Norma vs. tradición: la ALBA CP, mejor que el ALBA-TCP

Autor: 

Cristina Arderí estudiante de periodismo
|
24 Junio 2022
| |
0 Comentarios

Me gusta: 

En el ámbito de la lengua, el término norma alude al ‘conjunto de criterios lingüísticos que regulan el uso considerado correcto’ o a la ‘variante lingüística que se considera preferible por ser más culta’, tal y como consta en el Diccionario de la lengua española, de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.

Una de las obras normativas por excelencia es el Diccionario panhispánico de dudas (DPD, 2005), actualmente en proceso de adaptación a la Nueva gramática de la lengua española (2009) y a la Ortografía de la lengua española (2010). El DPD nos habla de la lengua que, «con mayor o menor acierto, utilizamos al hablar en público o emplean los medios de comunicación».

Precisamente, por el gran poder de la prensa — entendida en su sentido amplio — y, desde luego, de quienes son su imagen y su voz, conviene insistir en que son ellos — estén conscientes o no — modelos lingüísticos, para bien y para mal. Por tanto, el uso que del español se haga en los periódicos, los noticieros, los programas de televisión es un referente para los hablantes.

A continuación, les proponemos una reflexión sobre por qué lo más apropiado es referirse a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos como la ALBA-TCP, mejor que el ALBA-TCP.

En la prensa, usted coincidirá con este redactor, en que encontramos frecuentemente frases como las siguientes: «El evento también será ocasión propicia para celebrar el aniversario 16 de la fundación del ALBA-TCP», «El ALBA renace, como lo hacen los pueblos» y «El ALBA-TCP fue un nuevo amanecer».

Sin embargo, de acuerdo con el DPD, se usa la y no el ante las siglas, cuando el núcleo de la denominación no abreviada (normalmente, la palabra representada por la primera letra de la sigla) es un sustantivo femenino que no comienza por /a/ tónica: «La APA [= Asociación de Padres de Alumnos] ha tomado esta decisión» (Mundo [Esp.] 1.3.94), ya que asociación es un sustantivo femenino cuya /a/ inicial es átona».

Por tanto, como el desarrollo de la sigla ALBA comienza con el sustantivo femenino alianza, cuya primera sílaba es átona (/aLIÁNza/), el artículo que la acompañe debería ser, en principio, la, mejor que el. En cambio, en Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), lo adecuado sí es el ALCA, por ser área, en este caso, un sustantivo que inicia con vocal tónica /a/.

De igual forma, como explica la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE), se hablará también de «la AMPA porque AMPA es la sigla de Asociación de Madres y Padres de Alumnos, y asociación no empieza por /a/ tónica».

Por todo lo antes expuesto, en los ejemplos iniciales lo más adecuado habría sido escribir «El evento también será ocasión propicia para celebrar el aniversario 16 de la fundación de la ALBA-TCP», «La ALBA renace, como lo hacen los pueblos» y «La ALBA-TCP fue un nuevo amanecer».

Conviene recordar, además, que, en un inicio, se la conocía como Alternativa Bolivariana para las Américas, pero en 2009 comenzó a llamarse Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América. El cambio de denominación no afectó el uso del artículo, pues alternativa y alianza comienzan con vocal /a/ átona, es decir, la fuerza no recae en ella.

Como mismo es frecuente encontrarse el ALBA, con el artículo en masculino, es oportuno destacar que algunos medios de comunicación — al menos en los titulares — lo han empleado adecuadamente, a saber: la Agencia Cubana de Noticias y Cubadebate, por ejemplo, así como Russia Today y Telesur.

http://www.cubadebate.cu/noticias/2021/12/14/diaz-canel-la-alba-puede-contar-con-la-mano-solidaria-de-cuba/

En la edición publicada por el diario Granma el 15 de diciembre de 2004, se compartió íntegramente la Declaración Conjunta suscrita en La Habana por Fidel Castro y Hugo Chávez, en aquel entonces presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba y presidente de la República Bolivariana de Venezuela, respectivamente. En dicho documento encontramos estos cuatro ejemplos en los que se usa el ALBA:

· «En tal sentido, coincidimos plenamente en que el ALBA no se hará realidad con criterios mercantilistas ni intereses egoístas de ganancia empresarial o beneficio nacional en perjuicio de otros pueblos».

· «Expresamos asimismo que el ALBA tiene por objetivo la transformación de las sociedades latinoamericanas, haciéndolas más justas, cultas, participativas y solidarias».

· «Compartimos el criterio de que, para alcanzar los objetivos apuntados, el ALBA debe guiarse por los siguientes principios y bases cardinales…».

· «Afirmamos que el principio cardinal que debe guiar el ALBA es la solidaridad más amplia entre los pueblos de la América Latina y el Caribe…».

El justificar este uso sobre la base de que en los documentos iniciales se empleó el ALBA, y no la ALBA, como prescriben las academias de la lengua, o quizás apelar a la tradición de que siempre se ha escrito así, carece, a juicios de este redactor, de base lingüística. Es, sin duda, un argumento ad antiquitatem (falacia lógica que consiste en dar por correcto o verdadero algo que se ha venido haciendo o creyendo de dicha manera durante hace tiempo).

Que algunos quieran ver vuelo poético en la sigla ALBA — que quizás lo tenga — y lo compare con el amanecer o con el despertar de una nueva era para nuestra América tampoco justifica el uso impropio del artículo el en este caso. Este redactor también es consciente de que, como sí es válido el uso del artículo masculino ante el sustantivo femenino alba, pues comienza con vocal /a/ tónica, quizás esta sea una de las razones por las cuales los hablantes le aplican indebidamente esta regla a la sigla.

Sin embargo, conviene recordar que no es lo mismo la sigla ALBA que el sustantivo femenino alba. Ni siquiera es válido usarlo como acrónimo lexicalizado, es decir *Alba, ya que, tal y como consta en la Ortografía de la lengua española, para que Unesco, Unicef y Mined — acrónimos por ser siglas que se leen como palabras y no mediante deletreo — puedan escribirse de esta forma deben contar obligatoriamente con más de cuatro letras, requisito que ALBA no cumple.

Por esta razón, escribimos OTAN y no *Otan, FIFA y no *Fifa, y para referirnos a la anteriormente denominada Asociación Internacional de Boxeo Aficionado, decimos (la) AIBA, no el AIBA ni *el Aiba. ¿O usted empleaba el artículo en masculino y decía el AIBA?

 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario