el término para referirse a fallas de interferencia y mal funcionamiento (entonces no había Internet).

Las wikis, esos productos colaborativos, construidos por los usuarios a través de una interfaz de un navegador web, deben su nombre al hawaiano. En ese idioma la expresión  “wiki wiki” significa rápido. Ward Cunningham fue el creador de este sistema para acceder y manipular varios sitios con facilidad.

Por último, los spam, correos basura o no solicitados, cuyo apelativo recuerda la carne enlatada estadounidense, quedaron acuñados con este mote gracias al grupo británico Monty Python, que hizo burla de la receta y comenzó a gritar la palabra en productos publicitarios. Por traslación, muchos de los mensajes spam contienen anuncios.

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario