Inicio / Buen Idioma / «Hormonación» y «descarbonizar» conquistan una entrada en el «Diccionario de la lengua española»

«Hormonación» y «descarbonizar» conquistan una entrada en el «Diccionario de la lengua española»

Cristian Martinez
12 diciembre 2023 | 0 |
Sitio web de la Real Academia Española

Desde 2020 la revista Juventud Técnica dedica un apartado a la actualización digital del Diccionario de la lengua española (DLE). En las dos últimas entregas nos referimos a la inclusión de sinónimos y antónimos, principal novedad de este año, y a las voces que del ámbito de la tecnología se incluyeron en el DLE.

Esta vez se incluyó el vocablo audimetría, voz propia del ámbito de la acústica y la medicina se emplea como equivalente de ‘audiometría’, esto es, ‘medición de la agudeza auditiva en relación con las diferentes frecuencias del sonido’.

También se suma al lexicón el adjetivo cardiocirculatorio, que es sinónimo de cardiovascular, palabra que significa ‘perteneciente o relativo al corazón y a los vasos sanguíneos’. En Enclave de Ciencia, la plataforma de soporte a la comunicación científica y tecnológica, de la Real Academia Española, encontramos ejemplos como los siguientes:

  • – «La cirugía y la anestesia, ya sea local, regional o general, puede conllevar alergias, problemas cardiocirculatorios, hemorragias, infecciones de tejidos» (España, 2004).
  • – «El análisis exhaustivo de este fenómeno desde el punto de vista epidemiológico ha permitido reconocer, en poblaciones aparentemente sanas, la existencia de variables biológicas denominadas factores biológicos de enfermedad cardiovascular» (Cuba, 2007).

Endodoncia, por ejemplo, es un término que ya estaba recogido en el DLE, pero no con esta acepción: ‘Rama de la odontología que se ocupa del estudio y tratamiento de las enfermedades de la pulpa dentaria’. Dicho vocablo se documentó por primera vez en la edición de 1992 del DLE, es decir, en la 21.ª entrega.

De este mismo ámbito se recoge ya el vocablo exodoncia, cuyo sinónimo es extracción. Sobre su etimología se explica que proviene del inglés exodontia, y este de exo- ‘exo-‘, el griego ὀδούς, ὀδόντος odoús, odóntos ‘diente’ y -ia ‘-ia’, formado sobre el modelo del lat. cient. orthodontia ‘ortodoncia’. Se trata, desde luego, de una palabra técnica de la medicina, con los sentidos de ‘rama de la odontología que se ocupa de la extracción de piezas dentales’ y ‘extracción dental’.

También nos llegan términos procedentes del francés. Ese es el caso de presoterapia, del galicismo pressothérapie, y este de pressé, part. de presser ‘presionar, apretar’, la vocal de unión -o- y –thérapie ‘-terapia’. Se incorporó con el sentido de ‘tratamiento para mejorar el drenaje linfático, que consiste en la aplicación de aire a presión sobre una zona del cuerpo’.

Otras voces añadidas son estas:

  • hormonación (‘acción y efecto de hormonar’).
  • implantología (‘técnica del implante con fines médicos o estéticos’).
  • presoterapia (‘tratamiento para mejorar el drenaje linfático, que consiste en la aplicación de aire a presión sobre una zona del cuerpo’).

Al diccionario académico no solo llegan palabras nuevas, sino también expresiones. Técnicamente, en lexicografía reciben el nombre de lemas complejos. Ese es el caso de disforia de género, que se incluye en el artículo de disforia. Así se define: ‘Angustia o malestar persistente en una persona causados por la falta de correspondencia entre su sexo biológico y su identidad de género’.

Del área medioambiental, algunas voces que se incorporaron a la versión en línea del diccionario académico son:

  • biocapacidad (‘capacidad que tiene la naturaleza para producir recursos renovables, que se toma como indicador de sostenibilidad’).
  • descarbonizar (‘reducir las emisiones de carbono, especialmente las que se producen en forma de dióxido de carbono’).
  • corredor ecológico (‘vía que facilita la conexión entre espacios naturales con el fin de conservar hábitats y especies’).

También se incluyeron nuevos lemas complejos en el artículo dedicado al sustantivo huella, a saber:

  • huella de carbono (‘medida de la cantidad de gases de efecto invernadero producidos por las diversas actividades realizadas por un individuo, una comunidad o una organización’).
  • huella ecológica (‘indicador de sostenibilidad ambiental que mide el consumo de los recursos naturales con respecto a su capacidad de regenerarse’).
  • huella genética (‘técnica de identificación de individuos basada en el estudio de su ADN’).
  • huella hídrica (‘indicador ambiental que mide el volumen total de agua dulce que se utiliza para producir bienes y servicios’).

Como hemos explicado en otras ocasiones, la edición 24.ª del Diccionario  de la lengua española está prevista para 2026. Por lo pronto, tendremos que esperar a 2024 y 2025 para conocer qué voces conquistaron una entrada en la versión en línea de la obra lexicográfica de referencia de las academias de la lengua española.

Conozca una muestra de las novedades del diccionario este año.

Deja un comentario

Deja una respuesta