La modesta minúscula de los cargos

Autor: 

Cristian Martinez
|
11 Mayo 2022
| |
0 Comentarios

Crédito de fotografía: 

Tomada de BBC

Me gusta: 

En el último libro publicado por la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE), 1001 curiosidades, palabras y expresiones del español, podemos disfrutar del acápite titulado 10 novedades de la actual ortografía. Precisamente de uno de estos apartados, el presente artículo toma su nombre: La modesta minúscula de los cargos.

Conviene recordar que, como aclara la FundéuRAE, «Antes de la actual Ortografía, era habitual escribir los nombres de cargos, como presidente, ministro, director, secretario general y términos similares, con mayúscula inicial. Sin embargo, esta obra recomienda escribirlos con minúscula por ser sustantivos comunes, vayan o no acompañados del nombre de la persona que los ocupa».

A propósito, en esta entrega de la columna semanal Buen Idioma, ofrecemos varias puntualizaciones sobre el uso adecuado de la mayúscula.

1. El general de Ejército, mejor en minúscula

Es general de Ejército, con inicial minúscula la palabra general, la escritura adecuada de este nombre común, de acuerdo con la última edición de la Ortografía de la lengua española (2010).

Sin embargo, en los medios de comunicación es frecuente encontrar frases como «El General de Ejército dijo a los presentes: “El Informe Central que presento hoy ante ustedes fue previamente aprobado por el Buró Político”», «El 8vo. Congreso de la organización partidista, presidido por el General de Ejército» y «El Primer Secretario del Comité Central, General de Ejército Raúl Castro, presentó el Informe Central al 8vo. Congreso».

La Ortografía académica indica que los sustantivos que designan cargos o empleos de cualquier rango (ya sean civiles, militares, religiosos, públicos o privados) deben escribirse con minúscula inicial por su condición de nombres comunes, aunque se trate de usos genéricos o estén sustituyendo el nombre propio: general de Ejército, primer secretario, comandante en jefe, primer ministro, presidente…

Asimismo, esta obra señala que, aunque, por razones de solemnidad y respeto, se acostumbra a escribir con mayúscula inicial los nombres que designan cargos o títulos de cierta categoría en textos jurídicos, administrativos y protocolarios, así como en el encabezamiento de las cartas dirigidas a las personas que los ocupan u ostentan, se recomienda acomodarlos también en estos contextos a la norma general y escribirlos con minúscula.

Conviene recordar que existe un grupo de sustantivos que, junto a sus usos como nombres comunes, cuentan con acepciones en las que designan entidades, organismos o instituciones. Cuando se emplean con este valor, se escriben con mayúscula inicial. Esto es lo que justifica que en general de Ejército, el sustantivo Ejército deba escribirse con mayúscula inicial.

Así, en los ejemplos iniciales habría sido preferible escribir «El general de Ejército dijo a los presentes: “El Informe Central que presento hoy ante ustedes fue previamente aprobado por el Buró Político”», «El 8.º Congreso de la organización partidista, presidido por el general de Ejército» y «El primer secretario del Comité Central, general de Ejército Raúl Castro, presentó el Informe Central al 8.º Congreso».

2. Mayúscula de relevancia, mejor evitarla

La mayúscula de relevancia presenta dos facetas: una social (majestad, rey, papa, duque, presidente, ministro, etc.), y una subjetiva (sacramento, misa, eucaristía, nación, patria, bandera, etc.). Su uso no está justificado desde el punto de vista lingüístico; por lo tanto, se recomienda evitarla o, al menos, restringir al máximo su empleo, que en ningún caso debe convertirse en norma.

Sin embargo, en los medios de comunicación de Cuba es muy frecuente encontrar ejemplos como los siguientes: «La Patria no está sola», «Tributo a quienes sacrificaron la vida por la soberanía de la Patria» y «Defender nuestra cultura es defender la Patria».

Define el Diccionario de la lengua española el término patria con dos acepciones: ‘tierra natal o adoptiva ordenada como nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos jurídicos, históricos y afectivos’ y ‘lugar, ciudad o país en que se ha nacido’.

De acuerdo con la última edición de la Ortografía de la lengua española, la voz patria se escribe con minúsculas, salvo que forme parte de una expresión más amplia que requiera su uso: Día de la Patria (festividad); Comité de Defensa de la Patria (entidad). Asimismo, si se refiere a Patria, el periódico fundado por José Martí el 14 de marzo de 1892, lo indicado es que se escriba con mayúscula y en cursiva (o entre comillas si no se dispone de este tipo de letra).

Por último, en esta obra académica se puntualiza lo siguiente: «Esta mayúscula presenta, además, en muchos casos, el inconveniente añadido de su carácter extremadamente subjetivo y de la consiguiente falta de consenso en el inventario de palabras que serían susceptibles de llevarla, lo que hace imposible su regularización ortográfica. Por lo tanto, se recomienda evitarla o, al menos, restringir al máximo su empleo, que en ningún caso debe convertirse en norma».

Así, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «La patria no está sola», «Tributo a quienes sacrificaron la vida por la soberanía de la patria» y «Defender nuestra cultura es defender la patria».

3. Profesiones, en minúscula

Por su condición de nombres comunes, los sustantivos que designan profesiones se escriben siempre con minúscula: «El médico no llegará hasta mañana»; «¿Quiere consultarlo con su abogado?»; «El dictamen fue elaborado por la ingeniera industrial Graciela Mayo»; «Diego Sarasate, radiólogo».

Seguidamente, te compartimos algunas entradas del blog Buen Idioma para que aclares otras cuestiones ortográficas relacionadas con la mayúscula:

 
 
 
 
 

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario